Milei y Ayuso

Haríamos bien en no olvidar que Milei es el modelo de gobernanza de la señora Ayuso. Ambos tienen -desde punto de vista propagandístico-muchos elementos en común.

Por Lucio Martínez Pereda | 4/04/2024

El objetivo de Milei en Argentina: destruir los servicios públicos del Estado y convertir al país en un territorio proveedor de materias primas y mano de obra barata para EEUU. Aprovechando estos días festivos han sido despedidos 11.000 empleados públicos por mensajes de WhatsApp. Desde el inicio de la semana pasada miles de empleados de los ministerios, de la seguridad social, del organismo público de investigación científica y el servicio meteorológico estatal han sido despedidos de sus puestos de trabajo. Desde la llegada de Milei al poder la inflación se ha acelerado hasta el 276%. Casi la mitad de los argentinos viven bajo el umbral de la pobreza. Algunas estimaciones, como la de la Universidad Católica Argentina, advierten que se ha superado esa cifra y está cerca del 60%. La administración Milei ha paralizado más de 2.100 obras públicas y la industria de la construcción ha entrado en una crisis sin precedentes.

Se calcula una pérdida de 200 mil puestos de trabajo en este sector. La paralización ha supuesto una disminución del 87,6% en el número de proyectos en ejecución, según datos del Banco de Proyectos de Inversión Pública. La gestión de Milei en el sector de la construcción ha dejado a miles de familias sin ingresos ni seguridad social .

Y por lo que respecta a España: haríamos bien en no olvidar que Milei es el modelo de gobernanza de la señora Ayuso. Milei y Ayuso tienen -desde punto de vista propagandístico-muchos elementos en común, uno de ellos es la manipulación emocional de lo que acertada y popularmente se conoce en España como fachapobres. Los facha pobres no sólo son un sujeto colectivo de yacimiento electoral para Milei y Ayuso, también lo son para las iglesias española y argentina. El desmantelamiento del Estado del bienestar no solo aumenta la extensión social de la pobreza sino que convierte a los excluidos en parte de la población que se ve obligada a volver a su dependencia material y cultural de la iglesia católica.

Se el primero en comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.