Los ciudadanos no son de Ciudadanos

Por Joan Jordi Abentín

Llevamos unos días muy raros. En general, hace unas semanas, el eje central de la política española era la política catalana. Las personas Trending Topic eran Puigdemont, Forn, Sánchez o Torrent.

Estos días y de repente, con la resaca del máster (que va a durar) y el lío de la “fotito” de la familia real, el tema independentista se ha ido diluyendo de los medios de comunicación. Todo ha pasado cuando Alemania decide dejar en libertad a Puigdemont con argumentos bastante obvios.

Igualmente España va por libre y los partidos de la derecha siguen con su discurso. Eso sí, con objetivos diferentes. El del PP para sobrevivir, y el de C’s para crecer. Vaya, creo que en este país, hay dos derechas, esa que ya tiene fama de serlo y que muchos no la votan a causa de que ya sabemos como es y esa que nadie sabe qué son, pero cuando llega al gobierno, te deja sin pantalones con políticas neoliberales salvajes. Sí, la primera, en España es el azul. La segunda naranja. ¿Hay alguna mejor que la otra?

Creo que no. Creo que hoy en este país se pronostica una victoria por mayoría absoluta de la derecha. De toda ella. Y sí, se diferencian por los dos tipos, pero al final, al momento de aprobar una política neoliberal se ponen de acuerdo y la votan. En el momento que hay que echar a Cifuentes piden utopías para ganar tiempo y no la echan. En el momento que hay que manifestar la falta de dialogo con Cataluña, se esconden y no dialogan. Por muy diferentes que pretenden ser, son exactamente lo mismo.

Y sí, me centro en el conjunto del Estado, pero un ejemplo interesante bastante claro es Cataluña. Aquí no tenemos ni una mayoría independentista ni una de “unionista”. Lo que hay es una mayoría de derechas. La española formada por PP y C’s y la catalana del PDeCAT-CDC-JxCAT. Es decir, si mañana te presentan un pack de recortes para aumentar el capital de una empresa privada seguramente se aprueba, hasta sin los votos de Albiol.

Pero la verdad me he ido por las ramas. Empecé a escribir este artículo porque he visto un sondeo donde la gente vota a C’s para ganar al PP. Y en todos lados. En Castilla la Mancha, en Madrid, en Navarra, en Asturias, en País Valencià, en la misma Cataluña… Y he pensado en la necesidad de empezar a preparar ya no las municipales, sino el discurso que tenemos que dar para parar eso, ya que si C’s sigue creciendo, significará más políticas como las del PP. Todos los presupuestos aprobados por los azules están ratificados por los naranjas, todas las leyes que rechaza el PP están también rechazadas por C’s, todos los golpes a la democracia y a la libertad del PP son ratificados por C’s.

Todos vemos encuestas cada día y estoy seguro que la mayoría nos damos golpes en la cabeza cada vez que vemos que la izquierda renovadora baja a causa de la subida de la “derecha renovadora”.

Pero en realidad ¿cuál es el problema? ¿Qué está por encima de todo?

Mientras la gente asocia Podemos, En Comú, o En Marea con la dictadura y el Madurismo, asocian C’s con Europa, con la decencia, la honestidad y la buena imagen. Asocian y dicen que C’s es de centro, que son moderados y que son diferentes al PP. ¡La gente se piensa que los de Rivera son progresistas! Y esto es un hecho. Un hecho que muchas veces no tenemos a la cabeza y que tendríamos que reconocer. ¡C’s nos está quitando nuestra base trabajadora! ¡C’s nos está superando en todos lados con personas que nos han votado anteriormente y nos han apoyado!

No es ningún secreto. C’s está cogiendo mucho voto de personas que por naturaleza son de izquierdas. Personas que no les va bien una bandera, sino les iría mejor pan. Personas que no les va bien un país neoliberal, que necesitan uno de igualitario. Personas que no les va nada bien una guerra, sino que necesitan paz. C’s no solo le quita voto al PP, sino también a la izquierda popular.

(Bueno, y al PSOE mejor ni comentamos).

Con este escrito quiero decir que esta última semana ha sido estraña en todos lados menos en los sondeos. El PP sigue muriendo, pero a costa de C’s. Un C’s que sube también con voto de personas que acabaran recibiendo muchos golpes de los naranjas.

Todos vemos encuestas cada día y estoy seguro que la mayoría nos damos golpes en la cabeza cada vez que vemos que la izquierda renovadora baja a causa de la subida de la “derecha renovadora”.

Con este escrito quiero decir que toda la derecha es igual, desde la “renovadora” de C’s hasta la carca del PP, pasando nacionalista que van de “nuevos” del PdeCat. Y fijaos, se defienden entre ellos cuando hace falta…

Con este escrito quiero decir que C’s miente salvajemente y que igualmente sacan voto de la gente humilde.

Con este escrito quiero decir que nosotros lo estamos haciendo muy mal. Y no pasa nada por reconocerlo. Más bien es necesario, ya que estamos en un momento donde la desigualdad aumenta, la libertad se diluye y el medio ambiente se destruye. Y si seguimos pensando que hacemos todo bien, no ganaremos nunca. Estamos fatal. La derecha se nos come y la única opción de ganarla y de empezar a construir un planeta para todos, es superarla mientras dejamos claro que las mentiras, la demagogia, y las banderas no pueden superar a la igualdad y el objetivo de vivir en un mundo para todos.

Al final, no es tan difícil. Decía Anguita que casi todos teníamos un corazón de izquierdas. Y creo que sí. El pueblo no es del PP, las personas no son del PdeCat, ni los ciudadanos son de Ciudadanos. Solo tenemos que ser lo que somos. ¡Mejor que ellos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies