Las verdaderas expertas en Acuicultura

Por Mar Moreira

Allí donde la mar alarga su brazo de espuma intentando dejar su estela mientras lentamente se retira hasta la siguiente marea, la orilla se va poblando de borrosas figuras, pequeñas siluetas de encorvadas figuras asoman poblando el horizonte de sombras femeninas.

Un mundo en el que la mariscadora va a buscar su sustento diario recogiendo berberechos, almejas, navajas,… donde una mujer se esfuerza encorvada, o carga sobre su cabeza el fruto recogido, o donde aquella otra que se va acercando de lejos retrocediendo ante el regreso de la marea, o aquella posando brazo en jarra con el agua hasta la cadera, he visto en ellas el empoderamiento , la organización y la cooperación entre mujeres consiguiendo que una actividad complementaria para la economía doméstica como era el marisqueo libre, se haya convertido en una profesión.

Pero no sólo es el mar o las inclemencias del tiempo a lo que tienen que hacer frente, sino las inclemencias políticas y de género, más del 60% por ciento de la fuerza laboral en el mundo, son mujeres aunque en muchos lugares están en un segundo plano.

¿Qué sabemos de la profesión de mariscadora? Posiblemente sabremos que su trabajo consiste en la cría, captura y recogida del marisco y, quizás, que su trabajo abarca también las labores de mantenimiento de las zonas asignadas para realizar esa labor. Pero el trabajo de una mariscadora va mucho más allá. Son acuicultoras, su oficio no se limita a la recogida de marisco, desde las cofradías se establecen calendarios de trabajo, para la limpieza, mantenimiento y vigilancia de sus bancos, la siembra.

Es un cultivo rotatorio, se van alternando las playas y los arenales, para el descanso de estos, lo que le hace posible mariscar durante todo el año. Cada cofradía, cuenta además con un biólogo que se encarga de los muestreos, para el control de la calidad y la talla comercial del cultivo.

Las capturas no siempre son las mismas estas dependen de muchos factores, el precio, el mercado, y la cantidad de marisco que haya en el momento también puede influir…

Otra tarea de las mariscadoras es la resiembra, que consiste en sembrar la playa con nuevos y jóvenes ejemplares de Bivalvos, lo que garantiza futuras capturas y por consiguiente el futuro de su empleo como mariscadoras…

Además del trabajo recogiendo el marisco, deben acondicionar las playas e incluso guardarlas en verano de los furtivos y en invierno deben ser limpiadas de algas invasoras y de las que vienen arrastradas por el mar y se acumulan sobre las zonas del marisqueo para evitar la asfixia del producto.

Su trabajo consiste en la cría, captura y recogida del marisco y también las labores de mantenimiento de las zonas asignadas para realizar esa labor

Estas expertas acuicultoras nos presentan un trabajo basado totalmente en la sostenibilidad no necesitan una nueva Ley de Acuicultura que cambie su actual modelo productivo respetuoso con el medio ambiente que además genera empleo.

La principal demanda de este sector ante la Administración es el mantenimiento de este actual modelo con el que han sabido organizarse y trabajar con garantías, la obligación de la Administración es cumplir con el saneamiento de las rías, la instalación de criaderos propios de semilla con la que poder abastecerse, con las que conservar y proteger las especies autóctonas, y fomentar la trazabilidad de los productos, lo que permitirá garantizar el futuro de este oficio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies