La vacuna de Pfizer: propaganda y realidad

Salvar Al Garito IOSIF

Por Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

Lo que sí y lo que no significa que la vacuna contra la covid-19 tiene una eficacia del 90 %

El anuncio de Pfizer y BioNTech de que su vacuna frente al coronavirus covid-19 presenta unos resultados preliminares de un 90 % de eficacia ha disparado las expectativas más optimistas del mundo mundial. Las bolsas han empezado a posicionarse. La industria farmacéutica y la tecnoestructura sanitaria calculan lo que se llevarán al bolsillo. Los políticos encuentran un asidero donde asegurar su futuro y con el que prolongar la confianza en sus medidas. El ministro Illa anuncia que en mayo (2021) la mayoría de los españoles podría estar vacunado. Los sanitarios mantienen su fe en la eficacia de una medida, aunque todavía no hay publicaciones sujetas al estándar científico aceptado que hayan proporcionado datos al respecto. Y, sobre todo, la población encuentra una vía de esperanza para evitar la enfermedad y salir cuanto antes de esta situación anómala obligada por la gravedad de la pandemia.

Con anuncios como este: 90 % de eficacia de una medida asistencial, se ha construido gran parte del arsenal terapéutico disponible. Anuncios simples como este han logrado introducir en el mercado farmacéutico miles de productos cuya eficacia es en muchas ocasiones muy inferior a la promocionada, si nos atenemos al balance entre beneficios, riesgos, inconvenientes y costes del producto. Lamentablemente, la administración sanitaria y los profesionales del sector, especialmente médicos, no han sabido o no han querido leer con la profundidad que se requiere los resultados de los estudios en que se basan las terapias aceptadas, muchas de ellas forman parte del catálogo de medicamentos de receta que pagamos entre todos.

En espera de la publicación de resultados más definitivos, podemos decir que la vacuna anunciada no es tan maravillosa como parece.

Se suele recurrir al valor del riesgo relativo para promocionar un producto; en este caso sería la probabilidad de adquirir la enfermedad entre los vacunados respecto a los no vacunados, cuando lo que importa es la probabilidad de que un vacunado adquiera la enfermedad, el riesgo absoluto. También interesa conocer el número de pacientes a tratar para lograr un beneficio (NNT).

Con los datos de la vacuna de Pfizer proporcionados por la empresa y que no han sido confirmados por otros estudios independientes: 43.528 personas sanas, sin antecedentes de infección; la mitad (21.764) asignada al grupo de vacunados y la otra mitad al grupo al que se le administró placebo. Si el riesgo relativo fue del 90% y hubo 94 enfermos, en el grupo vacunado debió de haber 8 enfermos y 86 casos de covid en el grupo placebo. El riesgo absoluto entre los vacunados fue aproximadamente 0,04 % y en el grupo placebo 0,39 %; la reducción absoluta de riesgo 0,35 % y el NNT 279. Es decir 1 persona entre 279 vacunadas no tendrá enfermedad leve; las otras 278 vacunadas no obtendrán ningún beneficio de la vacuna, entendido por tal padecer la enfermedad leve (no hablamos de evitar muertes o enfermedad grave).

No sabemos aún la duración de la inmunidad, ni los posibles efectos adversos (los inconvenientes como los debidos a la inyección, por ejemplo, o a otras posibles complicaciones, como convulsiones, etc…), aunque si podemos conjeturar, por lo que se sabe, que un inconveniente importante será mantener la cadena de frío a muy bajas temperaturas, lo que implica problemas añadidos de logística en la distribución que pueden encarecer mucho el coste de la vacuna.

Con estos pocos datos conocidos, no parece justificado el gran ruido mediático y los supuestos grandes beneficios para la salud de esta vacuna (que si lo son para la cuenta de resultados de la empresa farmacéutica) que ha acompañado el anuncio de la supuesta eficacia de la vacuna, sobre todo por parte de la administración sanitaria, que debería velar por el rigor de las propuestas vacunales para administrar a toda la población, con los datos conocidos hasta ahora eso no es posible. Hay que tener mucha precaución con los posicionamientos, con crear expectativas infundadas, sobre todo cuando comprometen la salud de la población y los fondos del erario público. No sabemos dónde estaban los asesores científicos del ministro Illa y de la UE cuando se anuncia la compra masiva de la vacuna. Debería de imponerse la prudencia.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

1 Comment

  1. En el Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) hay en el campo de los biológicos , de los antimicrobianos y de los productos biotecnológicos ,que yo conozca , gente de mucho nivel. Por solo citar a algunos pocos, están la Dra Eva Nadal , que dirige el Laboratorio de Antimicrobianos y que acude al grupo de Antibióticos de la Farmacopea Europea en representación de España y que sus colegas europeos decidieron nombrarla Presidente del Grupo. También esta la Dra Sol Ruiz que durante años fue la representante española en el Grupo de Biotecnología de la Agencia Europea del Medicamento( EMA) y que en la actualidad es la persona que Preside dicho grupo en la Agencia Europea del Medicamento(EMA). Al grupo se ha añadido el Dr Marcos Timón (Biólogo Molecular) , que ya ha actuado como ponente en el proceso de autorización de productos biotecnológicos por el procedimiento Centralizado, incluidas vacunas. Esta también el Dr Agustín Portela (virólogo y biólogo molecular), representante español en el grupo de vacunas de la EMA y que también ha intervenido como ponente en el proceso de Autorización de Vacunas de la EMA. Sin duda por ello , en dos de las vacunas frente al coronavirus, acabaran siendo ponentes en una y co-ponentes en otra la AEMPS . Hay más gentes implicadas de dentro de la Agencia, por señalar a alguna, a la Dra María Antonia Serrano y su grupo de ensayos clínicos, pero también se ha contado con personas de fuera, aprovechando su generosidad , como , los doctores José Alcámi y José Antonio Melero (qepd) y Margarita Salas. También de dentro de la Agencia será importante el grupo de Farmacovigilancia y siempre desde fuera han ayudado los colegas de epidemiologia y microbiología del Instituto de Salud Carlos III. No lo duden . Nos sacaran de esta. Cordiales saludos. Paco. Francisco Salmeron García . Funcionario Jubilado. Miembro del Comité de Erradicación de la poliomielitis, la rubeola y el sarampión de España.
    PD. Todos son inteligentes, saben un montón, trabajan como burros y son absolutamente honrados.
    PD 2.El 90% de lo que dice el Ministro son tonterías. Debería no hablar y si considera que alguien en el Ministerio hablé, lo harían claramente mejor las Doctoras Aurora Limia o Marta Soler
    PD3. El Dr José Alcami ha efectuado un magnifico trabajo de caracterización de cepas , hay que ayudarle.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.