Todos contra Greta Thunberg: la polémica de cómo viaja en tren y el ataque de los medios

La joven activista continúa siendo objeto de ataques por parte del cuarto poder.

Javier F. Ferrero

La activista Greta Thunberg ha regresado a Suecia tras su participación en la fracasada cumbre del clima en Madrid. La considerada por la revista ‘Time’ como persona del año ha atravesado este 14 de diciembre parte de Europa en tren, dejando constancia en redes sociales de su travesía de vuelta a casa.

«Viajando por Alemania en trenes abarrotados. Finalmente, ¡estoy de camino a casa!», escribía Thunberg su perfil oficial de Twitter. En la foto que acompañaba el tuit, se veía a Greta sentada encima de sus maletas. El mensaje ha provocado la indignación de la compañía ferroviaria germana Deutsche Bahn, que recurrió también a Twitter para responder a la activista, arremetiendo contra Greta Thunberg por no haber explicado que ella se sentó en primera clase.

«Estimada Greta, ¡gracias por apoyar a los trabajadores ferroviarios en la lucha contra el cambio climático! Nos gustó que estuvieras con nosotros en el ICE 74 el sábado, que cuenta con energía verde al 100%», respondía la compañía.

«Habría sido aún mejor si también hubieras hablado de lo amable y competente que fue nuestro equipo al atenderte en tu asiento de primera clase», remató así la compañía su réplica en una segunda publicación. Parece que la compañía se sintió ofendida por la publicación esta niña de 16 años. Suponemos que entendería que la joven decía que viajó así todo su trayecto, detalle que no indicó en ningún momento.

«Nuestro tren desde Basilea quedó fuera de circulación, así que nos sentamos en el suelo en dos trenes diferentes. Después de Gotinga, conseguí un asiento. No fue un problema para mí y, por supuesto, nunca dije que lo fuera. Los trenes atestados son una gran señal, porque significa que la demanda de viajes en tren es ¡alta!», tuvo que aclararle la joven en su tuit a Deutsche Bahn.

La versión que relata la joven activista la confirma la periodista danesa Alexandra Urisman Otto, también en la red social. La trabajadora del diario DN relata que viajó «en los mismos trenes que Greta Thunberg este fin de semana. Ambos nos sentamos en el piso en dos trenes».

Los medios, a la gresca

Parece que una gran parte del mundo ha tomado como enemiga a Greta Thunberg, olvidándose por completo que se trata de una niña de 16 años que solo intenta concienciar a jóvenes y adultos de la importancia de la lucha contra el cambio climático.

Solo así se entienden los ataques a los que se ve sometida la activista. La prensa, siempre ávida de clicks, prefiere una información sesgada a la explicación de Greta Thumberg. ¡Zasca de una compañía de trenes a Greta Thunberg» o «Zasca de la Deutsche Bahn a Greta», los medios usan cualquier acción de la joven para atacarla. Vergonzoso.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.