La perla de Carla (Universidad, viernes y Kellys)

Por Manuel del Pino

Carla vive en una ciudad de provincias de Hispania. Tiene un precario trabajo convencional, aunque sueña con ser modelo, actriz o escritora… si bien se le empieza a pasar el arroz debido a la interminable crisis. Roza los treinta años y ha aprendido cosas de la vida, de ésas que no vienen en los cuentos ni en los libros.

Es una joven de barrio corriente y a la vez peculiar. Una “detective” como cualquiera podría serlo e identificarse con ella: va atando cabos de su sociedad y su época, entre crítica y con humor, en clave de parodia. Esas lecciones que da la vida gratis, o quizá caras.

Carla es lucida, aguda e irónica. Siente desdén por la injusticia y ternura por los desgraciados de la vida, defiende a los trabajadores honrados y sufridos.

 

 

 

 

 

 

 

UNIVERSIDAD.

 

No creo que en la Universidad de Hispania haya corrupción.

Creo que la Universidad de Hispania es palacio de reflexión, pozo de saber, perla de logros, avance de ciencias, orla de satisfacciones y esfera de libros.

En mi humilde barrio no hay profesores universitarios, pero en el centro de la ciudad conozco a una familia que son profes en la Uni:

Primero entró doña Elisa, porque su padre había sido catedrático; luego el marido; luego un hermano de él; luego la esposa del hermano; y ahora el brillante hijo de éstos. Son una familia muy bien avenida y admirada de buenos ciudadanos.

Y, ¿por qué de entre todas las universidades de Hispania no ha salido un solo pimiento valioso?

 

VIERNES.

Me gustan los viernes porque rompen la rutina de la semana.

Salgo cansada del trabajo. Lince me llama por teléfono.

Dejo que me lleve al cine.

Dejo que me dé besitos.

O dejo que haga la cena y luego me haga cositas.

Y después dejo que se vaya.

 

KELLYS.

Las “Kellys”, “Las que limpian”, las camareras de piso en los hoteles, son el gran ejemplo de trabajadoras explotadas en Hispania.

En el fondo es lo de siempre: Trabajan mucho y ganan poco. Y con la crisis, cada vez trabajan más y ganan menos.

Los que más aportan en este mundo, son los menos valorados.

Y con frecuencia son mujeres.

Como mi abuela. Como mi madre. Como yo.

Pero ojo: El nombre Kelly, del griego, también significa “mujer luchadora”.


 

Anteriores reflexiones de Carla:

La perla de Carla (Drag, Pensiones, Mantero y Lluvia)

La perla de Carla (Fariña, bragas y el cambio de hora)

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies