La necesidad de eliminar las barreras innecesarias de nuestros ríos

Por Javier F. Ferrero

El nuevo estudio realizado por Dam Removal Europe, una coalición de las organizaciones WWF, World Fish Migration Foundation, European Rivers Network, The Rivers Trust y Rewilding Europe, llamado “A viable solution for the future of the European Rivers”, denuncia que el número de presas, azudes y otras barreras en los ríos europeos es mucho mayor de lo que se pensaba en principio.

Contando tan sólo en los ríos de Francia, Polonia, Reino Unido y España se han contabilizado más de 30.000 obstáculos obsoletos según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, aunque la cifra real puede ser mucho mayor. El nuevo estudio pide la pronta eliminación de este tipo de barreras sin uso para ayudar a mejorar la biodiversidad y recuperar los beneficios de unos ecosistemas acuáticos sanos en todo el continente. “Se necesita hacer mucho más para que todos los lagos, ríos, aguas costeras y masas de agua subterránea estén en buen estado. Abordar la contaminación de la agricultura, la industria y los hogares requieren esfuerzos conjuntos de todos los usuarios de agua en toda Europa“, indicó al respecto Karmenu Vella, Comisario de la UE para Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca.

El lanzamiento de este informe tiene lugar antes de que se inicie la consulta pública de la Unión Europea para la revisión de la Directiva Marco del Agua (DMA), que se realizará a lo largo de este año. Entre otras cosas, esta normativa exige integrar la demolición de presas en los planes hidrológicos de demarcación de los Estados Miembro, para mejorar el estado de las masas de agua. Lamentablemente, la DMA es muy deficiente en aspectos como por ejemplo la recuperación de costes del agua. La recuperación de costes del agua serviría para incentivar el buen uso, y para asegurar que los usuarios contribuyen a recuperar los ecosistemas acuáticos. Quien contamina el agua de todos y todas debería pagar por su recuperación.

Estas barreras obsoletas ya no aportan beneficios a las comunidades que viven cerca de las mismas, pero su impacto negativo sigue afectando a los ríos: impiden que estos fluyan libremente y contribuyen así a la desaparición de especies de agua dulce de peces migradores, que no pueden acceder a sus zonas de reproducción. Especies de peces que necesitan remontar los cauces para reproducirse como el esturión, la anguila o el salmón, se encuentran de media en Europa con un obstáculo por cada kilómetro de río. España ha sido uno de los Estados Miembro que más han promovido este tipo de medidas para mejorar sus ríos. En cuencas como la del Tajo, la del Duero, la del Júcar y en muchas de las cuencas del norte de la península ibérica se han eliminado un número importante de obstáculos.

En España, el 45% de los ríos, humedales y estuarios, y el 44% de los acuíferos están en mal estado, según el informe de AEMA.

Los ríos son las arterias de la naturaleza y afectar a su funcionamiento tiene un alto coste para la sociedad. A lo largo de toda Europa, los ríos, humedales y estuarios están en un estado de salud lamentable, y las presas son una de las causas más importantes de esta situación”, subraya sobre esta situación Andreas Baumüller, responsable del programa de Recursos Naturales de la Oficina de Políticas Europeas de WWF. “En Europa tenemos miles de presas obsoletas que si bien en su momento fueron construidas con un motivo justificado, hoy en día ya no tienen sentido. Por esa razón pedimos a los Gobiernos europeos un compromiso para eliminar este tipo de barreras en los ríos, y con ello contribuir a lograr los objetivos de mejora de los ecosistemas acuáticos que plantea la Directiva Marco del Agua”, sentencia Baumüller.

La biodiversidad de nuestros ríos y lagos, que acogen ofrecen servicios vitales a la sociedad como el suministro de agua o la depuración, se están deteriorando a un ritmo alarmante en Europa y en todo el mundo. En España, el 45% de los ríos, humedales y estuarios, y el 44% de los acuíferos están en mal estado, según el informe de AEMA. “Este informe debería ser una llamada a la acción para proteger y restaurar los ecosistemas acuáticos, las verdaderas fuentes de agua de la sociedad. Recuperar la buena salud de ríos, acuíferos y humedales es nuestro mejor seguro ante el cambio climático”, ha asegurado la responsable de Aguas de WWF España, Eva Hernández. La ONG ecologista se mostró pionera y ya lanzó hace casi 10 años la campaña Liberando ríos para la defensa de unos ríos libres y vivos. “España es el noveno país del mundo en número de grandes presas. Y en comparación con otros países más grandes como China o Estados Unidos, tenemos un número mucho mayor de barreras por habitante en nuestros ríos. Muchas de ellas se están acercando al final de su vida útil y las autoridades deberían considerar su eliminación como la primera opción para recuperar la salud de muchos ríos en España.” indicó Eva Hernández, responsable de Aguas de WWF España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar