La Iglesia católica pide perdón a los menores indígenas de Canadá por abusos con décadas de retraso

Los estudiantes eran a menudo alojados en edificios mal construidos, con poca calefacción e insalubres: 4.134 menores fallecieron en estas instituciones.

Javier F. Ferrero

Desde 1863 hasta 1998, más de 150.000 niños indígenas fueron separados de sus familias y llevados a internados estatales en Canadá, administrados por el gobierno y operados mayormente por la Iglesia católica, para destruir sus culturas y lenguas. 139 escuelas fueron creadas para integrar a las etnias indígenas en la sociedad dominante. Los creadores del sistema lo consideraron la respuesta al “problema indio”. En 2015, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (TRC por sus siglas en inglés) realizó un informe que llamó a lo ocurrido en las instituciones “genocidio cultural”.

Según el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, los estudiantes eran a menudo alojados en edificios mal construidos, con poca calefacción e insalubres y muchos carecían de acceso a personal médico capacitado. 4.134 menores fallecieron en estas instituciones. Otros expertos calculan que la cifra supera los 6.000. La mitad de los decesos fueron por tuberculosis, aunque otras enfermedades, como la fiebre reumática, también elevaron el número de fallecidos.

Asimismo, especialistas de la Universidad de Toronto documentaron que la mala alimentación en los internados dañó el sistema inmunitario de muchos niños y multiplicó las tasas de diabetes y obesidad en generaciones posteriores. Otros fallecimientos se dieron por incendios y suicidios, o bien, por hipotermia y ahogamiento al tratar de escapar. Sin embargo, las causas siguen siendo un misterio en diversos casos.

Convertidos al cristianismo

Los menores no podían hablar su idioma o practicar su cultura y muchos eran maltratados y sufrían abusos. Se esperaba que hablasen en inglés o francés y se convirtiesen al cristianismo. Ahora, tras el aterrador hallazgo de los restos de 215 niños estudiantes de uno de esos internados, la Kamloops Indian Residential School, ha puesto de nuevo el foco en los abusos cometidos en estas instituciones.

Si los estudiantes hablaban su lengua propia, se les tiraba de las orejas y se les lavaba la boca con jabón, según el relato de Joseph Maud, uno de esos niños que en 1966, con cinco años, ingresó en el internado de Pine Creek, en Manitoba.

Simbólicamente, la bandera canadiense en la Torre de la Paz, Ottawa, permanece a media asta para rendir homenaje a los niños y niñas indígenas, después de que a finales de mayo se descubrieran los restos de 215 niños en Kamloops, Columbia Británica (oeste).

Un tardío perdón

Con más retraso de lo humanamente razonable, la Iglesia Católica de Canadá emitió una disculpa formal este viernes a los pueblos indígenas tras el descubrimiento en los últimos meses, aunque activistas aún esperan un mea culpa del papa Francisco, considerado crucial para el proceso de reconciliación. Las disculpas de los obispos llegan a menos de una semana del primer Día Nacional de la Verdad y la Reconciliación, en honor a las niñas y niños desaparecidos y sobrevivientes de los internados, programado para el 30 de septiembre.

«Nosotros, los obispos católicos de Canadá, expresamos nuestro profundo remordimiento y ofrecemos una disculpa inequívoca», dijeron. También reconocieron «el sufrimiento vivido en los internados» y los «graves abusos cometidos por algunos miembros» de la comunidad católica.

«Muchas comunidades religiosas y diócesis católicas han servido en este sistema que ha llevado a la supresión de las lenguas indígenas, la cultura y la espiritualidad, sin respetar la rica historia, las tradiciones y la sabiduría de los pueblos indígenas», admitieron. La declaración también reconoce el «trauma histórico y actual, así como el legado de sufrimiento y los desafíos que continúan hasta el día de hoy para los pueblos indígenas».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.