La gran mentira sobre el endeudamiento de la Seguridad Social

Victoria Portas | Portavoz de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones (CEDSPP)

Todos los principios de año desde el 2011 nos enfrentamos a estadísticas, estudios y análisis sobre el envejecimiento de la población española y al imparable aumento efectivo, o previsible aumento, del número de pensiones y a los pocos ingresos que recibe el sistema público de pensiones de la Seguridad Social. Estrategia ésta muy utilizada por los diferentes gobiernos para que nos genere una inquietud social imprecisa y donde se nos convence que el sistema público de pensiones no es sostenible, recomendando a los ya pensionados que se conformen con la subida del 0.25% de sus pensiones en vez del IPC real porque, según dicen, ya tienen unas pensiones más que dignas y, en cuanto a las nuevas generaciones, deberán complementar sus futuras pensiones con planes de pensiones privados para así poder generar una pensión de jubilación digna.

Además, se sigue creando miedo e incertidumbre social con noticias como la reciente publicación de que el Tesoro Público nuevamente tendrá que hacer un préstamo de 15.000 millones de Euros a la Seguridad  Social en el 2018 para hacer frente al pago de las pensiones.  Recordemos que ya hiciera otro de 10.192 millones de euros en el 2017 para hacer frente a las pagas extras de las pensiones y que en el Fondo de Reserva ya solo quedan 8.095 millones de euros, después de que se sacaran el año pasado 7.100 millones.

Todo esto es una “cortina de humo”, creada por el capitalismo y por la incapacidad y despropósito del Gobierno de no querer cambiar sus políticas. Políticas que siguen el camino marcado por el Banco Mundial en el año 1994. Haciéndonos creer que nuestro sistema público de pensiones no es sostenible y que, únicamente, debido al desempleo de los últimos años y la bajada de las cotizaciones, hacen que la Seguridad Social se encuentre en números rojos.

Tenemos que recordar que el sistema de pensiones públicas en España se caracteriza porque los actuales trabajadores abonan las pensiones actuales y lo que sobraba, “teóricamente” pasaba al Fondo de Reserva.

El sistema de la Seguridad Social solo tenía que abonar las pensiones contributivas, estando las pensiones asistenciales o no contributivas más los complementos a mínimos a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, acordado por el Pacto de Toledo en 1995. Pero esto no se ha llegado a cumplir…

Se cuantifica por un Informe de la Intervención General de la Seguridad Social (órgano gestor contable del organismo) que entre los años 1990-2012, las arcas de la Seguridad Social financió los complementos a mínimos, responsabilidad de los Presupuestos Generales del Estado, en 72.371, 5 millones de euros.

Todos los gastos corrientes de bienes, servicios y nóminas que se generan en una Administración Pública siempre van a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, a “excepción” de los derivados de la Seguridad Social.

En el año 2011, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), desvía 14.000 millones de euros de las cotizaciones sociales para otros compromisos. 14.000 millones que nunca se han devuelto al Fondo de Reserva.

Además, no se ha mencionado nunca por parte del Gobierno, que desde el año 2008 la Seguridad Social ha funcionado como un “ente financiero” para las empresas en crisis, sirviendo para mantener operativas a las empresas con dificultades de solvencia mediante aplazamientos de recaudación de las cuotas (empresas en concurso de acreedores, insolventes…), convirtiéndose en un mecanismo de financiamiento, sirviendo para mantener la liquidez necesaria en las empresas y amortiguar las dificultades económicas de buena parte de las mismas. Esto ocurrió tanto en los gobiernos del PSOE como del PP.

En el año 2012, el Partido Popular no solo no detiene esas políticas, sino que las incrementa indiscriminadamente haciendo uso de las cotizaciones sociales para:

Medidas de estímulo a la contratación. El gobierno lleva a cabo bonificaciones en las cotizaciones empresariales. Solo en el año 2016 la S.S. dejó de ingresar 2.100 millones por reducciones directas de cotización que no fueron compensadas por el Estado, superando en 500 millones a las reducciones del 2015.  Como se conoce, la tasa de paro no disminuyó, lo que demuestra que no sirvió para conseguir su fin que era la incentivación a la contratación. Sin embargo, sí consiguió seguir reduciendo los ingresos de la S.S.

Compensaciones a los afectados por el terremoto de Lorca, víctimas de incendios u otras catástrofes naturales… Fines que nada tienen que ver con el abono de prestaciones contributivas de la Seguridad Social.

Si los Gobiernos de turno no hubieran hecho un mal uso del dinero procedente de las cotizaciones sociales, podríamos estar hablando de que el Fondo de Reserva debería tener actualmente alrededor de medio billón de euros, y no los 8.095 millones actuales.

El Estado, los Presupuestos Generales del Estado y el Ministerio de Hacienda no están haciendo un préstamo a la Seguridad Social para hacer frente a sus pensiones. Están devolviendo unas cuantías que ya pertenecían por derecho al propio Sistema de Seguridad Social.

Como Portavoz de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, afirmo que sacaremos a la luz cada cifra, cada mentira, cada manipulación que el Gobierno y sus fieles lacayos pretendan hacer para amedrentar a la población y hacerles creer que nuestro Sistema Público de Pensiones no es sostenible.

No solo es sostenible, sino que además es el mayor pilar del Estado de Bienestar, y que reformas de las pensiones como las del 2011 (PSOE) y 2013 (PP) ponen en gran riesgo y perjuicio, sobre todo, a todas las generaciones que en un futuro próximo o más lejano tengan la necesidad y/o el derecho de acceder a alguna de las prestaciones del Sistema de la Seguridad Social.

Queda muy clara nuestra obligación de hacer todo lo posible para mantener un Sistema digno y eficiente de Seguridad Social, gobierne quien gobierne, para todos los ciudadanos y que garantice la asistencia sanitaria y unas prestaciones económicas y sociales suficientes ante las situaciones de necesidad.

LUCHEMOS POR EL MAYOR CONVENIO COLECTIVO QUE AFECTA A MÁS 9 MILLONES DE PENSIONISTAS Y AL RESTO DE LA CLASE TRABAJADORA QUE TAMBIÉN SERÁN PENSIONADOS EN UN FUTURO.

Por tales motivos la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones saca adelante la campaña de un LAZO MARRÓN, contra la nueva miserable subida del 0.25% de las pensiones españolas en el año 2018.

One thought on “La gran mentira sobre el endeudamiento de la Seguridad Social

  • 07/02/2018 at 8:11 am
    Permalink

    ¡Excelente análisis! ¡Felicidades!

    Queda documentado que las prerrogativas gubernamentales en materia social y de empleo desvirtúan la autonomía de caja de la Tesorería de la Seguridad Social cuyo fin exclusivo es garantizar el pago de prestaciones y jubilaciones de los trabajadores que cumplan los requisitos establecidos en cada caso

    Nos muestran ahora que las decisiones “políticas “ que nos han llevado a la actual crisis, son fruto de utilizar esos fondos para fines distintos de aquellos para los cuales se dotaron y de ese modo utilizar los Fondos de la Tesoreria de la Seguridad Social para financiar actuaciones que habían de soportar los Presupuestos Generales del Estado

    Esto es un fraude equiparable al de otros escándalos por corrupción.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies