Artículo interactivo sobre Black Mirror: Bandersnatch. La estética en Bandersnatch, dime de qué vas…

Durante los años 80, a la estela de la ambientación de Grease, se dio toda una moda que ensalzaba los años 50 en el plano estético, siempre focalizado a Estados Unidos. Hoy en día, que aún tenemos un poco de esa fiebre de los 80, aún nos llegan los resquicios de esa moda que parece volver cada poco tiempo como si la cultura pop de los 50 fuese el arte grecorromano reinventado en las esferas del capitalismo.

Esta misma es una de las razones por las que Bandersnacth se ambienta en los 80, porque son el Renacimiento de la cultura más mercantilizada de la historia, y en los últimos esertores de nuestra década nos encontramos en un Neoclasicismo latente en el que las empresas aún tienen un botón fácil que pulsar para conseguir dinero. Si nos fijamos en la historia del arte, podemos establecer una diferecinciación clara en dos líneas: una trata la nostalgia y vuelve siempre a los inicios, siendo esta la clásica, compuesta de arte grecolatino, Renacimiento y Neoclasicismo como ya mencinamos antes, mientras que la otra línea estética se basa en la innovación y la conforman el arte medieval (Románico y Gótico), Barroco y Vanguardismo. La prueba de esto mismo y nuestro carácter actual como época clásica está en las modas vintage, la vuelta de los vinilos, el auge de más y más cadenas de hamburgueserías, el éxito de Stranger Things, los reboots y continuaciones de sagas como Blade Runner, Rocky, Westworld; la reinterpretación fiel y magnánime que hace el indie respecto al pop, en lugar de la batalla abierta que tienen a día de hoy rap y trap, ya que ellos no son la corriente clásica, sino la anticlásica en este esquema que dibuja nuestra sociedad de consumo.

 

La Escuela de Atenas, obra de Rafael Sanzio en homenaje a la filosofía griega durante su redescubrimiento en la Italia del Renacimiento (1510)
La Escuela de Atenas, obra de Rafael Sanzio en homenaje a la filosofía griega durante su redescubrimiento en la Italia del Renacimiento (1510)

 

La otras dos razones de que Bandersnatch se sitúe en los 80 son las drogas y el miedo. Si has leído los anteriores artículos te harás una idea de lo mencionado, pero tranquilo, aquí hay nueva información, así que sigue un poco más.

La época de los 80 supusieron un consumo de drogas jamás concebida hasta entonces. Aunque sí que se puede advertir que el apogeo hippie de los 60 fue el periodo de mayor popularización, dos décadas después existió una oleada de variedad, desinformación y propaganda popular que supuso el final de millones de personas en todo el planeta. Ya no era sólo un poco de marihuana y algo de LSD, era el boom de la heroína, era Pablo Escobar pasando cocaína a los cinco continentes, era toda una industria comercial a nivel mundial. Todo esto sirvió para narrar un relato de la alienación repleto de colores e incertidumbre que aún hoy consigue imbuirnos. Esto se ve perfectamente en todas las decisiones del espectador de Bandersnacth que tengan que ver con la parte de Collin.

El miedo al gran desarrollo tecnológico actual, nos hace sentirnos cómodos en los 80, porque es percibida como “la última época segura”, en la que la mayor parte de la tecnología no estaba democratizada a un nivel económico ni de popularidad. Así Bandersnacth te atrapa en un drama con rasgos de terror sin vértelas venir, y esa es precisamente una de las claves de su éxito.

 

Ejemplo de la estética ochentera en “Black Mirror: Bandersnacth” durante una de las escenas iniciales
Ejemplo de la estética ochentera en “Black Mirror: Bandersnacth” durante una de las escenas iniciales

 

Nunca sabemos cuándo daremos el paso cultural a la siguiente época ya que no es algo tan sólido como se presenta en el resumen del segundo párrafo, ya que por ejemplo la música ya se encuentra en una época anticlásica en vez de la enésima vuelta del rock y del metal, pero lo que es seguro es que en Black Mirror han sabido leer muy bien que el audiovisual sigue manteniéndose bien en la corriente clásica y han conseguido quizás uno de los mejores apogeos en el final.

Y después de tanta teoría artística, estimado lector, ¿volvemos a lo gordo?

  • Volver al artículo principal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar