La derecha vuelve a la caverna de donde nunca le debimos permitir salir

Exigían al gobierno medidas de contención y confinamiento más severas y, una vez que se toman dichas medidas, las critican por las graves consecuencias económicas que originaran, obviando de manera repugnante que ahora lo más importantes es salvar vidas.

Por Puño en alto

Solo los ilusos y los patológicamente bien intencionados podían creer que la derecha política, económica y mediática iban a comportarse de manera leal, no solo con el gobierno sino con el conjunto de los españoles en la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas que azota de manera dramática al país.

En gran medida cayendo en manifiestas contradicciones sin que se les caiga la cara de vergüenza, algunos incluso mediante un discurso guerracivilista, llaman a una práctica intervención militar tras una dimisión del gobierno y otros con publicaciones manifiestamente falsas para socavar lo más posible la acción del gobierno en estos momentos.

Exigían al gobierno medidas de contención y confinamiento más severas y, una vez que se toman dichas medidas, las critican por las graves consecuencias económicas que originaran, obviando de manera repugnante que ahora lo más importantes es salvar vidas.

Igualmente parece paradójico que esa derecha, otrora adalid de la externalización y privatización de servicios sanitarios y recortes en la Sanidad Pública, a la vez que ahora exige el empleo de fondos públicos para la Sanidad Pública en la lucha contra la pandemia del coronavirus, manifiesta sin despeinarse que no invertiría en esa Sanidad Pública porque el sector público se financia con el privado. Nada de autocritica podemos esperar ni mucho menos esperanza de detener el paulatino deterioro que viene experimentando desde 2008 la Sanidad Pública. Lo quieran admitir o no, cuanta responsabilidad tiene el PP con lo que está sucediendo en Madrid y en otras comunidades autónomas donde han gobernado en los últimos años. Tampoco debemos obviar la responsabilidad del PSOE en el caso de Andalucía, y la responsabilidad de la derecha independentista catalana que mientras alzaba la bandera independentista, perpetraba impunemente recortes en la sanidad pública en esa comunidad. Algo parecido ocurría en el País Vasco, pero en menor medida.

El PP de Casado critica que el gobierno está tomando decisiones sin contar previamente con los partidos de la oposición ni con los agentes sociales, sin embargo, el Gobierno Andaluz ha aprobado en la Diputación Permanente un decreto ley que ha supuesto la modificación sustancial de 29 leyes de esa comunidad autónoma sin contar con la oposición ni con los agentes sociales, salvo con la patronal, muy beneficiada con dichas medidas.

Del mismo modo, la derecha económica, representada principalmente por la CEOE, se niega a asumir las medidas económicas adoptadas por el gobierno, sobre todo la de la renta mínima por considerarla una propuesta de partido, anteponiendo sus intereses particulares al interés general de una mayoría social que esta padeciendo y sufriendo como nunca una crisis sanitaria y sus consecuencias económicas y sociales.

Pero es en la utilización torticera de los muertos donde la derecha esta sacando toda su artillería de baja estopa moral y ética. Nada nuevo, por cierto. Ya lo hicieron y aún cada vez que pueden sacan a relucir de una manera tan nauseabunda los muertos por atentados terroristas que hasta algunas asociaciones de victimas del terrorismo se lo han reprochado, desmarcándose nítidamente de esa execrable actitud. Es la extrema derecha, en la que tanto se mira el PP, la que más se está significando en la utilización de los muertos con la pandemia y en la utilización de bulos o fake news, con el único objetivo de significarse y soliviantar a una población que de manera ejemplar ha asumido la necesidad del confinamiento como herramienta imprescindible para detener la pandemia, anteponiendo de manera responsable la salud pública al bienestar económico.

Hasta la propia OMS, a la vez que valoraba positivamente las medidas adoptadas por el gobierno contra la pandemia y el trabajo estajanovista de los sanitarios españoles, se escandalizada y se ha atrevido a decir que en la lucha contra la pandemia no debe haber distinción ideológica ni partidistas, en una referencia inequívoca a la derecha española.

Por cierto, que deben aprender y mucho de la actitud de la derecha portuguesa.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.