La CIA planeó secuestrar y asesinar a Assange en Londres

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos planeó secuestrar y asesinar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres en 2017.

Según Yahoo News, que citó como fuente a ex funcionarios de los servicios de espionaje estadounidenses, el asunto fue discutido a los más altos niveles de la CIA y del gobierno del presidente Donald Trump, y llegó a punto de solicitarse variantes para realizar la operación.

Las conversaciones formaron parte de la campaña sin precedentes que lanzó la agencia norteamericana contra WikiLeaks y su fundador tras exponer a la luz pública los crímenes de guerra del imperialismo y algunas de las herramientas que utilizaba para piratear ordenadores y teléfonos móviles.

Los planes incluyeron un espionaje intenso de los miembros de WikiLeaks, tratar de sembrar la discordia entre ellos y robar sus equipos electrónicos.

Según las fuentes citadas, la plataforma fundada por Assange estuvo en el radar de la CIA desde su fundación en 2010, cuando reveló miles de archivos secretos de la diplomacia y los militares estadounidenses, pero fue la divulgación de los contenidos de la llamada “Bóveda 7” la gota que colmó el vaso.

Como parte de los planes, los agentes supuestamente esperaban que los rusos ayudaran a Assange a escapar de la embajada ecuatoriana donde se refugió en 2012, y se prepararon para interceptarlos a como diera lugar en las calles de Londres, o tirotear el avión en que lo sacarían del país.

La CIA también planificó el asesinato del periodista australiano y de otros miembros de su equipo, o en su defecto, secuestrarlo en la delegación diplomática ecuatoriana y llevárselo a Estados Unidos o entregarlo a las autoridades británicas.

Assange fue finalmente entregado a la Policía británica por el gobierno ecuatoriano en abril de 2019, y desde entonces espera en prisión por la conclusión del proceso de extradición iniciado por la justicia norteamericana.

En enero pasado, una jueza de distrito londinense se negó a entregarlo a Estados Unidos por temor a que el activista cometa suicidio en una cárcel estadounidense, pero los fiscales de Washington apelaron su decisión, y el juicio se reanudará en un tribunal superior a finales de octubre.

De ser extraditado a Estados Unidos, el fundador de WikiLeaks podría ser condenado a 175 años de cárcel a partir de los 17 cargos relacionados con la Ley de Espionaje que se le imputan.

La Jornada

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.