Juan Marín de chico de los recados a Capitán A Priori

Por Puño en alto

No sé si el chico de los recados de la Junta de Andalucía, Juan Marín, también ya conocido como el “Torrija”, como mentiroso compulsivo que es, se cree sus propias mentiras, aunque sinceramente este hecho me preocupa bien poco, lo cierto es que miente en cada una de sus comparecencias públicas, ya sean mediante entrevistas, ruedas de prensa o en publirreportajes para su mejor gloria, pagados con el dinero de todos los andaluces. Porque para esto no se escatimó medios, pero no  para medios para luchar contra la pandemia y sus consecuencias…

Hace unos días, a Marín se le llenaba la boca diciendo que estaban preparados para superar el envite de la pandemia, ya que en la Junta de Andalucía, empezaron a tomar decisiones desde enero y por eso han tenido tiempo para preparar los equipamientos para atender los quirófanos, los sistemas de respiración asistidas. Es decir, este personaje sin sonrojarse afirma en plan Capitán A Priori que se tomaron medidas incluso antes de declarase la pandemia por la OMS.

La cruda realidad demuestra que mentía de manera abyecta, ya que la falta de medios sanitarios (mascarillas, guantes, epis, etc.) en los distintos hospitales de la comunidad ha sido manifiestamente patente y denunciado por los propios profesionales sanitarios, a pesar de que la incidencia del contagio ha sido manifiestamente inferior que en otras zonas del país. El dato de los sanitarios andaluces contagiados, 23%, uno de los mayores del país, lo demuestra de forma palmaria. Y si le damos el beneplácito de la duda en un arranque de buenísimo, que no se merece de modo alguno, tampoco sale bien parado. Porque si desde enero se venían preparando para lo que se nos venía encima, no gestionaron bien las previsiones, aún disponiendo de mucho tiempo de antelación tal como afirma.

Por otra parte, viene demostrando una falta de sensibilidad en todo este asunto impropia de la responsabilidad que tiene. Hay que recordar que calificó de alarmista al alcalde de la localidad gaditana Alcalá del Valle, que clamaba desesperadamente ayuda a través de los medios de comunicación ante la falta de respuesta de la Junta de Andalucía, para atender los ancianos de la residencia de mayores de la localidad. Días después de este llamamiento del alcalde, Marín además de descalificar alcalde, no tuvo reparo en mostrase despreocupado mostrando sus presuntas habilidades reposteras en las redes sociales, de ahí que se le conozca como el “torrijas”.

Si todo esto no fuera poco, en el día de ayer ha trascendido que la Junta de Andalucía ha ocultado el fallecimiento de 24 ancianos por coronavirus en una residencia de mayores de San Juan de Aznalfarache. Si este Capitán A Priori, hubiese trabajado con tanta previsión como manifiesta, sería lógico que hubiese establecido una estrategia de actuación en las distintas residencias de mayores de Andalucía dotándolo de todos los medios materiales y personales necesarios, ya que se sabía que este era un colectivo de alto riesgo. Los dramáticos hechos le desmienten de manera notoria.

Todo ello, nos demuestra que Marín, más allá de chico de los recados de la Junta de Andalucía, está sirviendo de bien poco más, en su gestión política y mucho menos en esta pandemia, demostrándose sus carencias y su inusitada capacidad de mentir y la insensibilidad social con que se muestra a poco que se relaje.

Si en esta dramática pandemia a Marín ni está ni se le espera más allá de sus mentiras y de sus grandilocuente manifestaciones vacías de contenidos y oportunidad, tampoco lo podemos esperar en la gestión del postcoronavirus, aunque nos diga mintiendo, nuevamente, que tiene todo controlado para ese momento.

Como dicen los creyentes que Dios nos cojan confesados.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.