Artículos

Una mañana cualquiera

Ninguna persona desea estar inmersa en una guerra y, si tal amenaza existiera, la obligación de los Gobiernos es forzar el cese de la provocación y utilizar toda la diplomacia para alcanzar una solución negociada.