Hugo Madera: “Hay consumidores de cannabis en todos los partidos políticos importantes.”

Por Daniel Seijo

Entrevistamos a Hugo Madera, presidente del Observatorio Europeo del Cultivo y Consumo de Cannabis.

 

Semillas para coleccionismo, material de cultivo, diversa parafernalia…, ¿Existe demasiada hipocresía en España en torno a la marihuana?

La hipocresía es mundial y en torno a la prohibición de la marihuana. Ya cuando empieza la prohibición empieza de una forma corrupta, sin dejar hablar a las partes, con informes falsos o que no se conocen. La misma ONU pedía un informe de la Organización Mundial de la Salud y este documento se aprobó este mismo junio, décadas después. Encima lo define como sustancia segura, por lo que ahora a ver como la ONU justifica la prohibición

Tampoco se definieron cuales son los usos médicos y científicos, permitidos según los convenios. La base de la prohibición es la mentira y la corrupción, todo lo que se edifica por encima es absurdo y contradictorio. Es “la lógica de la prohibición”.

La hipocresía es tener regulado el tabaco y el alcohol y dejar prohibido el cannabis. Durante la discusión de la PNL de Valencia, el pasado mayo, el representante del PSOE, Ignacio Subías, lo dejó claro: “el problema es el tabaco”. Sabe de lo que habla, es neumólogo.

¿En que sentido ayudaría la regularización del cannabis a combatir el narcotráfico?

Es evidente que cuando se regula una actividad la mafia se aleja, al disminuir los margenes de beneficio. Por supuesto existe el tabaco de contrabando que no paga impuestos, o la destilación casera de alcohol sin licencia, pero son actividades muy minoritarias, que no generan problemas sociales. Cuando a los usuarios se les dan otras opciones, la mayoría prefiere alejarse del mercado negro.

El propio convenio de 1988 reconoce la creación de estructuras crimimales que “socavan las economías lícitas y amenazan la estabilidad, la seguridad y la soberanía de los Estados, conscientes de que el tráfico ilícito genera considerables rendimientos financieros y grandes fortunas que permiten a las organizaciones delictivas transnacionales invadir, contaminar y corromper las estructuras de la Administración Pública, las actividades comerciales y financieras lícitas y la sociedad en todos sus niveles”.

¿Qué supone para los consumidores tener que acudir al mercado negro?

Ya solo acudir genera estrés, tanto por la posibilidad de ser multado, como por tratar con gente de fuera de su circulo de confianza, en entornos donde puede haber otros peligros. Se usa mucho la excusa de los jóvenes para justificar la prohibición del cannabis a adultos. Esto sí que es hipocresía. Numerosos estudios señalan que la regulación no trae un aumento de consumo de jóvenes, en cambio sí disminuye la accesibilidad a droga dura en el punto donde consiguen su cannabis, pero esto no se comenta.

Luego está el problema de la calidad del producto. Siempre se habló mucho de la adulteración del hachís marroquí, en todo caso, la marihuana también puede tener componentes muy peligrosos. En un reciente estudio de Madrid Salud, para el Observatorio Español del Cannabis Medicinal, una de las muestras tenía un nivel altísimo de un plaguicida. Los cultivadores del mercado negro pueden usar plaguicidas o fungicidas no autorizados. También pueden abonar en exceso, lo que deja en el producto final restos de fertilizantes y metales pesado.

Además la calidad no es homogénea, ni hay información sobre el nivel de cannabinoides. Esto es un problema para el usuario, pues no puede elegir lo que necesita en cada ocasión. Ahora mismo hay marihuanas de efectos muy distintos, no solo por el mayor o menos contenido en THC, sino también por otros cannabinoides como el CBD o el THCV.

Han mantenido contactos con diversas fuerzas políticas, ¿Podrían hacernos un pequeño resumen de las primeras impresiones?

Las impresiones son excelentes. Contactar con diez partidos, en plena semana de la moción a Rajoy ya es un hecho destacable. En la sociedad el cannabis cada vez está más normalizado, gracias a esta normalización los partidos políticos nos reciben. Digamos que el cambio en el cannabis viene de dos vías. El camino largo, en el que llevamos más de 20 años, es la normalización y es la base de todo. Luego está la incidencia política que es el camino corto, pero sin una normalización previa no te van a respetar, ni a tener en cuenta.

En estos contactos les hemos solicitado la apertura de una ponencia sobre cannabis en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas. Les entregamos un dossier sobre las razones para abrir esta ponencia. Es algo muy razonable, a lo que ningún partido se opuso y muchos nos comentaron que lo iban a apoyar. Hay muchas opiniones sobre qué hacer con el cannabis, también mucha desinformación. Por eso pensamos que lo importante es que se abra la comisión y los parlamentarios escuchen a los expertos. Está claro que la legislación del cannabis ha quedado totalmente desfasada. Esta ponencia es la mejor manera de buscar el consenso para actualizarla.

Ya hemos pasado los 20 años de trayectoria en el movimiento cannábico. No sabemos cuando llegará la regulación, pero estamos seguro de que llegará antes de que pasen otros diez

¿Se ajusta la legalidad en España a la presencia en nuestra sociedad del cannabis?

En absoluto, Juan Carlos Usó ya ha documentado detenciones de cultivadores a mediados de siglo pasado y seguimos sin regulación del autocultivo. Mientras el número de usuarios aumentaba, la solución fue poner multas o incrementar su cuantía.

El propio Tribunal Supremo ha dicho en sus sentencias que el autocultivo no constituye ilícito penal. Además, destacamos, como observatorio europeo, la Decisión Marco del Consejo de Europa del 25 de octubre de 2004, que señala: “Las conductas expuestas en el apartado primero no se incluirán en el ámbito de aplicación de la presente Decisión Marco, si sus autores han actuado exclusivamente con fines de consumo personal tal como lo define la legislación nacional”.

Esta adaptación es posible en el contexto internacional. La Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Problema de las Drogas en el Mundo (UNGASS), celebrada en Nueva York, en abril de 2016, señaló que los tratados “ofrecen a los Estados partes la flexibilidad suficiente para formular y aplicar políticas nacionales en materia de drogas con arreglo a sus prioridades y necesidades”

¿Regularización libre o solo circunscrita al uso terapéutico?

La regulación solo terapéutica si que genera una gran cantidad de hipocresía, con mucho enfermo imaginario para conseguir su cannabis. Estamos en una sociedad bastante enferma en general, la gente tiene problemas de espalda, de apetito, de depresión o de insomnio, cuestiones donde la marihuana puede ayudar. Entonces, habría una gran cantidad de gente que empezaría a declararse enferma si la regulación es solo terapéutica. En países de regulación terapéutica, cuando se regula todo, empiezan a desaparecer masivamente los enfermos de los registros, pues ya no necesitan esta excusa y la marihuana del mercado normal es más barata.

En todo caso, la regulación terapéutica podría ser un primer paso, porque a los políticos les genera menos inseguridad. Aquí llega el punto importante, donde ponemos el acento desde el OECCC, ¿de qué tipo de regulación estamos hablando?. Para nosotros los modelos a seguir de regulación terapéutica son Colombia y Chile.

Colombia es el más completo, pues hay una serie de licencias para las grandes empresas, pero también espacio para medianas empresas y cooperativas, además de poder hacer autocultivo medicinal sin registro de hasta 20 plantas.

En Chile se ha avanzado muchísimo gracias a la labor de los activistas, entre los que destacamos especialmente a Ana Maria Gazmuri de Fundación Daya. Por un lado han empujado la ley de cultivo seguro, con la que si tienes una receta no te arrancan las plantas, siendo un juez el que tiene que decidir si hay narcotráfico. Por otro lado, han conseguido llegar a las farmacias con un fitofármaco de bajo coste, de forma que las farmas están liquidando sus existencias y se van de Chile, pues sus altos precios no resultan competitivos.

En cambio otros países solo permiten el cannabis medicinal de las farmacéuticas, lo que sale carísimo. Este podría ser el modelo que se podría tratar de traer a España, aquí a ciertos enfermos se les receta Sativex y farmaceúticas como Alcaliber ya tienen licencia para cultivar cannabis, mientras los autocultivadores medicinales son detenidos. ¡Es un escándalo!.

Vamos a ser muy claros, si se produce en España una regulación medicinal que no tenga en cuenta el autocultivo medicinal, nos tendrán enfrente, no cualquier regulación medicinal vale.

Un tratamiento con cannabis medicinal puede oscilar entre 6000 y 30000 euros al año, coste que al final alguien tiene que asumir, o el Sistema Nacional de Salud o el enfermo. Por eso es tan importante regular el autocultivo medicinal, así como facilitar la obtención de licencias para el cultivo medicinal, lo que fomenta la competitividad en beneficio del usuario. Los monopolios perjudican a todos. Es urgente que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia intervenga, las licencias no se están concediendo de forma transparente y clara.

¿Es en la actualidad el drogotest un instrumento efectivo para medir el consumo de Marihuana?

En absoluto, es un instrumento efectivo para recaudar. Así lo demuestran las presentaciones que hacen los mismos fabricantes ante las corporaciones municipales y otras instancias. Te sancionan solo por llevar una molécula en el cuerpo, sin tener que demostrar que influye en la conducción. Tal y como dice el portavoz del OECC, Hector Brotons, “esto es una cosa de la Edad Media”. Desde los fabricantes aseguran que solo mide el consumo de las seis horas anteriores, pero esto es falso. Sabemos que han perfeccionado los aparatos para bajar muchísimo el umbral de detección, pero llevan años dando el mismo plazo temporal, eso no tiene sentido. Numerosas personas nos cuentan haber sido sancionadas por consumos muy anteriores a las 12 horas.

En este sentido hay abogados que están haciendo un trabajo muy bueno de recursos, Hector Brotons de BrotSanBert es uno, pero también hay otros como Carlos Nieto de recurreit.org. Es una labor activista muy importante, al dar esta batalla judicial. Además lo hacen a precio populares, para que la gente pueda recurrir sus multas. Hay muchos casos de multa cuando el cannabis no afectaba a la capacidad de conducir. Animamos a todas las personas perjudicadas a recurrir estas multas.

¿Supondrá la regularización una vía para el autocultivo o temen que se legisle de cara a una profesionalización del sector?

Por supuesto que es un temor que está encima de la mesa. Aunque la Junta Directiva del OECCC llevamos más de 20 años en el sector, empezamos a movilizarnos especialmente a partir de la regulación en Uruguay, cuando vemos que los cultivadores se tienen que registrar para producir un máximo anual de medio kilo, con un máximo de 6 plantas. Esta no es la regulación que queremos.

Las zancadillas son constantes. A los autocultivadores siempre nos van a intentar hacer la trampa, pues no pagamos lobistas, como las grandes farmas o las multinacionales del cannabis. Antes de aprobarse la ley chilena de autocultivo medicinal, apareció un informe hecho aprisa y corriendo que desacreditaba el cannabis medicinal. En Canadá, antes de aprobar la regulación integral, intentaron que el tema del autocultivo lo llevaran las regiones. En Portugal al final no incluyeron el autocultivo medicinal en la ley de cannabis medicinal.

Precisamente por esta situación, surge el Observatorio Europeo de Cultivo y Consumo del Cannabis. Nuestra filosofía es primero las personas, luego las empresas. En España hay muchas razones históricas, sociológicas y jurídicas para regular el autocultivo de forma inmediata. Somos el colectivo de trayectoria más larga, los tribunales nos han dado la razón miles de veces, está normalizado en la sociedad,

Esto los políticos lo entienden, saben que no tenemos detrás a las farmaceúticas, a las grandes multinacionales del cannabis o a la mafia del mercado negro. Somos personas que luchamos por nuestros derechos humanos y constitucionales. Por eso nos reciben y escuchan con bastante facilidad, saben que no tenemos una doble agenda y que lo que pedimos es razonable.

Para evitar una regulación que no tenga en cuenta a usuarios y autocultivadores, este año vamos a presentar nuestra propuesta de de Proyecto de Ley de autocultivo y Uso de Cannabis. Luego haremos una encuesta al respecto, y haremos una ronda de contactos con partidos políticos y sociedad civil. De este trabajo surgirá nuestra propuesta definitiva de Proyecto de Ley.

Hay que empezar con medidas sencillas, como eliminar las multas por tenencia y consumo, así como hacer un protocolo para que la policía deje de intervenir plantaciones destinadas al autocultivo

¿A qué penas se arriesga hoy un consumidor de cannabis en España?

Pues depende del caso. Lo mínimo una multa de 600 euros por tenencia o de 1000 euros y seis puntos por un drogotest, y de ahí para arriba, incluso penas de cárcel para los autocultivadores. Precisamente, una de los mayores motivos de queja es la ambigüedad legal. Hay casos de absoluciones con 10 kilos y de condenas con 300 gramos.

Por eso, más que de penas, queremos destacar uno de los aspectos del documento que entregamos a los políticos, la conculcación de derechos fundamentales, como el derecho a la seguridad jurídica del que estamos hablando. También el derecho a la intimidad, cuando nos cachean, registran y multan delante de nuestra pareja, de nuestro familiares o de nuestros vecinos. También al derecho a la inviolabilidad del domicilio, cuando nos hacen registros. Se afecta a la integridad física y moral cuando se impide a los usuarios el autocultivo, desviándolos a un mercado negro sin garantías. Se afecta al derecho de asociación, y al del libre desarrollo de la personalidad. Por no hablar de todas las campañas llenas de mentiras y exageraciones contra el cannabis, con la excusa de que si baja la percepción del riesgo aumenta el consumo. Propagar bulos y alarmismo desde las instituciones afecta al derecho a la información veraz. Nos tratan como ciudadanos de tercera.

¿Qué límites tendría una futura regularización en España?

Pues depende de la regulación. En todo caso, un límite claro, en el que todos estamos de acuerdo, son la protección a colectivos de especial vulnerabilidad, como los menores de edad o, también, los enfermos mentales.

Para el OECCC la regulación ideal a largo plazo es como las bebidas alcoholicas de baja graduación, como por ejemplo la sidra, el patxaran o la cerveza. Puedes elaborar para tu consumo y distribución no comercial. También puedes hacer una pequeña empresa o una cooperativa, sin necesidad de ser una de las grandes multinacionales que pelean por el mercado global y nacional.

En todo caso sabemos que eso puede tardar mucho. El mejor camino hacia eso es la normalización que comentábamos. Para aumentar en la normalización hay que empezar con medidas sencillas, como eliminar las multas por tenencia y consumo, así como hacer un protocolo para que la policía deje de intervenir plantaciones destinadas al autocultivo.

¿Algún político les ha confesado ser consumidor de cannabis?

Si, muchos. Incluso, alguno nos ha pedido. También los hay que lo han declarado públicamente. Un caso muy conocido es el de Eduardo Van de Eynde, portavoz del Partido Popular en Cantabria. Hay consumidores de cannabis en todos los partidos políticos importantes, en el Senado y en el Parlamento, pero también en todos los grandes centros de la prohibición, como el Plan Nacional Sobre Drogas, la Fundación de Ayuda a la Drogadicción o las grandes farmas. Estamos donde menos lo esperas, por eso mucha gente nos recibe, nos da información y nos ayuda. Saben que trabajamos por los usuarios y autocultivadores, piensan “estos son de los mios” y nos abren la puerta.

En todo caso, mas que de los políticos que usan cannabis; me gustaría hablar de casos de políticos que no usan cannabis y nos ayudan. Voy a citar casos de tres partidos diferentes que hemos encontrado en nuestra incidencia política. Para empezar Moreno Yagüe, abogado y diputado de Podemos en Andalucia, no fuma cannabis pero está siempre listo para apoyarnos, el piensa que es una cuestión de derechos humanos y constitucionales.

En el Partido Popular destacar el caso del portavoz adjunto en Murcia, Domingo Coronado, que no fuma y es médico y abuelo, pero no dudo en apoyar la PNL de Murcia. Y ya que hablamos del PSOE, destacar el reciente discurso de Ignacio Subías, durante la PNL valenciana, dio en nombre del PSPV-PSOE un brillante discurso, en el que dejó claro que el tabaco es un problema muy superior al del cannabis. “Es hora de regular el consumo de cannabis porque la regulación es mejor que mirar para otro lado (…) Defiendo la salud pública y defiendo la libertad. Ni fumo, ni he probado el cannabis pero eso no me impide regularlo con sentido común” aseguró Subías.

Cuando a los usuarios se les dan otras opciones, la mayoría prefiere alejarse del mercado negro

¿Existe diferentes posturas entre izquierda y derecha en este tema?

Hay diferentes posturas en la filosofía de base, en la práctica política y en la vida real. Si partimos de la base ideológica, los partidos más a la derecha deberían ser partidarios de legalizar el cannabis por motivos de libertad individual y por motivos económicos, mientras que los de izquierdas deberían ser partidarios por cuestiones de derechos humanos, así como los beneficios a la salud pública y la seguridad ciudadana, ya que la prohibición genera mafia y producto sin garantías de calidad.

En la base del liberalismo está la crítica a la prohibición. José Juan Zaplana, del PP de Valencia citó a Stuart Mill para votar que no a la PNL Cannabis. Da la impresión de que ha profundizado poco en la lectura, pues la obra de Mill “sobre la libertad” es todo un alegato antiprohibicionista. Una obra clave en el liberalismo es “La acción humana” de Mises, donde se critica con dureza la prohibición de las drogas. Uno de los grandes intelectuales del antiprohibicionismo es Thomas Szasz que es liberal. Aquí en España, Antonio Escohotado es la referencia principal en el tema drogas, por su trilogía “Historia General de las drogas”, tiene otra trilogía mucho mas reciente, “los enemigos del comercio”, donde hace una revisión muy crítica de la izquierda. El principal columnista de la revista Cáñamo, Jordi Cebrián, es liberal. Luego los partidos que aseguran ser liberales, esto no lo aplican con tanta alegría, pues piensan que les va a quitar votos.

Aunque ya hemos citado casos de políticos decentes y comprometidos, lo que de verdad importa a muchos políticos es como saldrán en el telediario, el día que se anuncie la regulación del cannabis. Actúan con la encuesta en la mano, en función de lo que intuyen que pensará su electorado potencial. Primero todos los partidos se resistían a regular, pero luego habrá una carrera para demostrar quién es menos prohibicionista.

Sobre este tema de idelogía y prohibicionismo, hay un meme del circulo cannábico que dice “No hay nada más trasversal en Podemos que el prohibicionismo cannábico. Afecta a todas las corrientes e influencias porque su origen no está en las ideas, sino en los intereses y la ambición que supeditan la pugna por derechos al rédito político”. Esto lo refieren a Podemos porque es su partido, pero es aplicable en todos los partidos, por lo que, en todas las tendencias, hay prohibicionistas que incluso fuman cannabis, pero te dicen que “ahora no toca”.

¿Se han marcado algún plazo de cara a lograr un nuevo marco legal en España?

Si. Nos marcamos el 2017 para empezar la regulación y creo que por nuestra parte cumplimos, con una avalancha de acciones de todo tipo, desde recursos políticos, como las PNLs y leyes regionales o las PNLs nacionales, hasta la gran ManiFiestAcción del 28 de mayo del 2017 o el trending topic de #CannabisConMixta del 12 de septiembre 2017. La importancia de este trabajo y si es verdad que la regulación empezó en el 2017 se verá en el futuro.

Respecto a fechas cercanas, ahora estamos en otro periodo de trabajo que es el 2018-2020, periodo en el que esperamos abrir la ponencia que traiga la regulación. En todo caso, hay cosas que ya se pueden hacer, por ejemplo la Ley Mordaza el Gobierno socialista debería eliminarla cuanto antes.

Ya hemos pasado los 20 años de trayectoria en el movimiento cannábico. Esto te da una cierta perspectiva. No sabemos cuando llegará la regulación, pero estamos seguro de que llegará antes de que pasen otros diez.

¿Resulta peligroso el cannabis?

Dos apuntes ya conocidos, pero que conviene recordar. En primer lugar, la prohibición del cannabis es mucho más peligrosa que su regulación. La prohibición perjudica a la salud pública, al ofrecer el mercado negro un productos sin garantías sanitarias. También produce estructuras mafiosas paraestatales que perjudican la seguridad ciudadana. Por eso decimos que ha fracasado, pues nació para proteger la salud pública y la seguridad ciudadana y ha conseguido todo lo contrario.

En segundo lugar señalar que es mucho más peligroso el tabaco, lo que no impide que esté regulado. El tabaco causa millones de muerte y su grado de adicción es muy superior al del cannabis, pero eso no impide que se pueda comprar en maquinas y estancos.

Tras el cannabis, ¿Deberían seguir otras drogas la vía de la regularización?

Aquí el OECCC no se va a pronunciar, lo que si te puedo decir que en esa lucha no estaremos porque esta se nos ha hecho larga, nos dedicaremos a disfrutar de la regulación del cannabis. En todo caso, ya es bastante claro que la prohibición ha fracasado y son necesarias otras formas de relación con esta realidad.

¿Cómo debería actuar un consumidor que hoy es denunciado por poseer una plantación para su autoconsumo?

Es muy genérica la pregunta. Como respuesta en general, buscar a un buen abogado para que esté presente y le asesore en cualquier decisión. Asimismo, quien no tenga un abogado, se le asignara uno por el turno de oficio. También no dejar pasar sin orden de registro.

La base de la prohibición es la mentira y la corrupción, todo lo que se edifica por encima es absurdo y contradictorio

Preferencia, ¿Indica o Sativa?

Ahora mismo hay un cambio en la terminología y se dice que todas pertenecen a la especie Cannabis Indica, diferenciando entre las de hoja ancha y estrecha. En todo caso, queremos señalar que la crianza española es líder mundial en crianza de variedades autoflorecientes, de feminizadas y de las variedades rápidas. Muy a destacar las variedades rápidas, pues son mejores que sus parentales originales, ya que acortan la floración, pero son más vigorosas y productivas, debido a la forma en que se han criado.

España también destaca en la crianza de cannabinoides diferentes al THC, sobre todo en las genéticas con CBD. Las variedades con CBD que se cultivan en Canadá, Estados Unidos, Israel o Suiza salieron de España. Incluso las variedades que venden en las farmacias de Uruguay salieron de España. Los criadores españoles son recibidos por altas autoridades en el mundo, mientras aquí no se les facilitan ni pasaportes fitosanitarios, por lo que sus variedades están en grave peligro de ser plagiadas por farmaindustria.

Los criadores españoles van a dar más sorpresas a nivel mundial en los próximos años. Ellos están haciendo su trabajo, ahora falta que los políticos hagan el suyo, que pongan en valor esta fuente de riqueza. La semilla está excluida de los tratados internacionales, ya basta de criminalizarla. Si no fuera por los criadores del mercado coleccionista, dependeríamos de unos pocos bancos de germoplasma, por lo que la variedad genética de esta planta sería mucho menor. Aquí se ha pretendido hacer un genocidio vegetal encubierto. Hay que poner en valor el trabajo de todas las personas que han mantenido la diversidad vegetal.

¿Interior o exterior?

Invernadero, que tiene lo mejor de ambos mundos. Cuando se empezó a cultivar de interior, el mito decía que el exterior colocaba más, ahora se asegura lo contrario. Nadie se plantea que tomates cultivados en un interior sean los mejores del mundo. El invernadero protege de polvo e inclemencias del tiempo.

En los países donde se ha regulado la marihuana de invernadero se impone por cuestión de precio. Tenemos en el futuro un problema de crisis energética, esto es una realidad, lo que se discute es cuando. Por eso, en el largo plazo cultivar marihuana será totalmente legal, mientras que robar energía será un delito penal.

En todo caso, lo que si podemos garantizar que vamos a defender también a los cultivadores de interior. Este año presentaremos una propuesta de Proyecto de Ley, totalmente integrada en el marco jurídico, pero que tendrá las necesidades de los cultivadores de interior y exterior.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies