Hipotecados: La Sentencia. ¡Tutti alla piazza del popolo!

Por Javier DG / Ilustración de Javier F. Ferrero


Un relámpago hendió el cielo
y por un instante, iluminó
el interior de la noche.
La luz quiso pasar hasta la salita
de estar, resquebrajando el Pleno.
Pero la luz no pudo llegar al bolsillo
de la víctima propiciatoria.
Quiso pero no pudo, la luz,
entablar una conversación justa
con quien la justicia aparta de ella.
Quiso la luz iluminar una España
opacada por otra España
que se vende a los buitres,
a precio de coste y hedor a rata.

La luz, ahora, ilumina más
si hablas con policías corruptos
y llevas un coche de gama alta,
un traje hecho a medida frente
al espejo o una cuenta bancaria
patrocinada por el Tribunal Supremo,
en nada parecida a la del quiosquero
de la esquina o el panadero.

Alguien, desde dentro, con buen criterio
y desprestigiado sentido de la equidad,
intentó dirigir la luz hacia un lugar
apacible, de verdes pastos.
Pero ese, amigos, es un lugar reservado,
donde pace a sus anchas
la especie más vil, surgida de le mezcla
entre algunos políticos, jueces
y banqueros del Tribunal Supremo.
Una caricatura del Estado.
Una criatura cosida con hilo negro.
Un Frankenstein de un solo poder
fabricado con una toga y dos injertos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar