Galicia arde: falta de previsión, despido de brigadistas, sequía y la “Lei de Depredación”

Por Javier F. Ferrero

“El riesgo es máximo en este momento y cada día que pasa sin lluvia es peor que el día anterior”, comentaba el Presidente de la Xunta de Galicia, Núñez Feijóo, en una rueda de prensa celebrada hace unos días antes de una reunión del Gobierno gallego. La falta de lluvias y las altas temperaturas han favorecido esta catastrófica situación, pero tanto la falta de inversión en prevención del Gobierno, así como los recortes de personal, es la principal causa de este infierno gallego. La Xunta se niega a contratar gente todo el año para hacer laborales de limpieza y vigilancia y eso se ve directamente reflejado en la magnitud de los incendios y su sencilla propagación. Los 436 brigadistas contratados al comienzo del verano y despedidos antes de la llegada de las lluvias han sido la culminación de una gestión nefasta.

Las llamas cercaron Vigo durante la madrugada del lunes

El adjetivo que mejor define lo sucedido en el sector es “desmantelamiento”, de hecho es la palabra más usada por los sindicatos y rechazada completamente por Feijóo. El presidente de la Xunta llegó a negar además que el despido 436 brigadistas estuviera afectando a la lucha contra el fuego. Los incendios que asolaron cuatro días después el Parque Natural da Baixa Limia-Xurés nos hicieron darnos cuenta de la ineptitud administrativa de la Xunta y de la torpeza de las palabras de Feijóo.

Achacar la catástrofe ecológica y humana solo a los despidos y a la falta de previsión nos aleja de una realidad candente, nunca mejor dicho. Los intereses corporativos de grandes empresas papeleras, constructoras y mineras en Galicia se potencian sobre el suelo quemado. No puede ser casualidad que se produzca esta oleada de incendios a solo dos días de la probable aprobación en el Parlamento de la “Lei de Depredación”, una norma  que pretende “anular todos los controles y la protección” existente para convertir en “dueñas del territorio” gallego a “las grandes multinacionales”, según Margarida Prieto Ledo, del Sindicato Labrego Galego. Las grandes empresas tendrán, a partir de la próxima semana, muchas facilidades para construir, explotar mineral o extender las plantaciones de eucalipto sobre la tierra negra y regada con sangre.

El fuego se ha cobrado las vidas de tres personas: dos se vieron atrapadas por el fuego en el interior de una furgoneta en la parroquia de Chandebrito, en el municipio pontevedrés de Nigrán, y una tercera, un hombre de 67 años, en Carballeda de Avia (Ourense) tratando de extinguir la llamas que cercaban su casa. Feijóo habla ya de que los incendiarios están “bordeando el homicidio”, recordando a los incendiarios que están “jugando con vidas”. Es mucho más fácil culpar a estos impresentables que reformar el Código Penal para que sepan que provocar un incendio se paga con media vida en la cárcel. Es necesario que los gestores de esta catástrofe depuren responsabilidades y se tomen las medidas necesarias para que el futuro de Galicia no se vea asolado por el fuego y la deficiente administración.

 

One thought on “Galicia arde: falta de previsión, despido de brigadistas, sequía y la “Lei de Depredación”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar