España se acerca poco a poco al laicismo (a pesar de la derecha)


Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

La sociedad española se va acercando poco a poco al laicismo, pese a las medidas que la derecha intenta implantar para evitarlo. Ocho de cada diez matrimonios en España ya son civiles, el número de creyentes practicantes ha caído al 26,6 %. Además, las personas que marcan únicamente la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta ha bajado al 14,2 %.

Estos son los datos arrojados por el informe anual de la Fundación Ferrer i Guàrdia. El texto constata un aumento progresivo de la secularización de la sociedad española. En la octava edición de este estudio, que hace “una radiografía de la laicidad y la religiosidad en España”, la Fundación reclama el “fin del Concordato con la Santa Sede”.

Recomendadas:
Europa Laica propone una escuela pública y laica: la religión confesional fuera de la escuela gobierne quien gobierne
No pierden el tiempo: El Gobierno andaluz aumenta las clases de Religión
Las inmatriculaciones, el gran negocio de la Iglesia

Según el informe, los jóvenes se mantienen como el grupo de edad menos religioso. En las personas de entre 18 y 24 años casi un 50 % se declara no creyente, superando el porcentaje de los que sí se consideran religiosos.

La fundación destaca que destaca un aumento considerable de los matrimonios civiles. Cerca de un 80 % de los matrimonios celebrados en España no son religiosos, destacando “los altos porcentajes de Cataluña -90,9 %-, País Vasco -87,4 %- y Baleares -86,8 %”.

También los hijos nacidos fuera del matrimonio ha crecido. “Según las últimas cifras de 2017, la cifra aumentaró hasta el 46,8 %, cuando en 1990 solo representaba el 9,6 %” Este porcentaje demostraría la ruptura de los esquemas del modelo tradicional familiar que pide la iglesia.

José Luis Martínez-Almeida recibiendo la medalla de Esclavo de Honor de la Almudena

 

Religión y derecha

En España, según señala el sociólogo Javier Elzo, uno de los estudiosos más reputados de la religiosidad, el fenómeno de la secularización tiene que ver con el “periodo anterior de confesionalización”, en concreto, con la larga etapa franquista, en la que el catolicismo era, sin lugar a dudas, la religión del Estado.

La obligatoriedad de practicar el cristianismo, que impedía cualquier pensamiento crítico sobre creencias y espiritualidad, la idea de que hay que ir a misa porque es lo que hay que hacer, como uno nace y es bautizado, luego viene la comunión, la confirmación, la boda y el funeral, explica por qué en 2019 sigue habiendo un 26,6 % de creyentes.

Los herederos de este franquismo, la derecha española, aboga por continuar con el legado del dictador también en el tema religioso. Vox y PP, seguidos por Ciudadanos, son los partidos que “más representan los valores católicos”, según un estudio realizado por la asociación católica Enraizados.

De acuerdo a los criterios analizados por Enraizados, Vox obtiene una puntuación total de 60 sobre un máximo de 96, con “notas positivas” en sus posturas sobre: “aborto, eutanasia, vientres de alquiler y ayuda a la mujer embarazada; matrimonio y leyes de género, familia numerosa, renta familiar, trabajo en casa; educación diferenciada; educación de iniciativa social, cheque escolar, adoctrinamiento y libertad de lengua”.

Por su parte, el PP logra la segunda mejor calificación del estudio con 44 puntos sobre 96. Según señala Enraizados, el PP “suspende en aborto y no se manifiesta expresamente sobre los vientres de alquiler, aunque hace un guiño en cuanto a la ayuda a la mujer embarazada” y, en familia, “no se defiende el matrimonio ni hay reconocimiento del trabajo familiar”. Mientras, Ciudadanos obtiene 24 puntos.

Al conservar la derecha el poder en muchas comunidades, en el ámbito educativo, durante el curso 2015-2016, un 33 % del alumnado de primaria cursó actividades alternativas a la religión, porcentaje que aumenta hasta el 46 % en el caso de los estudiantes de ESO.

Sin embargo, el PSOE también tiene su parte de culpa en esta protección a la Iglesia Católica. Se mantiene estable su asignación tributaria de 227 millones de euros, de acuerdo con las últimas cifras extraídas de la Administración Tributaria de la declaración de la renta del año 2015.

La Fundación Ferrer i Guàrdia también ha denunciado el Concordato, que pudo haber sido retirado por en PSOE en muchas ocasiones, y aún mantiene privilegios en el ámbito económico, educativo y jurídico.

 


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies