Escaños en blanco: fortalecer el sistema, debilitar la clase obrera

Por Francisco Gallego

Inmersos aún en el ciclo electoral, esta vez para las elecciones autonómicas, europeas y municipales cuando aún hacemos la digestión de las generales, acabo de descubrir en mi municipio, Riba-roja de Túria, la formación (de ámbito estatal) ESCAÑOS EN BLANCO (EB). Pese a ser un partido de nivel nacional y estar fundado hace unos años, concretamente se fundó en Badalona en el año 2010, nunca había oído hablar de él ni leído nada al respecto de esta formación política.

Aunque en la actualidad no milito activamente en ningún partido (soy comunista), sí me gusta estar al tanto de la política y por supuesto eso incluye la del lugar en el que vivo. El pasado jueves, 15 de mayo, acudí al debate realizado en el auditorio, en el cual se dieron cita todos los candidatos de las diferentes fuerzas, incluido VOX y entre ellos el representante de EB, Miguel Ángel Roig Morales, que no es quien encabeza su lista al Ayuntamiento. De primeras cabe decir que no era muy difícil adivinar que jugaría el papel de encauzar la abstención y el descontento de gran parte de la población con la política, los partidos tradicionales y las instituciones burguesas, lo que sí tenía era interés por ver cómo lo hacía.

Pero antes se continuar me gustaría hacer un inciso en el artículo y mostrar el programa electoral de EB, que podéis encontrar en su página web y que como podéis imaginar no es muy extenso:

No tomaremos posesión del cargo.

Nuestros candidatos, si resultan elegidos, no adquirirán la condición plena de diputado. Al no ejercer como tales, no tendrán derecho a ningún tipo de remuneración económica en forma de sueldo, dietas o complementos.

Asimismo, el partido Escaños en Blanco ni solicitará ni aceptará subvenciones públicas (en particular las adjudicables por escaños, votos y envío de propaganda electoral).

Fuera de lo que sería el programa electoral en su web dicen cosas como que son una “herramienta útil de presión política, realizando una verdadera oposición activa”.

Volviendo por el debate de Riba-roja, el candidato de EB expuso su “largo programa” en el primer turno de intervención y poco tardó en matizarlo, adornarlo y defenderlo con argumentos irrisorios, por no decir otra cosa. Como la base del partido se fundamenta en deslegitimar las instituciones burguesas aludiendo a que un gran porcentaje del censo no vota y por tanto no obtiene representación, la estrategia fue relatar el número de votos obtenidos por los diferentes partidos en las anteriores elecciones para después preguntarse “¿para qué?” y decir que sobran políticos. Otra baza fue animar a la gente a votar el próximo 26M, que participe en el juego de la democracia porque lo importante es que se sienta representado y si no le representa nadie pues vóteme a mí, que dejaré el asiento vacío y no cobraré sueldo ni subvenciones.

Al principio del debate hay que decir que despertó cierta simpatía y se escucharon unas cuantas risas, pero conforme avanzó el debate la sensación fue de vergüenza ajena en la mayoría del público y de creer que este señor les quería tomar el pelo. A mí particularmente me acabó pareciendo PELIGROSO.

Es totalmente que la Ley Electoral actual provoca desajustes entre los votos recibidos y la representación obtenida. Es cierto que fruto de la desafección política (la cual tiene múltiples causas) la abstención ha crecido notablemente con elevados porcentajes. Es cierto también que una herramienta para deslegitimar las instituciones burguesas es una gran abstención y es cierto que muchísima gente no se siente representados sus intereses por ningún partido. Lo que no es cierto, sino que acaba siendo un engaño, es hacer creer que una escaño vacío puede variar en algo el funcionamiento de un Congreso o un Ayuntamiento.

Hay que organizarse en el trabajo, en los barrios, la democracia se hace fuera de las instituciones.

EB es un partido peligroso porque no propone alternativa ninguna a los problemas que señala y que son reales, no diferencia entre el abstencionista fruto de una reflexión profunda y que por tanto lo hace de forma activa, con el sujeto pasivo que no se interesa por la política. Cae en un reduccionismo atroz interpretando que la democracia consiste en depositar el voto cada cuatro años en una urna. Dicen querer deslegitimar las instituciones pero consiguen lo contrario al fomentar el voto para cualquier formación, incluidas las de extrema derecha y por ende la rebaja de la abstención. Le hacen el juego al Régimen al potenciar la idea de que lo importante es participar, sin cuestionarse nada más allá de una Ley Electoral que acabaría fortaleciendo el sistema actual. Son peligrosos y debo remarcar que peligrosos para la clase trabajadora, porque legitiman las instituciones y el régimen del que brotan, porque no buscan liderar ni contribuir de ninguna manera a la organización, formación y toma de conciencia de todos aquellos que no ven en la política la solución a sus problemas, le hacen el juego al capital intentando domesticar las masas descontentas y creando confusión entre aquellos sin ninguna formación política por si acaso los nuevos partidos no han sido capaces de hacerlo. Son peligrosos porque dejan las puertas abiertas para el auge de la reacción que si acabará siendo capaz de atraer cada vez a un mayor número de abstencionistas si enfrente tiene a esto.

Lo de que son una herramienta de presión política y oposición activa no hay quien se lo crea y puedo poner ejemplos a nivel de mi municipio. Recientemente el equipo de gobierno, formado por PSOE, IU y Compromís privatizó la gestión del agua con un contrato para los próximos diecisiete años, todo esto con un alcalde a la cabeza, Robert Raga, imputado por corrupción y violando el código ético de su partido al presentarse con una causa penal abierta. Por ningún lado se vio a los de EB organizar ningún tipo de protesta ante este hecho que beneficia a una empresa privada en detrimento de unos vecinos que deberán verán pagar de sus bolsillo la subida de los recibos. Para ellos les da igual que votes a quien perjudica a los trabajadores y los pobres, el caso es que votes, que cuentes en una estadística.

En el propio debate, ante medidas económicas y laborales de la mayoría de partidos que solo benefician a las empresas y tienen en cuenta sus necesidades, tampoco alzaron la voz, solo un partido y no el blanco, sino el morado, defendió los intereses de los trabajadores. Son una patraña, algo así como un lumpenproletariado consciente de que está al margen al margen del proletariado, ni le interesa estarlo, desclasado y ningún interés en tomar conciencia, desorganizado y sin voluntad de organizarse para plantear una alternativa que tome el poder. No es de extrañar que el único candidato que mostrara sus simpatías ante semejante engendro político fuera, en este caso candidata, la de VOX, que dijo que le deban ganas de votarle al bueno de Miguel Ángel. Normal, vaciar cabezas de conciencia de clase y motivación para cambiar las cosas es el caldo de cultivo que ansía el fascismo.

Los comunistas debemos combatir con toda firmeza el surgimiento de estas fuerzas políticas populistas que contribuyen, aunque parezca lo contrario, al fortalecimiento del sistema dominante y al debilitamiento en la toma de conciencia de la clase trabajadora para organizar una alternativa que la represente, LUCHE por sus intereses y haga servir las contradicciones de las instituciones en su propio beneficio. Hay que organizarse en el trabajo, en los barrios, la democracia se hace fuera de las instituciones, está en parar un desahucio, en una huelga para defender nuestros derechos, en debatir y convencer a más personas para que se sumen a la lucha por la emancipación de nuestra clase. No queremos escaños en blanco y vacíos que dejen vía libre a la reacción y las marionetas del capital, queremos escaños rojos para la lucha, la lucha de clases.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico.

Nueva Revolución no tiene ánimo de lucro, pero sí tiene gastos. No queremos depender de nadie ni tener publicidad. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos.
Ayúdanos a seguir ofreciendo Nueva Revolución.

3 thoughts on “Escaños en blanco: fortalecer el sistema, debilitar la clase obrera

  • 06/06/2019 at 9:36 am
    Permalink

    Supongo que cada candidatura municipal de escaños en blanco és un mundo distinto.
    en mi pueblo cuándo se presentaron animaban a a votar y solo en el caso de no saber a quién votar pedian el voto para escaños en blanco.
    sí que puede tener influencia en los equilibrios de poder después de elecciones, puede que la mayoría de gobierno pase de 9 a 8 concejales por ejemplo.

    Reply
  • 20/05/2019 at 12:08 pm
    Permalink

    yo no siento verguenza por votar a escaños en blanco, al contrario lo que siento es una gran satisfaccion, por que los demas partidos son todos unos listos y espabilados que solo buscan las poltronas y los privilegios que conlleva el cargo, por eso para mi es una gran idea que si una persona no se siente representada por ninguno pueda elegir dejar el escaño vacio, claro esta que eso no gusta a este sistema partidocratico y por eso escaños en blanco no gusta a ningun partido tradicional por que les fastidia el chollo a todos.

    Reply
  • 18/05/2019 at 11:01 am
    Permalink

    Los de escaños en blanco son unos payasos, que en vez de ayudar a cambiar el sistema quieren que lo cambien otros, pero si ellos dependiera el sistema perfecto sería una dictadura, solo un politico solo un sueldo. Quien vote a escaños en blanco debe sentir verguenza. VERGUENZA es la palabra que representa escaños en blanco, dejar un asiento vavio para que los partidos de derechas mayoritarios puedan betar a los pequeños

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies