Entrevistamos a Sonia Vivas: “Estamos volviendo atrás en derechos de las mujeres por el negacionismo ideológico de la extrema derecha en materias de violencia machista”

Ayudanos a seguir con Nueva Revolución

Por Antonio Mautor

Entrevistamos a la concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI del Ayuntamiento de Palma y autora del libro, Vivas os queremos.

Antes de nada, ¿qué es para ti el feminismo?

Para mi el feminismo es una playa a la que llegamos muchas y muchos también, después de un naufragio personal relacionado con la violencia machista. En mi caso yo llegué al feminismo porque sufrí un acoso de nueve años dentro de la policía por parte de dos compañeros policías por el hecho de ser una mujer y además ser lesbiana. Esa situación me hizo entender que no era culpa mia, que era un sistema de creencias el que me estaba colocando en esa situación y de ese modo dejé de sentirme mal y traté de entender qué era lo que estaba sucediendo. Entendí entonces que estaba siendo vicitma de un sistema, de algo estructural que dicta cómo debemos ser las mujeres y cómo debemos comportarnos si no queremos ser receptáculos de violencia machista. En realidad me dediqué a estudiar lo que me estaban haciendo, desde una perspectiva distinta a la categoría de víctima, que era lo que yo era y he sido. Desde una posición relacionada con la pedagogía y la antropología y así descubrí el machismo estructural, entendí cómo opera y se perpetúa y lógicamente llegué a la playa del feminismo.

Hube de soportar nueve años de malos tratos, avalados por cinco jueces pues gané el juicio contra mis acosadores y ellos entraron en prisión por la gravedad de los hechos, para llegar a esa playa de la que hablo, que es la playa feminista.

Tu libro “Vivas os queremos”, es un manual en toda regla de autodefensa de la mujer tanto por las agresiones que pueda llegar a tener a nivel físico, como  las que puedan venir  desde las  instituciones, ¿cómo se forjó la idea de crear este libro?

La idea nació de la víscera, de la entraña, de la rabia y también de la sororidad. Es un libro que tiene una mirada policías, porque yo he sido policía durante quince años. Pero una mirada feminista al fenómeno de la violencia contra nosotras que abarca también la prevención y la autodefensa ante las instituciones. Instituciones creadas de espaldas a nosotras y que operan contra nosotras. Instituciones que nos hacen daño, como la policía a la que he pertenecido. Doy claves en el libro sobre cómo interponer una denuncia, qué derechos tienenes, qué no debes permitir y otras cuestiones relacionadas con protegernos de las instituciones.

También enseño en un video que se puede descargar en el último capítulo, a defendernos de los agresores con nuestros cuerpos.

¿Ha habido algún tipo de polémica, por mostrar un manual de autodefensa para que las mujeres puedan zafarse de la agresión de un hombre?

Claro, he sufrido ataques indiscriminados en mis redes sociales, intentos de bloqueármelas, intentos de hackear mis correos electrónicos, duplicidades de cuentas con mi nombre y algunos medios de incomunicación me han atacado por decirle a las mujeres que se defiendan. Defenderse es un derecho reconocido en el código penal. La autodefensa es lícita y necesaria, más aún cuando las propias instituciones nos pasan el rodillo patriarcal por encima y nos destrozan. Tenemos derecho a dar respuesta.

La violencia de género es una lacra que sigue muy presente en nuestra sociedad, continúan  matando y agrediendo mujeres a diario. ¿Qué podemos hacer como sociedad al respecto?

No me gusta decir que es una lacra porque bajo mi punto de vista calificarla como tal le está dando un lugar en nuestra sociedad y nos está diciendo que es algo que siempre va a estar y que es así. No es una lacra, es una reacción de los que ostentan el poder a través de nuestros sometimiento, para no ceder lo que nos toca por el hecho de ser personas.

Es un problema social que se basa en la educación y también es un sistema de creencias y por tanto ideología. El machismo es ideológico porque está compuesto de ideas que justifican que el hombre tiene un lugar predominante en la sociedad en todos los aspectos. Afortunadamente muchos hombres están revisando su lugar y deconstruyendo actitudes machistas que nos hieren a todos.

¿Crees que la ley de Violencia de Género es un instrumento eficaz para luchar contra esta situación, o ya se nos ha quedado corta? 

Está obsoleta. Es una ley que en su momento significó un gran avance pero que no se ha implementado en todos estos años y que nos deja fuera a muchas de nosostras. Para quien no lo sepa la ley de violencia de género solo reconoce a las mujeres agredidas o asesinadas por sus novios, ex novios, maridos o ex maridos. Eso significa que casos como Diana Quer o Marta del Castillo o la chica de Pamplona o un sinfín de agresiones diarias más, no se consideran violencia machista y por lo tanto no están en las estadísticas. Entonces sucede que la victima no tiene acceso a la justicia de manera rápida, ni a juzgados específicos, ni a ningún trato adecuado y especializado. Hablamos de que son aproximadamente un veinte por ciento de agresiones las que nos quedarían fuera del alcance de la ley en cuanto a asesinatos. Ya que solo se cuentan como tal los protagonizados por parejas o exparejas y no los feminicidios y esto es muy grave.

Has ejercido muchos años como policía, ¿crees que los Cuerpos de Seguridad del Estado están lo suficientemente preparados para atender correctamente a las víctimas de la violencia de género?

Quince años en unidades de reacción nocturna avalan mi trayectoria así como las formaciones a plantillas policiales que he llevado a cabo en España y Latinoamérica. No, falta muchísimo por hacer, el servicio deja en la mayoría de ocasiones, mucho que desear. No influye solo el factor humano, que hay que decir que existen grandes profesionales dentro de la policía, con afán de ayudar. Pero estructuralmente los cuarteles no son lugares para atender a víctimas de violencia machista, hay policías que son agresores condenados y que recogen denuncias a mujeres maltratadas y el movimiento reaccionario de ultra derecha dentro de las fuerzas y cuerpos de seguridad está destrozando lo poco que habíamos avanzado en este aspecto dentro de las corporaciones policiales.

Estamos volviendo atrás en derechos de las mujeres por el negacionismo ideológico de la extrema derecha en materias de violencia machista.

A nivel educativo, ¿cómo crees que habría que abordar este problema, y qué mecanismos se deberían poner en marcha para una educación igualitaria?

La educación es la clave. Una asignatura de igualdad en los ciclos formativos nos garantizaría que en unos años todos los profesionales tuvieran una formación en género y políticas de igualdad. Pero no interesa. El sistema es macho.

Muchos hombres machistas, pasan directamente de este tema, pero hay otros muchos que quieren liberarse de las cadenas del patriarcado, que también nos han hecho mucho daño. ¿Cuál crees que debe ser el papel del hombre para contribuir a la igualdad plena?

El hombre es clave. Creo que deben elaborar sus propios discursos sobre cómo el patriarcado les hace daño y les dicta quien deben ser, restándoles su capacidad para desarrollarse en plenitud. Creo que reconocer que la violencia la ejercen los hombres desde la lejanía de: yo no soy ese tipo de hombre, es muy necesario. Pues es aburrido ver como cuando se señala a un maltatador muchos corren a decir que ellos no son así…patético y lamentable que en lugar de condenarlo también se pongan modo “no todos somos iguales”. Es una actitud que denota un sentimiento de manada que creo que es una de las piezas clave que hay que desmontar.

¿Cómo es posible que haya sectores de nuestra sociedad que sigan negando la violencia de género?

El negacionismo de la violencia machista es la reacción de una élite económica y masculina, que se opone al avance del feminismo como propuesta de sociedad. Es el artefacto necesario que, viajando al extremo de la negación, arrasa con la idea primigenia del feminismo como propuesta de relación del hombre y la mujer con el mundo. Se niega la violencia machista y en ese acto de propia negación, se ejerce la misma. Cuando negamos algo estamos sepultando las voces de las víctimas, sus relatos. Estamos cuestionando su vivencia maltratante, sus historias de vida y de superviviencia. Negar la violencia machista es apersonarse de las voces de las mujeres maltratadas para, convertirdos en agresores, hablar por la boca de ellos mismos. Los que niegan la violencia machista son agresores en potencia solo con esa negación.

¿En qué momento crees que se encuentra el movimiento feminista?

En un momento lamentable. Creo que la pandemia ha venido a acentuar las diferentes concepciones de entender el feminismo en cuestiones claves que son y han sido siempre debates internos. Esos debates ahora son enormes guerras abiertas entre compañeras donde, desde prácticas patriarcales y violentas, se recrimina el pensamiento de la otra acerca de cuestiones como la prostitución o las personas trans.

Estamos en un momento de pérdida de la fuerza colectiva que nos une y nos hace entender y sentir en todo su explendor la sororidad y creo que si no somos capaces de dejar el modo de funcionar del patriarcado vamos a acabar dinamitando el movimiento. Hablo en plural pero en realidad no me siento identificada con ese proceder porque yo jamás he recriminado a ninguna compañera un pensamiento o una manera de entender el debate acerca de ciertas cuestiones. Aunque a mi si se me ha actacado por mis posicionamientos. Y mira, me pasé quince años obedeciendo en la policia porque creía en lo que hacía hasta que dejé de hacerlo. Una de las cosas que decidí cuando salí del cuerpo fue que iba a decir todo aquello que pensaba y en ese sentido digo y hago, en la medida que el sistema lo permite, lo que me da la gana. Si digo algo es porque lo pienso y creo ciertamente que el movimiento feminista está infectado por un intento de pensamiento único que hace muchísimo daño. 

Me gustaría preguntarte por la  “ley trans” que como sabes está siendo entre los diversos sectores del feminismo. ¿Cuál crees que ha sido el motivo? ¿Crees que se ha consensuado lo suficiente el tema? 

La ley no está redactada. Yo misma no he leído ni siquiera un borrador de la misma y como toda ley probablemente genere debate. El debate es bueno si lo que pretende es ir hacia un horizonte común. El problema es que no hay horizonte común. Hay un sector del feminismo que no entiende la realidad trans y no la respeta, cuando no es una realidad sino un conjunto enorme de realidades que están, les guste o no existen y deben estar protegidas por nuestra jurisprudencia.

Hay una parte del movimiento feminista que considera que las mujeres trans son hombres gays, que las mujeres trans deben ir a cárceles de hombres para que las violen y las maltraten de mil formas y maneras. Que creen que solo son mujeres ellas, en definitiva. Yo como lesbiana no estaría muy feliz de que mujeres que no saben lo que es ser una lesbiana visible se pongan a sentar dogmas y a habar de mi realidad sin conocerla, restándome la voz para narrarla yo. Por ese motivo creo que todas aquellas que en nombre del feminismo niegan las realidades trans, están haciendo daño al movimiento y alineándose con nuestros antagónicos naturales.

La izquierda siempre ha sido homófoba y eso ha ido cambiando a base de muchas luchas. Ahora todos son gayfriendlis cuando nos dejaron dentro de la cárcel por ser homosexuales con la ley de amnistía por ejemplo. Ahora les toca a las personas trans librar su batalla y convencer a la izquierda y al movimiento feminista de que su realidad hay que respetarla y es tan lícita como la de cualquiera. No será fácil pero nos tienen a muchas de su lado.

A mi se me ha acusado de terf y de quer…en este país que tiendas puentes y debatas con todas para sacar tus propias conclusiones no se entiende demasiado. Todos, hasta los más antisistema, necesitan categorizarte para entenderte, es un mal endémico de un país retrogrado y cateto que tiene que caminar mucho aun para avanzar.

¿Piensas que el feminismo de nuestro país está fracturado por lo de la ley?

Creo que el feminismo está fracturado por un pensamiento que hasta hace relativamente poco era el único que era el feminismo político del PSOE y de todas las que bajo ese paraguas eran feministas reconocidas en el ámbito académico. No creo que sea la ley, la ley es la espoleta para que sigamos hablando del feminismo de la élite que son las mujeres blancas, heterosexuales, de clase media acomodada. Una forma de acallar las voces de todas las demás. Más de lo mismo y lo de siempre. Creo que el feminismo está atravesado por el machismo en las formas de demasiadas compañeras y que cuando se trata de salir del mundo heterosexual todo son frenos y problemas. Las lesbianas hasta la segunda ola del feminismo no fuimos reconocidas como mujeres plenas…las trans tienen aquí su ola ahora para abrir ese espacio que han de abrir, con el apoyo de muchas, ellas.

Un deseo…

Deseo que el hombre despierte su conciencia y entienda que el uso de la fuerza es una posibilida de cooperación y no de hacer la guerra.

Para los seguidores de Nueva Revolución, ¿por qué crees que deberían leer tu libro?

Porque está escrito con amor pese a hablar de violencia y porque no existen miradas policiales al fenómeno de la violencia machista. Además es ideal para iniciarse en el feminismo y también para adolescentes.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayudanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.