Entrevistamos a Albert Santin: “En Bielorrusia hay un intento de Golpe de Estado promovido por la UE, la OTAN y Estados Unidos”

Por Anibal Garzón

Unos días antes de las elecciones Presidenciales en Bielorrusia hablamos por teléfono con Albert Santin, tras el previo contacto en redes, para conocer su papel de solidaridad y amistad con Bielorrusia, un país muy desconocido en Occidente del que poco se habla en los medios. Nadie nos iba a decir que la llamada se iba a repetir poco después de las elecciones para hacerle una entrevista en profundidad sobre la situación política del país, una situación que ha hecho del país desconocido ser portada en la mayoría de medios de comunicación internacionales. 

Antes de entraren el tema, Albert. Eres Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de los Comités Catalanes. Un partido fundado hace poco, en 2019. Hay muchos partidos que se llaman comunistas, ¿Por qué la idea de fundar uno nuevo? ¿En qué se diferencia de los demás?

Creamos un nuevo partido comunista porque los llamados partidos comunistas actuales no trabajan para el pueblo y en esencia en Cataluña lo que ha existido hasta ahora han sido sucursales de los diferentes partidos comunistas de España. Queremos recuperar la esencia de la fundación del PSUC en 1936 en Cataluña, un partido fuerte e independiente dentro del movimiento comunista internacional siendo un partido reconocido en un territorio sin Estado. Esta decisión se tomó en la III Internacional, con apoyo del camarada Stalin, permitiendo existir un partido comunista independiente sin un Estado propio en Cataluña y valorando las características e identidad propia del pueblo de Cataluña. Es un precedente en la historia que queremos recuperar con el Partido Comunista de los Comités Catalanes.

Vamos ahora a la base de la entrevista, el tema coyuntural del momento, Bielorrusia. Aunque antes de todo, tú eres presidente de la Asociación de Apoyo a la República de Bielorrusia. ¿En qué consiste esta asociación?, ¿qué objetivos tiene?

Somos una asociación que promueve diferentes actividades, desde históricas, culturales, y hasta políticas. La idea es mostrar la otra cara de Bielorrusia que los medos de comunicación no muestran. Este es el fin y el objetivo. Y ahora nos encontramos que en esta batalla mediática nunca antes vista contra Bielorrusia la Asociación se ha vuelto más necesaria que nunca para contrarrestar la información que nos llega desde todos los medios de Occidente, todos sin excepción.

¿Qué está pasando estos días en Bielorrusia? Lukashenko ganó las elecciones presidenciales con el 80% de los votos, la cifra de victoria que ha ido manteniendo desde su primera elección en 1994. Pero se han generado unas movilizaciones de la oposición que no acepta su derrota. ¿Por qué en este momento? ¿Qué es lo que ha generado este conflicto?

Claramente lo que está sucediendo en Bielorrusia es un intento de Golpe de Estado promovido por la Unión Europea, la OTAN y Estados Unidos. La contradicción se ha estado gestando porque Bielorrusia es un Estado con políticas sociales muy establecidas pero esto no quita que la lucha de clases siga existiendo en Bielorrusia. Ciertos sectores de la burguesía de Bielorrusia nunca le perdonaron a Lukashenko revertir el proceso capitalista en la República de Bielorrusia. Entonces estamos viendo que esta burguesía aprovecha este momento, con ese apoyo de Occidente, usando una nueva generación nueva que no ha vivido el proceso de fundación de la República de Bielorrusia. Muchos que protestan son jóvenes, de una generación nueva, en la cual se han encontrado todo hecho. No se han encontrado con un paro juvenil alto como en España, problemas de drogadicción, tienen una vida muy resuelta y estable cubierta por políticas públicas. Pero aún así la oposición ha hecho un trabajo con las nuevas generaciones para que no valoren estos logros y aprecien el “sueño occidental” del Euro. Esto ha llevado incluso a estrategias de financiar la oposición a movimientos juveniles para protestar contra el gobierno. Uno de los motivos para generar este movimiento contra el gobierno es que Lukashenko se negó tajantemente a entrar en la UE, igual que se negó a declarar la cuarentena por el coronavirus cuando el FMI y el BCE le estaban obligando a hacerlo para así parar la economía nacional y endeudar a Bielorrusia con sus créditos. En definitiva, estas medidas de Lukashenko iban contra los intereses de Occidente. Y Occidente sabe que si controla Bielorrusia acaba cercando a Rusia en un crecimiento de tensión en la geopolítica mundial.

Están intentando crear un Euromaidan en Bielorrusia pero chocan con la realidad del país porque esto no es Ucrania

Quien está llevando a cabo las movilizaciones. Se habla de la líder de oposición, hoy en Lituania, Svetlana Tijanóvskaya, pero hay otros actores nacionales que desconocemos en Occidente. ¿Empresarios,  medios de comunicación…? ¿Y cuál es el plan de derrocar a Lukashenko? ¿Qué finalidad hay?

Todo este trabajo de intentar desintegrar el Estado de Bielorrusia y desmoralizar a la población no se ha financiado desde ahora sino ha sido prolongado en la historia reciente de Bielorrusia. Detrás de todo esto del intento de Golpe de Estado y de caos en Bielorrusia está el magnate y especulador George Soros. Desde el primer momento financió a la oposición desde la llegada al poder de Lukashenko en 1994. Lukashenko pasó los medios que se habían privatizado a medios estatales y Soros invirtió para ofrecer medios de comunicación en manos de la oposición, desde un imprenta completa. Tiradas de un millón de ejemplares de un mismo rotativo. Desde ese momento se trabajó crear este tejido de la oposición y el gobierno de Lukashenko, tan “dictatorial” que dicen que es, permite que existan estos medios privados como TUT, BELSAT, o ahora uno llamado NEXTA. Por otro lado, uno de los problemas que ha tenido Bielorrusia es que dentro de las mismas universidades estatales, sobre todo aquellos que han estudiado para diplomáticos, se han creado grupos de oposición al gobierno. Uno de los que quería ser candidato a la Presidencia fue el exembajador de Bielorrusia en Estados Unidos, Valery Tsepkalo. Otro que se ha posicionado contra Lukashenko ha sido el anterior Ministro de Cultura y el recién exembajador en Francia, Pavel Latushko. Hay muchos actores implicados para derribar a Lukashenko, el botín es muy grande. Muchos se desenmascaran y son apartados del poder. Aún así, la realidad es que el gobierno y el pueblo de Bielorrusia son fuertes, los manifestantes son una minoría. 100.000 personas en Minsk son nada cuando hay 10 millones de ciudadanos, y más de 6 millones votan. La manifestación no representa ni un 5%.

Josep Borrell y la UE en se han posicionado contra el gobierno de Lukashensko, diciendo que no aceptan el resultado de las elecciones. Hicieron una reunión extraordinaria los Ministros de Exteriores y aprobaron financiar a movimientos de oposición. La OTAN ha desplegado militares en Polonia, frontera con Bielorrusia. Y Rusia ha dicho que apoya al gobierno de Lukashenko. Parece que Bielorrusia se ha convertido en una disputa de esta nueva Guerra Fría. ¿Por qué ha sucedido esto en un momento que mejoraban las relaciones de Bielorrusia con Occidente (se abrieron visados a la UE) y estaban más afectadas con Rusia (en temas como el gas)? ¿Puede suceder en Bielorrusia lo de Ucrania y el Euromaidan?

Están intentando crear un Euromaidan en Bielorrusia pero chocan con la realidad del país porque esto no es Ucrania, un país con inflación, corrupción a altos niveles como la de la policía y un ejército cansado. En estas condiciones se pudo gestar un Maidan y triunfar el Golpe de Estado de 2014 porque la oposición tenía financiación de Estados Unidos y los que estaban en el poder no se veían con resistencia a la injerencia, ni siquiera la policía hacía frente. Se pueden ver las imágenes del Maidan donde las fuerzas de seguridad de Ucrania no están motivadas ni para defenderse de los ataques de los manifestantes. Esto deja ver que las órdenes de arriba era crear esa desmotivación en las fuerzas del Estado para derribar al gobierno ucraniano en aquel momento dirigido por Viktor Yanukovich. En Bielorrusia, el ejército, la milicia, la KGB, la policía, y en definitiva todos los organismos del Estado, defienden al gobierno legítimo de Lukashenko. Se da el caso que los más partidarios del gobierno son los que se alistan a los cuerpos de Seguridad del Estado y es un claro síntoma que no va a tener una resolución como en Ucrania. Sobre la UE, tiene una política de doble rasero. El mismo Borrell ha dicho que no aceptan como Presidente electo a Lukashenko pero que tienen que tener relaciones con él, es decir, el mismo juego que hacen con Maduro. Esto quiere decir que apuestan por derribar al Presidente pero saben que no podrán hacerlo. El proyecto de la UE en definitiva es destruir Bielorrusia para cercar más a Rusia y además es muy jugoso a nivel empresarial

¿Qué crees que va a suceder en este conflicto? Un debilitamiento paulatino de la oposición a pesar del apoyo y financiación de Occidente, como ha sucedido en Venezuela, ya que lo comentas, o una intervención interna y externa que derroten el gobierno de Lukashenko, como ha sucedido en Bolivia.   

Sinceramente veo que la situación de la oposición en Bielorrusia repite el mismo guión que hace la oposición en Venezuela. El 23 de agosto de 2020 la fuerza de la oposición tuvo la orden de ir al Palacio Presidencial y tomarlo, cuando estaban yendo al Palacio y vieron que venía el helicóptero de Lukashenko y se bajó en Palacio, la oposición en bloque, 100.000 personas, se marcharon. Lo que sucedió es que medios de la oposición vendieron que Lukashenko se había ido del país y que era su victoria, que ya tenían el control. Esta es la desinformación que existe. Saben que esta situación no la pueden mantener mucho más tiempo al mismo nivel, es decir, pagar a la oposición y no tener resultados en el Golpe es un gasto. Aún así, les puede proporcionar el beneficio de generar algo de tejido de oposición y buscar otros momentos de mayor oportunidad en el futuro. Saben que el ejército es leal a Lukashenko. Pero juegan dos hipótesis. Que la oposición se calme y se vuelve a la normalidad dada la lealtad de las instituciones del Estado con Lukashenko, o que busque acelerar más el conflicto que pueda provocar una guerra. Es bastante improbable la guerra pero siempre puede existir. Hay sectores que desean destruir el modelo de Bielorrusia, que quieren verla en cenizas. La primera hipótesis es la más viable y Lukashenko resolverá esta situación preocupante en los próximos días o semanas.

Conozcamos un poco mejor el país. Se ha dicho que Bielorrusia fue el único país que tras la caída del Muro de Berlín mantuvo estructuras del bloque soviético en simbologías, hegemonías políticas, estructuras económicas, apostando por un papel destacado del Estado en producción y servicios. A todo esto, cómo se organizan las fábricas (cooperativas, planificaciones por el Estado, papel de privados,..) y el movimiento obrero y sindicatos. ¿Qué papel está jugando el movimiento obrero en el actual conflicto, es una fuerza de Lukashenko, está decantándose por la oposición, o juega un papel autónomo de cambios dentro del sistema actual? 

La Constitución de Bielorrusia dice que su prioridad no es un Estado de Mercado, sino un Estado Social, no hablan directamente de socialismo pero si de lo social por encima del mercado. Entonces desde que Lukashenko gana en 1994 y después del referéndum constitucional se cambian el escudo y la bandera nacional por las actuales. En la Constitución se da prioridad a lo colectivo porque si se quiere ser un país independiente y soberano es necesario tener un poder económico propio real detrás. Está más que probado que el poder privado no te garantiza ningún poder económico como Estado, ni como país, y no te garantiza ninguna independencia real. Te explico cómo se organiza el Estado. Hay una economía estatal donde existan aún los agrocombinados o cooperativas agrícolas (Koljoses), existen las fábricas del Estado las cuales hay un presupuesto y una aplicación anual y por quinquenio como existía en la URSS. La Constitución es clave en derechos sociales también como en la URSS. Existe el sindicato más grande con estructuras del sindicalismo de la URSS. Y existe un cargo que es Presidente del control de las fábricas del Estado. Un cargo que se dedica a trabajar por el buen funcionamiento de las industrias del Estado. Los obreros están la mayoría a favor del gobierno actual porque saben que si cae Lukashenko ellos van a perder muchos derechos, como antes de 1994. Ha habido fábricas que han hecho huelgas,  algunos trabajadores, pero han sido minorita. No sale ese dato en las noticias, salen varios huelguistas como si fuera algo nacional. Y no es así. Las fábricas siguen trabajando con total normalidad. 

La tasa de desempleo en Bielorrusia es muy baja, no llega al 1%, a diferencia de tasas altas en países como en España. ¿A qué se debe este buen dato? Cuáles son los principales sectores de producción en Bielorrusia que hacen que haya un paro tan bajo. 

El Estado ha invertido muchos recursos y tiempo en la creación de trabajo. Es fruto que bajo la dirección del Estado se crean empresas que dan trabajo y no son deficitarias, son punteras en el mundo. Tenemos la empresa BelAZ que fabrica volquetes de minería. Tenemos MAZ que produce camiones, autobuses. Tenemos Minsk Tractor Works (MTZ) que produce tractores, más de 150 modelos diferentes de tractores. En esta empresa trabajan más de 17000 trabajadores, en MAZ más de 10.000 trabajadores. Y en cada pueblo hay Koljoses, agrocombinados. Por ejemplo, hay un pueblo que se llama Snov y el agrocombinado tiene el mismo nombre. En este pueblo de apenas 3000 habitantes el agrocombinado da empleo a 2000 personas. Los beneficios que salen de este agrocombinado hace crear infraestructuras sociales, como viviendas para los trabajadores. Los beneficios no son para empresarios, vuelven para el pueblo. Esta es la gran diferencia entre capitalismo y socialismo o Estado Social, y por eso Bielorrusia es el único país de Europa que tiene menos del 1% de desocupación.

Uno de los motivos para generar este movimiento contra el gobierno es que Lukashenko se negó tajantemente a entrar en la UE

Hablemos de los medios. Cómo ves el seguimiento de los medios de comunicación españoles el caso de Bielorrusia. Tú que conoces bien el país, ¿crees que es una información neutral y objetiva?

Con Bielorrusia los medios nunca han sido objetivos, sino siempre han sido subjetivos. Se le ha tachado en los medios occidentales como la “última dictadura de Europa”. Se habla de Bielorrusia como el “demonio rojo”, el “último bárbaro”. Hay un claro interés de desinformar, y no contar la verdad y desinformar es para crear una opinión pública, según ciertos intereses políticos. Decir los medios que Bielorrusia es una dictadura ya hace crear una opinión pública que desacredita al país y que no le pone ni interés en los logros sociales, la economía del Estado. Siempre han estado preparando este terreno contra Lukashenko, esto no se prepara en un día, esto lleva años contra un modelo social en Europa desde el primer día que Lukashenko se hace Presidente. Como en la URSS saben que un derrumbe a veces no es a corto plazo. También a veces incluso estar muchos años un presidente en el poder puede generar un desgaste y facilitar las cosas. Entonces sabían que los primeros años contra Lukashenso era imposible desprestigiarlo pero han ido trabajando durante estos años para ir desgastándolo. La información es poder y ellos trabajan mucho este campo, desde la dirección que manda Estados Unidos y la Unión Europea, o los grupos empresariales. Los medios es el IV poder, y saben que si controlas la información pues hacer lo que decía Goebbels, “si repites muchas veces una mentira se puede convertir en verdad”. Qué ha pasado en Bielorrusia, que este factor mediático ha creado en algunas mentes de jóvenes que Bielorrusia es una dictadura, cuando hay más libertad que en cualquier otra país de la UE.

Por último, aunque podríamos seguir horas y horas preguntándote, ¿cómo analizas la posición del gobierno español sobre Bielorrusia? Sánchez dijo que “las elecciones no fueron libres ni justas” y apoyo las medidas de la UE contra Lukashenko. Y Podemos hizo un comunicado muy duro titulado “condena a la represión de las protestas masivas en Bielorrusia”. 

El gobierno de España no tiene ninguna legitimidad para hacer tales afirmaciones porque para hablar si en las elecciones en Bielorrusia han sido justas y democráticas tendríamos que mirar primero nuestra casa. En España hay presos políticos, no solo independentistas, y algunos de estos presos no han podido ni ser diputados. Qué derecho tiene España a ir en contra de Bielorrusia cuando no se preocupan de sus problemas, que son graves.  España está bajo la bota de la OTAN y la UE y España es un títere sin soberanía, ni independencia, que va a acatar lo que le digan que tiene que decir. Aquí no gobierna Sánchez, ni el IBEX35, aquí gobierna el Pentágono.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.