Entrevistamos a Afectados por Renfe: «En pocas fechas, habrá pasado un año desde la implantación de los diferentes ERTES y sus prórrogas, prácticamente un año sin trabajar y sin percibir ningún atisbo de cambio

Ayudanos a seguir con Nueva Revolución

Por Daniel Seixo

¿En qué situación se encuentran ahora mismo los trabajadores?

En la actualidad el 80% está afectado por un ERTE, iniciado el 18/03/2020, que afecta de forma desigual a la plantilla, pues existen departamentos enteros afectados que carecen de cargas de trabajo, y otros que mantienen cierta actividad de acuerdo al contrato actual de FERROVIAL con RENFE.

En pocas fechas, habrá pasado un año desde la implantación de los diferentes ERTES y sus prórrogas, prácticamente un año sin trabajar y sin percibir ningún atisbo de cambio. Pues si bien RENFE hace una previsión de vuelta a la normalidad para el mes de junio, también es verdad, que la nueva licitación viene acompañada de una rebaja monetaria que, desde nuestro punto de vista, es insuficiente para garantizar la ocupación real de los casi 2.000 puestos de trabajo y a día de hoy ha quedado patente.

El día 16 de febrero era la fecha tope de presentación de las ofertas para la licitación planteada por RENFE, si bien dos empresas habían solicitado los pliegos, finalmente ha quedado desierta, así pues nos encontramos ante un nuevo panorama de todavía más incertidumbre.

A la espera ahora de ver que solución da a esto el Ministerio de Fomento y Renfe.

¿Cómo les han afectado las medidas Covid? ¿Se han aportado soluciones efectivas?

Las medidas Covid han afectado de forma importante a nuestra actividad, siendo el servicio de restauración, prestación a la plaza, bar móvil y acompañamiento de menores los que mayor afectación han tenido, pues han sido eliminados desde el inicio de la pandemia. No teniendo visos aún de que se vuelvan a implantar dada la situación actual de confinamientos, restricciones a la movilidad y otras medidas impuestas por el Ministerio de Sanidad.

Por parte de las secciones sindicales hemos hecho propuestas que permitan el desarrollo de las actividades de restauración con seguridad, tal como se hace en cualquier cafetería/ restaurante, en la propia estación o fuera (venta de productos envasados sin manipulación, desinfección de los productos, preparado para llevar al asiento, controles de los aforos y medidas sanitarias en el recinto de cafetería…). Sin embargo, ninguna de ellas ha sido aceptada por RENFE ni el Ministerio.

¿Cómo ha sido la comunicación con el gobierno? ¿Han sentido atendidas sus reivindicaciones laborales?

La comunicación ha sido escasa, siendo el silencio administrativo la tónica dominante en todos los escritos enviados desde las secciones sindicales ( que hemos aunado fuerzas) para intentar buscar soluciones consensuadas que minimizaran la afectación de los ERTES.

Se han producido contactos con el grupo Unidas Podemos a través de videoconferencia y reuniones con otros partidos políticos del arco parlamentario que nos han mostrado su apoyo. Estos han realizado preguntas en la Comisión de Transportes sobre nuestra situación y solicitado la restitución de los servicios a bordo que prestaban las tripulaciones en los trenes. También nos reunimos, hasta en dos ocasiones con el portavoz del PSOE en la Comisión de Transportes del Congreso, y en las que expusimos nuestras problemáticas. Sin embargo, ni soluciones ni compromisos que nos hagan pensar en un desenlace que no perjudique a las trabajadoras.

¿Temen que los ERTE se puedan convertir en futuros despidos?

Ciertamente lo tenemos, dada la normativa laboral tras las diferentes reformas laborales que se suman al escenario actual y su evolución en los próximos meses, que para nada nos ofrecen un panorama alentador para la recuperación de los servicios a bordo y la extinción de la Pandemia y sus efectos.

Según los estudios de RENFE, la vuelta a la normalidad vivida en el año 2019 no se volverá a restablecer hasta el 2022, en el que se recuperarán todos los servicios y los índices de movilidad.

Por todo lo anterior, mucho nos tememos, que las próximas licitaciones y hasta la vuelta de la normalidad, traerán importantes recortes presupuestarios que afectarán de plano al número de trabajadoras necesarias para sacar adelante los servicios que se contraten. Siendo muy importante el recorte de personal.

¿Cómo afecta la llegada de la francesa OUIGO a los trabajadores de Renfe?

Afectará, como a todos los servicios que hasta hace unos años eran prestados por empresas públicas, de manera negativa. Ahí tenemos a las eléctricas, las de comunicación, la gestión del medio ambiente y sus recursos…, que hemos visto como con el mantra de la competencia y sus teóricas mejoras, se han hecho las tenedoras una gran cantidad de la masa dineraria, a través de los PGE, amparado por pésimos gestores políticos. Incluso a veces, muchos de estos, inmersos en casos de corrupción que suelen conllevar penas mínimas.

Año tras años, con falsas metas y objetivos enmascarados, el denominado como “espacio único europeo” no es otra cosa que poner en manos del sector privado a través de una competencia bautizada como necesaria, solamente trae rebajas de condiciones laborales, sociales y salariales.

Es cierto, pero algo que será temporal, que los precios del transporte de viajeros bajarán de forma global, pero paralelamente, decaerá la calidad del servicio, la puntualidad, la asistencia al viajero, la seguridad y todos esos parámetros que diferencian a un viaje cómodo de otro que lo será menos. Desde nuestro punto de vista, la privatización de los servicios públicos es un error que beneficiará al capital y perjudicará al resto. Nada nuevo en el horizonte.

¿Se esconde bajo el mito de la libre competencia el pistoletazo de Salida para la privatización del ferrocarril público?

Nosotros creemos que si, ya se ha demostrado con semejantes escenarios en otros países donde esto se ha producido y ha sido el Estado quien ha tenido que rescatar los servicios con inversiones de dinero público. Miles de millones gastados “gracias” a la gestión privada que solo conoce un fin: ganar dinero.

Además, también servirá para detrimento de otros servicios ferroviarios que no son AVE o Larga Distancia, nos referimos, a los trenes de Media Distancia sufragados parcialmente con dinero público del gobierno, las Comunidades y los usuarios. Servicios en los que la rentabilidad social no cuenta para sus resultados finales, tendiendo a su desaparición total, en aquellos territorios en los que el índice de población es pequeño, incapaz de mantener un nivel de ocupación por encima del 15% que es la razón por la que miles de trenes desaparecieron y miles de kilómetros de vía se cerraron, como si esos ciudadanos no pagaran impuestos para que se les incluya en el derecho de movilidad.

¿Qué garantías resultarían necesarias para considerar garantizados sus Derechos laborales?

Garantía de empleabilidad para los 1.900 trabajadores que componen la actual plantilla y de las condiciones sociolaborales y económicas de los mismos. Si fuera posible, en sus actuales ocupaciones, y si no pudiera ser por cuestiones organizativas de las empresas, una adaptación a las nuevas labores que demanden las empresas operadoras del ferrocarril.

Necesitamos un compromiso serio de la Administración y las empresas primarias del Sector Ferroviario (ADIF-RENFE) y secundarias, que son todas aquellas que licitan servicios que estas primeras no prestan de manera directa.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayudanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.