Entrevista a Hidat Hagos: «Las fuerzas de Etiopia, Eritrea y Amhara usaron la violación sexual en una manera sistemática y en un nivel de crueldad nunca visto y con perfiles de genocidio»

no solamente usaron bombardeos indiscriminados, masacres y la violación sexual con el fin de genocidio, usaron la hambruna como arma de guerra poniendo a fuego las cosechas, destruyendo y saqueando todos los recursos que la gente necesitaba para sobre vivir

Por Angelo Nero

Hidat Hagos es una tigrayana que nació y creció en Zalambessa, una pequeña ciudad de Tigray fronteriza con Eritrea. Terminó la escuela secundaria en Adigrat y fue desplazada debido a la guerra de Etiopía y Eritrea de tres años que comenzó en el año 1998. Estudio la licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad de Bahir Dar (la capital del kilil de Amhara) donde también trabajo come profesora. Después viajo a España para realizar estudios de posgrados en Hostelería y Turismo en  la Universidad Rovira I Virgili, en Tarragona.

Hidat actualmente trabaja en el sector de la hostelería como gerente de banquetes. En su tiempo libre está trabajando para ser una voz  defensora del pueblo de Tigray que ha sido silenciado por el gobierno de Etiopía y que también está pasando por un genocidio patrocinado por el Estado. Reside en el área de San Francisco, California, Estados Unidos.

En noviembre del pasado 2020 el ejército etíope lanzaba una ofensiva sin precedentes contra el territorio de Tigray, bajo acusaciones no confirmadas del ataque TPLF a una base militar, y con la excusa de haber realizado elecciones unos meses antes, en septiembre, pese a la prohibición de Addís Abeba. Pero las raíces del conflicto parecen hundirse más allá, quizás con la llegada al poder de Abiy Ahmed y con sus intentos de centralizar el país, rompiendo el equilibrio que, hasta el momento, existía con la fórmula del federalismo democrático, que había puesto en práctica los gobiernos de Meles Zenawi y el EPRDF. ¿Cuáles son, para ti, las raíces de este conflicto que ha sorprendido a los observadores extranjeros que habían aplaudido, hasta entonces, al primer ministro etíope, sobre todo después de que este recibiera el premio Nobel de la paz?

Como lo has dicho bien, el comienzo de la guerra genocida de Tigray se hunde más allá del famoso “ataque de TPLF a una base militar”. Los planes de la guerra genocida empezaron años antes del 4 de noviembre del año pasado. Pero el 4 de noviembre (el día en que el mundo tenía su atención en la elección de EEUU) es cuando Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía, declaró oficialmente la guerra.  Sin embargo, la guerra contra el pueblo de Tigray, su identidad y cultura se inició hace años, cuando el dictador Abiy, el dictador Isaías y las élites expansionistas de Amhara decidieron que querían acabar con el pueblo de Tigray. Porque sabían que la presencia de fuertes minorías étnicas como Tigray no les deja espacio para su estrecha ideología política en Etiopia. El pueblo de Tigray y sus líderes que han luchado y abogan por traer el federalismo multinacional que da a cada nación y nacionalidades de Etiopía la igualdad de derechos, así como el poder de autoadministrarse a sí mismos. O sea lo contrario de lo que quiere Abiy Ahmed.

Desde que Abiy llego al poder, hay unos antecedentes a esta guerra genocida como debilitar la economía de Tigray sistemáticamente. Por Ejemplo, rebeldes amharas bloquearon una carretera principal que conectaba Tigray a Addis y el gobierno federal no hizo nada para arreglarlo y se quedó bloqueada por tres años, el gobierno federal recortó completamente el presupuesto a Tigray, no apoyando sus deberes federales cuando la plaga de langostas habían golpeado a Tigray mientras ayudaban a las regiones vecinas, cortó todas las oportunidades de inversión a Tigray incluso negando el vuelo a Mekelle a los extranjeros que tenían negocios en Tigray.

Al mismo, hubo una sistemática persecución y deshumanización de los tigrayanos que trabajaban en diferentes puestos del gobierno, como, por ejemplo, el asesinato de Seare Mekonnen (jefe del Mando Ejército Norteño y del departamento conjunto de educación y formación de las Fuerzas Armadas.). Hubo una inculpación de todos los crímenes que les ocurrían en varios partes del país a los tigrayanos, a los que empezaron a llamar Junta. También hubo una deshumanización sistemática de los tigres y de su identidad en los medios de comunicación estatales.

Por otro lado, el famoso «acuerdo de paz entre Etiopía y Eritrea» que llevó a Abiy a ser premiado con el Premio Nobel de la Paz formaba parte de estos antecedentes. Cuando tanto Abiy como Isaías dijeron que habían hecho un acuerdo de paz, en realidad estaban tramando una guerra genocida. La razón se vio porque las fronteras se abrieron para el espectáculo durante unos días y se volvieron a cerrar mientras ambos líderes siguen visitando el uno al otro con frecuencia. Ninguna declaración de este acuerdo de “paz” se hizo pública, y nadie sabe lo que realmente firmaron ambos líderes.

Asistimos a una guerra relámpago en la que las tropas etíopes, ayudadas por milicias amharas y por el ejército eritreo, después de bombardeos indiscriminados, y de cerrar las comunicaciones y el espacio aéreo de Tigray, no tardo en conquistar la capital, Mekele, en lo que parecía más una guerra de ocupación, que la resolución de un conflicto interno. ¿A qué se debió la inusitada dureza de los bombardeos y de la ocupación terrestre, que afectó sobre todo a la población civil, se habló de saqueos y de graves crímenes de guerra?

El objetivo de esta guerra era eliminar a los Tigrayanos de una vez por todas, aunque lo llamaron “operación policial”. Usaron todas formas de armas para llevar a cabo el genocidio. Cuando Abiy declaro la guerra, las fuerzas de Eritrea entraron por un lado, las fuerzas de amhara por otro lado, tropas de Somalia se usaron como carne de cañón, usaron drones de Emiratos Árabes Unidos. O sea unos 4 países se participaron contra una región minoría de Tigray. Esto enseña cómo estaban determinados para acabar con Tigray. Aunque el gobierno etíope insistió en denominar a la guerra como “operación policial” la realidad enseña que es un genocidio hecho con el fin de acabar con los Tigrayanos. O sea, para asegurar que la gente se muere por cualquier manera. Incluso las autoridades etíopes usaron frases como “vamos a eliminar a los tigrayanos durante 100 años”. Estas son mismas palabra que las autoridades Etíopes utilizaron con el Ministro extranjero de Finlandia, Pekka Haavisto, que fue enviado representando la Unión Europea.  No solamente esto sino si hablamos de las atrocidades, todas están hechas con el fin de exterminar a los Tigrayanos hasta generaciones futuras: atacaron los vientres de las mujeres para que no tengan niños, no solamente usaron bombardeos indiscriminados, masacres y la violación sexual con el fin de genocidio, usaron la hambruna como arma de guerra poniendo a fuego las cosechas, destruyendo y saqueando todos los recursos que la gente necesitaba para sobre vivir, usaron las burocracias para bloquear el corredor de servicio humanitario, destruyeron puentes para evitar que ninguna ayuda llegue a Tigray. Todo esto está hecho en una manera sistemática por todas las fuerzas en esta guerra. Igual atacaron los patrimonios culturales e históricos con fin de completar el genocidio. Todo esto va para enseñar claramente esto es un genocidio no una «operación policial» o un asunto interno.

Una de las prácticas, denunciadas por numerosos organismos internacionales, como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, o incluso la ONU, has sido la utilización de los cuerpos de las tigriñas como arma de guerra, con cientos de denuncias de violaciones de niñas y mujeres de esta etnia. ¿No debería involucrarse la comunidad internacional en perseguir esta horrible práctica que parece haber sido planificada por las tropas de ocupación etíopes y eritreas?

Después de haber visto enormes cantidades de reportes detallando como las fuerzas de Etiopia, Eritrea y Amhara usaron la violación sexual en una manera sistemática y en un nivel de crueldad nunca visto y con unos perfiles de genocidio, era de esperar que la comunidad internacional como la ONU interviniera, pero esto no fue el caso en Tigray.

Muchas mujeres dijeron que fueron mantenidas cautivas y violadas repetidamente por semanas por tropas de Eritrea. Las milicias regionales de Amhara han utilizado violaciones y otros abusos sexuales, mutilación sexual, esclavitud sexual, embarazo forzado, esterilización forzada, tortura sexual y prevención de la lactancia materna a sus bebés por parte de  los violadores. Tropas de Etiopia y Eritrea llevaron a cabo repetidas violaciones en grupo durante días y semanas, y emplearon la tortura y el daño reproductivo para esterilizar a las víctimas durante la violación. La violación en Tigray es constitutiva de actos de genocidio, potencialmente realizados con la intención de destruir la gente de Tigray. Desafortunadamente, aunque la comunidad internacional tiene la responsabilidad de prevenir y responder a esta violencia, y de exigir rendición de cuentas por lo que ya ha ocurrido, poco se ha hecho. Pero razón desconocidas la China, Rusia y India continuaron bloqueado que el consejo de seguridad de la ONU no interviniera en Etiopía reclamando que es un “asunto interno” aunque la realidad ensena lo contrario. A pesar de que la OTAN adoptó una postura firme sobre el uso de la violación como arma de guerra, Turquía, un estado miembro de la OTAN está proporcionando drones militares a Etiopía, un país acusado de usar la violación como arma de guerra. Así que la reacción de la comunidad internacional ante la violación sexual en Tigray ha sido muy desalentadora.

La ofensiva del ejército etíope ha causado una crisis humanitaria sin precedentes, con cientos de miles de desplazados internos, y de refugiados en la vecina Sudán, agravada por el bloqueo que han sufrido las organizaciones no gubernamentales que no han podido actuar en Tigray. Incluso han asesinado a tres cooperantes de Médicos sin Fronteras, una de ellos la española María Hernández. ¿Cuál es la situación actual de los refugiados en Sudán y la de aquellos que se han desplazado a otras zonas de Etiopía, huyendo de los bombardeos y de los combates?

Debido a la guerra genocida en Tigray, cerca de 2,2 millones de personas han sido desplazadas dentro de Tigray desde noviembre, con cerca de la mitad huyendo tras el incendio de sus hogares. Más de 70.000 (de los cuales el 28% son niños y el 4% ancianos) refugiados se encuentran en Sudán. Esa cifra en Sudán podría haber sido mucho mayor, pero desde diciembre de 2020 las fuerzas de Amhara han bloqueado completamente el camino hacia Sudán y han matado a los tigrayanos que han intentado huir a Sudán. Los desplazados internos de Tigray viven ahora en edificios abandonados, escuelas sin las necesidades básicas y sin seguridad. Están muriendo por falta de servicios esenciales, no tienen acceso a alimentos, combustible, agua, medicinas, etc. Se mueren de hambre por falta de alimentos. Casi la mitad de los refugiados desplazados internos son niños. Ya que las escuelas se han convertido en campos de refugiado y a los niños se les ha negado su derecho a ir a la escuela. El apagón de Internet, el escándalo de la electricidad y el acceso muy limitado a los servicios financieros hacen que sus vidas sean aún más difíciles. También están muriendo debido a la falta de centros de salud, ya que han sido saqueados y destruidos.  En cuanto a las condiciones de vida de los refugiados Tigrayanos en los campos de refugiados de Sudán, han vivido en condiciones extremadamente malas.  Algunos refugiados siguen dispersos en Hamdayet y sus alrededores sin un refugio adecuado y con escaso acceso a necesidades básicas como agua, comida, mantas y saneamiento. Los que están en los campos de refugiados han tenido mala suerte debido a las precarias condiciones, especialmente durante la temporada de lluvias, cuando sus tiendas y todo lo que tenían se lo han llevado las inundaciones.

Paralelamente a esto se están recibiendo informaciones de purgas de la población de origen tigriña residentes en otras regiones de Etiopía, especialmente en Ahmara y en la capital, Addis Abeba, con detenciones arbitrarias, desapariciones y violaciones, así como de la creación de campos de concentración para tigriños, en lo que sería claro ejercicio de limpieza étnica, por parte del gobierno. ¿Qué informaciones tienes al respecto de la persecución de los tigriños en Etiopía? ¿Existe realmente un riesgo de genocidio?

La limpieza étnica de los tigres en Etiopía tiene dos aspectos. El primero es la detención y ejecución en masa de los Tigrayanos que fueron miembros de las fuerzas de defensa etíopes. El segundo es el de los Tigrayanos  civiles que viven fuera de Tigray.

Antes de que comenzara la guerra, el gobierno etíope arrestó a más de 17.000 oficiales  tigrayanos que eran miembros de las fuerzas de defensa nacional etíopes porque no confiaba en enviarlos a la guerra contra Tigray. Así que lo que hizo el gobierno etíope fue encarcelar a esos 17.000 oficiales en campos de concentración. Durante los últimos 10 meses, esos antiguos miembros de Tigray de las fuerzas de defensa etíopes han sido arrestados en campos de concentración, maltratados (incluyendo a sus familiares) y ejecutados mediante falsos cargos de «traición». Incluso los que fueron desplegados para misiones de mantenimiento de la paz a través de la ONU y la Unión Africana en Sudán fueron devueltos por la fuerza a Etiopía y han sido encarcelados en concentración por todo el país. Etiopía se dispone ahora a ejecutarlos. E imaginen que se trata de oficiales que en su día fueron considerados héroes para Etiopía y el Cuerno de África, pero que ahora han sido calificados injustamente de traidores, con sus derechos humanos violados y ahora condenados a muerte por su etnia.

Por otro lado, los residentes civiles de Addis y otras ciudades importantes de Etiopía han sido objeto de discriminación, detenciones arbitrarias masivas, cierre de negocios, denegación de vuelos al extranjero, asesinatos y violencia sexual. Esta limpieza étnica comenzó con una creciente propaganda contra los tigrayanos y se realiza de forma sistemática. Ser Tigrayanos en ese momento en Etiopía es un delito. La gente tiene miedo de hablar su lengua tigriña en las calles de Addis o en otras ciudades de Etiopía. Incluso miles de tigrayanos deportados desde Arabia Saudí han sido llevados directamente desde el aeropuerto a campos de concentración donde siguen sufriendo abusos contra los derechos humanos. Muchas veces estos deportados son utilizados por el gobierno de Etiopía para obtener beneficios políticos, obligándoles a testificar como prisioneros de guerra en las televisiones estatales. Así que, toda la limpieza étnica de los tigres fuera de Tigray es una continuación y parte del genocidio en curso dirigido por el Estado para exterminar a los tigres mediante el asesinato, la tortura, la detención, el hambre y las agresiones sexuales.

Algunos analistas señalan que detrás de esta guerra están intereses extranjeros, contrarios a la construcción de la Gran Presa del Renacimiento Etíope, nombrando a Sudán y Egipto como instigadores de los conflictos internos que se están dando, no solo en Tigray, sino en otros territorios de Etiopía. ¿Qué opinión tienes de esta teoría de la conspiración, que apunta a otros actores que no combaten en el frente, pero que también tienen su importancia en esta guerra?

Aunque está claro que hay intereses e injerencias extranjeras en esta guerra, según mi opinión y los hechos sobre el terreno, no son de Egipto o Sudán, sino de Eritrea y Somalia. Etiopía ha planeado y ejecutado la guerra genocida no sólo desplegando todo su ejército en su propia región, Tigray, sino también permitiendo que fuerzas extranjeras como Eritrea y Somalia cometan un genocidio contra sus ciudadanos. Al permitir a Eritrea y no respetar los derechos de sus ciudadanos, Etiopía abrió la puerta a la injerencia extranjera, lo que ahora está provocando no sólo la destrucción de Tigray, sino el desmoronamiento de todo el país.

Todo parece indicar que las Fuerzas de Defensa de Tigray han recuperado, en una contraofensiva inesperada, el control de las principales ciudades de la región, y que incluso han avanzado dentro de los territorios de Amhara y Afar, poniendo en muchos aprietos al ejército etíope y a las milicias de estas regiones, que llegaron a anunciar un alto el fuego aduciendo motivos humanitarios. Parece que la guerra también es informativa, ¿Realmente, es posible saber en qué punto está el conflicto, cuando la tarea de los periodistas ha sido obstaculizada, desde el primer momento, por las autoridades etíopes?

Si, tienes razón, es muy difícil saber en qué punto se encuentra el conflicto cuando el gobierno de Etiopía sigue obstaculizando y bloqueando a los periodistas para que informen sobre lo que ocurre. No sólo eso, sino que el gobierno de Etiopía ha negado el acceso a los investigadores que están interesados en llevar a cabo una investigación independiente e imparcial. Pero, como has mencionado, las fuerzas de defensa de Etiopía han perdido mucho en la guerra contra Tigray por las fuerzas de defensa de Tigray. Sin embargo, el oeste de Tigray sigue en manos de las fuerzas invasoras y todo Tigray ha sido asediado mientras millones de tigrayanos se enfrentan a la hambruna. Así que sí, las Fuerzas Armadas de Tigray están en partes de Amhara para: Levantar el asedio sistémico que Abiy Ahmed ha puesto en Tigray con el fin de matar de hambre a los tigrayanos hasta la subyugación. También están allí para derrotar a las fuerzas genocidas que siguen atacando Tigray desde diferentes direcciones y perpetrando crímenes de guerra totalmente odiosos, así como crímenes contra la humanidad, contra el pueblo de Tigray. Esto, finalmente, obligará a las fuerzas etíopes y a sus aliados a aceptar un alto el fuego negociado y un diálogo inclusivo. Y lo que es más importante, las fuerzas de defensa de Tigray están marchando fuera de Tigray para disponer de un corredor humanitario sin obstáculos hacia Tigray para que Abiy Ahmed y sus aliados no sigan privando a los tigreses de objetos esenciales para su supervivencia.

Además del conflicto con Tigray, parece que han surgido muchos otros en el interior de Etiopía, ya que hay amplios sectores de oposición al gobierno de Abiy Amhed, incluso armados, en la Oromía, Benishangul-Gumaz, Ogadén… ¿Existe alguna solución posible para que Etiopía no salte en pedazos y que alguno de estos territorios puedan encontrar un nuevo encaje en el estado?

La única solución que veo puede salvar a Etiopía del desmoronamiento es el diálogo nacional. La guerra en Tigray envía un claro mensaje a otras regiones.  Muchas fuerzas regionales saben ahora lo que puede pasar si no están de acuerdo con la naturaleza centralista y dictatorial del Partido de la Prosperidad. Y creo que por eso algunas fuerzas de la oposición se están uniendo ahora a las fuerzas de defensa de Tigray. Por ejemplo, el OLA se ha aliado con el TDF. Algunas fuerzas de la oposición de Afar, Benshangul /Gumul se están aliando aparentemente con las fuerzas de defensa de Tigray.

Para terminar, nos gustaría que nos contaras de las intensas campañas de solidaridad con el pueblo tigriño que se han dado en EEUU, y en aquellos lugares del mundo donde la comunidad tigriña es más numerosa, y del alcance de la campaña para denunciar el Genocidio del que está siendo objeto este pueblo milenario.

La comunidad tigrayana en la diáspora ha pasado por una enorme agonía, un trauma por tener a nuestra familia sufriendo un genocidio patrocinado por el Estado, por no saber si nuestros familiares están muertos o vivos debido al corte de las comunicaciones, si nuestras hermanas o madres han sido violadas o si tienen algo que comer en este momento.  En el transcurso de 10 meses no ha habido ningún atisbo de esperanza, sino que las cosas han sido horribles para nuestro pueblo, tanto dentro de Tigray como en otras partes de Etiopía. La reacción de la comunidad internacional ha sido muy frustrante. La comunidad Tigrayana de la diáspora ha comprendido muy bien la intención del gobierno etíope en esta guerra genocida y estamos utilizando todos nuestros esfuerzos para crear conciencia, para abogar y presionar por el cese del fuego militar, para presionar al gobierno etíope para que abra el corredor humanitario, y también para apoyar financiera y diplomáticamente a nuestro pueblo que ha sido silenciado, que todo lo que ha construido durante los últimos 30 años ha sido saqueado y destruido deliberada y sistemáticamente.

Por lo tanto, se siente que somos todo lo que hay para nuestro pueblo en este momento, así que sentimos que tenemos que trabajar día y noche hacia esos objetivos. La comunidad Tigrayana de la diáspora ha comprendido muy bien la intención del gobierno etíope en esta guerra genocida y estamos utilizando todos nuestros esfuerzos para crear conciencia, para abogar y presionar por el cese del fuego militar, para presionar al gobierno etíope para que abra el corredor humanitario, y también para apoyar financiera y diplomáticamente a nuestro pueblo que ha sido silenciado, que todo lo que ha construido durante los últimos 30 años ha sido saqueado y destruido deliberada y sistemáticamente.

Por lo tanto, se siente que somos todo lo que hay para nuestro pueblo en este momento, así que sentimos que tenemos que trabajar día y noche hacia esos objetivos.

Se han formado muchas ONGs para ayudar a la comunidad de la diáspora tigrayana con los objetivos que he mencionado anteriormente. Una de esas ONG es omnatigray.org. Omna se creó en respuesta a la guerra genocida, con un enfoque en la defensa de la educación y el desarrollo económico de los tigrayanos. Cualquiera puede unirse al movimiento global y ayudarnos a pedir el fin del genocidio de Tigray.

1 Trackback / Pingback

  1. Humanitarian situation in Tigray (12 October 2021) – Tigray

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.