Elecciones indias: de la desmesura electoral a la desmesura religiosa

Modi a lo largo de su ya extensa carrera política aprendió que para alcanzar los logros políticos que cosecha en la actualidad, tendría que dar y vencer, en una batalla cultural que no era para nada menor en un contexto como India.

Por Guadi Calvo | 23/04/2024

El diecinueve de abril, ha comenzado el proceso electoral indio, cuyo resultado se conocerá recién el día cuatro de junio, cuando se cierre la posibilidad para los 969 millones de votantes, sobre una población total de 1400, de elegir a su nuevo Primer Ministro y a los 543 miembros de la 18.ª Lok Sabha, (cámara baja del parlamento), en un proceso que cuenta con siete fases.

Se estima que el comicio tendrá una participación abrumadora, para el que, aproximadamente, se invertirán, unos quince mil millones de dólares, poco menos del doble de la de 2019, donde se gastaron uno 8.5 mil millones.

En esta oportunidad se abrirán más de un millón de centros electorales y estarán avocados al proceso, cerca de quince millones de trabajadores y funcionarios, en el que participarán 2700 partidos políticos, seis de ellos nacionales y más de setenta estatales.

En la anterior elección de 2019, en la que el Primer Ministro, Narendra Modi, alcanzó su segundo mandato, había conseguido, la mayoría parlamentaria con 303 escaños, lo que intentará superar en esta oportunidad ese número para llegar a los cuatrocientos parlamentarios, que le permitan cambiar la Constitución, para convertir a India en una república teocrática.

Es clave para el partido de Modi, el ultraderechista Party Bharatiya Janata, (Partido Popular Indio) o BJP, superar la participación del electorado que llegó al 67 por ciento en la última elección, lo que significó la mayor participación electoral de la historia del país. Cuestión que podría ser factible, ya que, según las investigaciones, en el primer día de elección, el viernes 19, a pesar de la extenuante ola de calor, lo hicieron 166 millones de votantes. De confirmar en las urnas todas las presunciones, Modi, se convertiría en el segundo, Primer Ministro de India, en ser elegido tres veces consecutivas, como lo fue Jawaharlal Nehru (1947-1964).

El arduo proceso electoral se desarrolla en un complejo marco social donde, en donde los regionalismos, las identidades étnicas y religiosas, juegan un papel primordial. Más si se tiene en cuenta como jugará la comunidad islámica, de unos 220 millones de fieles a la que Modi, ha perseguido, encarcelado y asesinado, desde que se convirtió en Ministro Jefe (gobernador) del Estado de Guyarat en 2001.

En vista del gigantesco espectro que significa la sociedad india en cada uno de los veintiocho estados y sus ocho territorios, las alianzas, siguen siendo un factor decisivo en los resultados finales. Donde además juegan otros factores, cono la corrupción crónica y generalizada, la cuestión de castas, las abismales diferencias sociales que se incrementan año a año.

Según la revista Forbes, el país cuenta con doscientos multimillonarios, frente a los 169 del año pasado, con una riqueza colectiva estimada en 954 mil millones de dólares, que cohabitan con 270 millones de indios, que se encuentran debajo del nivel de pobreza. Lo que ubica a India en el lugar 143, entre los 195 países evaluados, según el Banco Mundial, que además tiene cerca de cuatrocientos millones de analfabetos.

Por lo que el país, más poblado del planeta presenta diferencias, en lo profundo de su sociedad, diametralmente opuestas, como que mientras vastos sectores de la sociedad, han ingresado a un mundo de alta nivel tecnológico, que instala al país entre la elite nuclear, lo que le ha permitido iniciar una floreciente industria espacial, que en agosto del año pasado, le permitió convertirse en el cuarto país del mundo, después de la extinta Unión Soviética, los Estados Unidos y China, en llegar con una nave, a la superficie lunar. Y el primero en hacerlo, en el inexplorado polo sur de ese satélite con la Misión Chandrayaan-3, de la Organización India de Investigación Espacial.

Al mismo tiempo, que inmensas mayorías, siguen instaladas, en un mundo que se asemeja al siglo VI, sometidos a los caprichos del régimen de castas, donde todavía más de doscientos millones de los impuros, intocables o dalits, viven en condiciones de discriminación, difícil de comparar a cualquier otro colectivo social en el mundo.

A la cuestión de castas se agrega. Las disparidades de género y una creciente violencia contra las mujeres, donde los casos diarios de violaciones en manada, se han convertido en parte del paisaje social.

Detrás de la capa cosmética de la “modernidad”, alaba por occidente, dado que el mercado indio, es siempre muy atractivo, la injusticia y la desigualdad social son soslayadas. A pesar de que enormes mayorías, no conoce derechos y depende, para todo, de los caprichos de un señor de la comarca, que a la vez depende de…. y así, hasta alcanzar el círculo áulico que en verdad controla el país, más allá de un amañado sistema democrático.

Si las encuestan no fallan o no acontece algún fenómeno inaudito, Narendra Modi, se impondrá sin dificultades a su principal rival, la alianza INDIA, (por su acróstico en inglés The Indian National Developmental Inclusive Alliance) o Alianza Inclusiva de Desarrollo Nacional de India, qué componen cuarenta y un partidos políticos entre ellos el otrora invencible Partido Congreso Nacional Indio, encabezado por Rahul Gandhi, o el Partido Aam Aadmi o AAP (Partido del Hombre Común) cuyo principal líder y Ministro Jefe (Gobernador) de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, ha sido encarcelado en marzo con cargos por corrupción.

El AAP, un partido que hasta hace ocho años era solamente fuerte en la capital y su área, y que hoy se ha expandido a muchos estados, incluso Kejriwal, corre a Modi por derecha, arrebatándole su discurso nacionalista e hinduista.

Quien alcance a gobernar India, se enfrenta, a problemas concretos como el desempleo que, a finales de 2023, había registraba, entre los jóvenes de 20 a 24 años, un 45 por ciento; las protestas de agricultores, que representan más de la mita de la población del país, que se encuentran en pie de guerra, por las modificaciones en las normas de comercialización de sus productos; los eternos conflictos fronterizos con Pakistán, principalmente en el área de Cachemira, siempre un foco de fuertes disputas con Islamabad y los siempre latentes focos de la guerrilla Naxalista, de origen maoísta, en el noreste del país y los grupos terroristas vinculados a al-Qaeda y el Daesh, que han producido importantes atentados, en diferentes ciudades de la Unión India.

Todo por la victoria cultural

Modi a lo largo de su ya extensa carrera política aprendió que para alcanzar los logros políticos que cosecha en la actualidad, tendría que dar y vencer, en una batalla cultural que no era para nada menor en un contexto como India, donde lo cultural, las religiones y la tradición, incide de manera absoluta en la vida cotidiana, de cada uno de los mil cuatrocientos millones de indios. Sean o creyentes o no o cuán apegados puedan estar a las tradiciones.

Para lograr sus fines no dudo implementar sistemáticamente todas las herramientas del Estado, emitiendo leyes que le han permitido perseguir, encarcelar y asesinar opositores, incluso fuera de India (Ver: Canadá: ¿Un presente griego para Modi?) convirtiendo a la mayor “democracia” del mundo, en una maquinaria perversa, donde el supremacismo hinduista, coquetea entre el genocidio y la guerra civil.

Para lo que ha esmerilado la libertad de prensa, desde su llegada de Modi al poder, en 2014, India, en la Clasificación Mundial anual de la Libertad de Prensa, cayó del puesto 140, al 161 en 2023, de un total de 180 naciones estudiadas.

Modi ha intervenido en la independencia de instituciones estatales, como la comisión electoral, e incluso el poder judicial, a quien ha colonizado, para darle cobertura legal a sus arbitrariedades.

El actual primer ministro ha sabido golpear, con certeza y extrema dureza, todos los conceptos culturales del país, mezclando el nacionalismo y la religión hindú, de lo que emerge el concepto de Hindutva (el ser hindú).

En enero pasado, en que se puede definir como un acto más de su campaña electoral, se inauguró el gran templo de Rama, el principal dios de la cosmogonía hindú, en la ciudad de Ayodhya en el estado de Uttar Pradesh, donde se cree, habría nacido hace siete mil años. Con una ceremonia que tuvo características de canonización de la propia figura de Modi, (Ver: India. Una divinidad llamada Modi) se dio por terminada la disputa como la comunidad islámica, donde en ese mismo predio se levantaba, una mezquita del siglo XVI, la que, en 1992, fue asaltada y destruida por fanáticos hinduistas, lo que derivó en serios disturbios religiosos en todo el país, que se salvaron, con muertos y más saqueos.

Entre sus acciones anti-islámicas como la Ley de Enmienda de Ciudadanía (CAA) que apunta a dejar sin la ciudadanía india a miles de musulmanes, o el levantamiento del artículo 370 de la Constitución india, que otorgaba estatus autónomo al estado de Jammu y Cachemira, de mayoría islámica. Además de facilitar las condiciones, para que miles de hindúes, se instalen en esas regiones, para modificar la ecuación de la mayoría religiosa.

Además, la campaña anti-islámica de Modi, se ha continuado con el cambio de nombre de ciudades fundadas por antiguos gobernantes musulmanes y la revisión de los libros de historia, e infinidad de programas de televisión publicidad y películas, con lo que ha infundido a las porciones de la población india un fuerte espíritu nacionalista e hinduista para convertir al país en una desmesurada teocracia.


Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. 

Se el primero en comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.