El individualismo

Por Lyudmila

La situación actual de la población de  este planeta es cuanto menos un “a mí no me toca, me importa más bien poco”. Está claro que existen las excepciones que confirman las reglas. Existe gente capaz de sentir cualquier injusticia, ocurra donde ocurra, pero no es la tónica habitual. Todos los días en cualquier punto de este planeta algún ser humano, algún hermano, es reprimido, es asesinado, es condenado a la miseria, a la hambruna, al maltrato.

Todas estas barbaries deberían encoger nuestra alma, deberían despertar en nosotros un sentimiento de absoluta empatía para con nuestros semejantes que sufren. Deberíamos levantarnos y luchar para que esto acabe ya de una vez, pero eso no ocurre. ¿Qué le ha ocurrido a la humanidad? ¿Por qué hemos perdido esa capacidad de sentir? La respuesta está en el sistema establecido, él tiene la clave.

Vivimos en un sistema capitalista que cada minuto, cada segundo, nos bombardea con un individualismo que nos inyectan “vía intravenosa”. Desde edades muy tempranas nos enseñan que tenemos que ser “mejores” que el de al lado, superiores, que en lugar de cogernos de la mano tenemos que cerrar las manos de por vida. Aunque también es cierto que existen personas inmunes a las brutales inyecciones de individualismo a las que nos somete el sistema.

La raíz de tanto individualismo, salvando las excepciones, es el sistema capitalista. Por ende, si el sistema sigue funcionando jamás desaparecerá el individualismo generalizado. Seguirán existiendo personas capaces de sentir, pero si no se cambia radicalmente el sistema, será totalmente insuficiente. Es imprescindible, para acabar con las injusticias de este mundo, tomar conciencia de que solos no valemos nada. Solo si nos unimos, si somos capaces de sentir, podremos acabar con las injusticias que nos regala este sistema. Todas las grandes revoluciones, que por supuesto han regalado grandes cambios, han sido el resultado del abandono del individualismo. Cada individuo es, porque todos somos.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.