El Chiribiquete colombiano ya es el parque nacional de selva tropical más grande del mundo

Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo por detrás de Brasil. En sus bosques, que abarcan 52% de su superficie, se concentra el 10% de las especies animales que se conocen en nuestro planeta, lo que puede darnos una idea de la importancia de su ecosistema.
Ubicado en el corazón de la Amazonia colombiana, el Parque Nacional Serranía del Chiribiquete se expandió a 4.3 millones de hectáreas gracias a décadas de esfuerzos de las autoridades ambientales y una alianza para la conservación de nuevas áreas protegidas en Colombia, convirtiéndolo en el parque nacional más grande del mundo que protege una selva tropical. Además, Chiribiquete también fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
La importancia de este Parque nos obligaba a ir más allá y lo ampliamos en un millón y medio de hectáreas adicionales. Ahora tiene casi 4,3 millones de hectáreas. Es el área protegida más grande de toda la Amazonia“, anunció el presidente Juan M.Santos.
El Chiribiquete abarca cinco municipios amazónicos en las regiones del Guaviare y Caquetá y en el habitan comunidades indígenas, muchas de las cuales viven en aislamiento voluntario, que lo consideran el “centro natural del mundo” . Durante muchos años, Chiribiquete fue un universo desconocido para una gran parte de Colombia,  pero fue durante siglos hogar de complejas culturas ancestrales y escenario para las más inimaginables travesías de exploradores, para la guerra y sus devastadores efectos, así como para el desarrollo del narcotráfico. El parque alberga los tepuyes, grandes rocas de cientos de metros de alto y ancho con más de 75.000 pinturas rupestres milenarias, por lo que la protección de la zona también afecta a su arte rupestre única.
Detalle de los petroglifos (posible equino).
Debido al conflicto colombiano el proceso de colonización había llegado a este parque en los últimos años, por lo que su ecosistema único en el mundo se encontraba seriamente amenazado por los cultivos de coca y el abandono.
Chiribiquete es el hogar de miles de especies, docenas de ellas endémicas y varias amenazadas, incluyendo el tapir de las tierras bajas, la nutria gigante, el oso hormiguero gigante, el mono lanudo y el jaguar.
Este es un hito muy importante para la Amazonía y para la conservación de los bosques a nivel mundial. Este es también un momento decisivo para la protección de los ecosistemas clave en Colombia“, dice Mary Lou Higgins, directora de WWF-Colombia.
Higgins recalca la importancia del parque dado su “valor biológico, cultural, hidrológico y arqueológico, ya que posee arte rupestre y registros visuales de extraordinaria magnitud y grupos indígenas, algunos de los cuales permanecen sin contacto hoy en día, o en aislamiento voluntario. La expansión y el reconocimiento de este lugar único como Patrimonio de la Humanidad es un paso importante para salvaguardarlo para las generaciones futuras“.
La gestión del área en los próximos años contará con el respaldo de Heritage Colombia, una iniciativa liderada por los Parques Nacionales de Colombia, con el apoyo de WWF, la Fundación Gordon y Betty Moore, el Fondo de Áreas Protegidas y Biodiversidad, la Wildlife Conservation Society (WCS), Conservation International y fondos del gobierno alemán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar