Economía del revés: cómo la Teoría Monetaria Moderna revoluciona nuestra comprensión del mundo


Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Esteban Cruz Hidalgo
Presidente de Red MMT España
Ilustración de Manel VIZOSO


Cuando los economistas nos enfrentamos cara a cara por primera vez con la Teoría Monetaria Moderna nuestra reacción habitual es de incredulidad, nerviosismo, estupefacción, e incluso rabia y enfado. No es sencillo emocionalmente gestionar cómo de un día para otro unos conocimientos que desconoces rompen las más sagradas de las preconcepciones que hemos interiorizado en nuestra formación como economistas, inoculadas a través de unas herramientas técnicas aparentemente neutrales. El aprendizaje monopolizado por estas herramientas es una forma de captación, el cual continúa en nuestra formación y trayectoria como investigadores operando mediante una serie de incentivos que mencioné en mi anterior columna. Ensimismarse en estos aparatos técnicos sin levantar la vista hacia la realidad limita las preguntas que hacemos, dirigen cómo las hacemos, y restringe el abanico de los resultados y soluciones que podemos llegar o proporcionar.

Frente a la dicotomía Estado-Mercado y el análisis económico ahistórico y vacío de contenido que ignora las instituciones y las relaciones de poder, la Teoría Monetaria Moderna coloca en el corazón de sus planteamientos el dinero. El dinero como institución continúa siendo un misterio para los economistas, es aquello que todos buscan pero de lo que nadie habla. La hiper-especialización en la disciplina parece ser un obstáculo para su comprensión, lo cual requiere de un enfoque multidimensional pues, en su evolución y a lo largo de su historia el dinero no se ha ceñido estrictamente a los usos actuales. Desechar abordar esta problemática aludiendo a la fábula del trueque y la justificación de traer de fuera del análisis aquello que sirva como dinero aludiendo al reduccionista motivo de salvar la dificultad de la doble coincidencia de deseos es un mal punto de partida. Qué es el dinero y cuál es su naturaleza, y una explicación endógena de su evolución en función del desarrollo de las relaciones sociales de producción, da un vuelco a nuestra comprensión de cómo comprendemos el mundo. Empezar con el estudio del dinero en vez de incrustarlo superficialmente al final del análisis como algo externo a las relaciones sociales de producción tiene implicaciones políticas totalmente revolucionarias. La Economía tradicional debe ser puesta del revés.

La comprensión que tenemos del mundo está ligada a una serie de valores específicos, una filosofía política determinada. Todos los individuos tenemos, a pesar de nuestra ignorancia o falta de reflexión sobre las mismas, unas convicciones que impregnan el modo en que nos enfrentamos a todo. No es mi intención defender aquí ninguna filosofía política concreta. Solo quiero llamar la atención sobre una cuestión importante para poder entendernos y entablar un diálogo fructífero: el significado de la libertad, la emancipación o la igualdad es muy diferente en función del marco institucional y de relaciones sociales de producción sobre el cual proyectamos nuestras convicciones. Las instituciones importan y no obtendrá los mismos resultados ni efectos, por ejemplo, implantar una Renta Básica Universal en una sociedad capitalista que hacerlo en un sistema asociativo del estilo al diseñado por Charles Fourier. Hago alusión al filósofo francés porque éste es un punto que él mismo recalcó. Es por ello que quiero llamar la atención sobre qué es lo que hay en discusión cuando hablamos de Teoría Monetaria Moderna. No se trata de si es más o menos revolucionaria o reformista; si es intervencionista o un parche al capitalismo; o de afear que no es el paraíso terrenal. Este es el terreno en el que se mueven prácticamente la totalidad de las críticas lanzadas desde la izquierda y la derecha. La TMM va de cómo funcionan los sistemas monetarios reales, de unas relaciones de producción específicas e históricas y cómo a partir de la comprensión de tales cuestiones institucionales, las cuales tienen unas fuertes implicaciones políticas, podemos transformar la sociedad. No se puede pretender discutir sobre los mecanismos para construir la sociedad que provee la Teoría Monetaria Moderna si hemos ignorado las dos cuestiones anteriores. Tal omisión no lleva a ninguna parte. Caemos en un diálogo de besugos.

Desde Red MMT hemos hecho hincapié en la falta de criterio de este tipo de aproximaciones críticas a la Teoría Monetaria Moderna. Conforme más visibilidad alcanza este paradigma esta actitud se extiende con ella. Hemos podido observarlo en medios como El País o el Economista, quienes no nos han dado la oportunidad de publicar una réplica a la caricatura con la que han (des)informado. En todo caso, invitamos a todo el mundo interesado en conocer con rigurosidad qué ofrece a la sociedad la TMM a matricularse en el curso de verano de la Universidad de Extremadura “Retos y nuevas perspectivas de la Política Económica”, que tendrá lugar del 8 al 12 de julio en Cáceres. En este curso habrá la oportunidad de poder aprender directamente sobre las cuestiones apuntadas en este artículo con la economista norteamericana Pavlina Tcherneva, directora del programa de Economía en el Bard College de Nueva York e investigadora asociada en el prestigioso Levy Economics Institute, quien es una de las referencias mundiales de este paradigma y que dará gran parte del contenido del mismo.

La pluralidad de perspectivas amplía la caja de herramientas para afrontar los retos que como sociedad debemos gestionar. Y estas soluciones deben poder sostenerse bajo una coherencia analítica y operativa para no quedarse en papel mojado. Un ejemplo de esto es la reciente popularización del Green New Deal gracias a la figura de la congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez, quien tiene detrás a economistas de la TMM como Stephanie Kelton o la propia Pavlina Tcherneva. La bastardización con la que se está presentando la propuesta de un Green New Deal para Europa por algunos círculos progresistas es preocupante. No podemos entender el potencial y la fuerza en la que se fundamenta un Green New Deal separándolo de la Teoría Monetaria Moderna. Como he defendido a lo largo de este breve artículo, comprender cómo funcionan los sistemas monetarios reales tiene unas implicaciones políticas clave. Si las eliminamos la fuerza de la propuesta se desvanece, restringiendo su alcance y distorsionándola por completo, quedándose solo en mero marketing político y oportunista. Seamos coherentes, un Green New Deal requiere fundamentarse en la Teoría Monetaria Moderna. Y seamos también intelectualmente honestos. Si queremos cambiar las cosas sin crear la resignación de siempre en los ciudadanos, hay que dejar de lado el marco de análisis tradicional de la Economía. Debemos dar un giro de 180 grados y ponerla del revés. O corregirla y ponerla del derecho, según se mire.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

One thought on “Economía del revés: cómo la Teoría Monetaria Moderna revoluciona nuestra comprensión del mundo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies