¿Vamos a dejar que nos roben las pensiones? (I de II)

Nada hay tan peligroso como el sentido común cuando defiende el interés de quienes deciden cómo debe ser. […]