DECIDME POETAS

Por José Antonio Martín Acosta 

Decidme pues poetas

Descubridores de la luna cada noche

Seres de cemento de nube

Cortapisas de papel

Torres de fuego allende el agua

Decidme pues poetas

Cómo es posible

Que los engendros de las pesadillas

Caminen por el mundo

Sin detenerse

Cómo es posible

Que el fascismo se propague

A tal velocidad por el mundo

Tras dos guerras mundiales

Tras millones de muertos

Tras el criterio de la paz

Tras los tratados y la suerte

Qué estamos haciendo poetas

Qué demonios hacemos parados

Y sin detenernos un instante

Por qué no cogemos los fusiles

Por qué no lanzamos siquiera piedras

Por qué seguimos

Con el gesto adusto

Con la fiebre puesta en cada pesadilla

Qué hemos hecho poetas

Qué hemos hecho

Cantando al amor

Pero no a la lucha

Cantando a la belleza

Y no a la pasión solidaria

Y no al principio de humanidad

De justicia universal

De derecho y de razón

Por qué poetas

Por qué seguimos cantando

Como si nada ocurriese

Como si el mundo no estuviera a punto de desprenderse

De sus puntos de apoyo

De su conciencia humana

De su acción y de su silencio

Por qué poetas

Seguimos conquistando a la luna

Cuando en la tierra somos millones de esclavos

Los que firmamos a diario nuestra sentencia de muerte

Por qué poetas

Seguimos bailando con la belleza

Y no con la valentía

Con el coraje y la determinación

Con la pasión del grito revolucionario

Con el alma entera del hermano

Con las manos sin tacha de las mujeres

Con la voluntad titánica del trabajo bien hecho

Qué nos pasa poetas

Por qué no hablamos claro

Qué han hecho de  nuestra voz

¿un adorno acaso?

¿un vaso roto donde todo cabe?

Qué han hecho de nuestra anarquía

Qué han hecho de nuestros principios

Nos han domesticado poetas

Somos un adorno enclaustrado

Somos la voz dentro de una valija

Somos una radio apagada

Somos un encendedor para cigarros

Yo os digo poetas

Salgamos del adorno

De la autocompasión

Del amor emancipado y bello

Salgamos a la calle

Como poetas del pueblo

Como el vértigo en la cornisa

Como la piedra que duda si ser lanzada

O ser objeto de construcción

Salgamos a la calle poetas

Salgamos de nuestro propio lamento

Porque otros cuerpos sufren

Porque otros ojos ven cómo nos están ametrallando

Cómo nos están venciendo

Cómo se endurece la coraza de nuestros corazones

De ver tanto oprobio

De probar tanta grana metálica bajo nuestros gaznates

De ver tanto desposeído de sí mismo

De ver tanto abuelo

Destruido por completo

De ver tanta mujer ultrajada

De ver cómo nos han vendido

Cómo nos han usado para distraernos

Para hacer perder el norte

El alma

Los papeles

Decidme pues poetas

Seres de barro como yo

¿Seréis osados y valientes?

¿Seréis de una vez la voz de los que sufren?

No por encerrar vuestra voz en un nenúfar

Vamos a ascender al parnaso

Mas bien creo   poetas

Que nuestro paraíso está en la gente

A los que debemos no odas

Poemas o grandes y brillantes estrofas

Les debemos camaradas

Compañeros

Estetas del lenguaje

Una sola cosa:

INSPIRACIÓN

Para cambiarlo todo.

1 Comment

  1. «Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales, por los que no toman partido. Partido hasta mancharse… » pero en este caso, me comeré esas palabras escritas en papel de lija.
    Lija gorda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.