¿De verdad, Pablo?

Por Joan Jordi Abentín

¿De verdad, Pablo?

Iglesias creció a partir de unas elecciones Europeas con la crítica a la derecha y a la casta política. Iglesias vino a cambiar las formas de organizarse y a hacer que el pueblo pudiera vivir mejor.

Iglesias explotó para cambiar la sociedad.

Estoy seguro que la base de su partido tiene eso en el orden del día. De hecho lo sé. La gente que he podido conocer de la organización local son personas que, aunque a veces tengo diferencias, siempre al final nos ponemos de acuerdo y salimos adelante. El objetivo es el mismo, luchar contra este sistema que nos explota mientras prediquemos con el ejemplo.

Después de enterarme que Pablo Iglesias y Irene Montero se han hipotecado en una mansión… me siento mal. Y me da igual las explicaciones que me pongan delante. Me gustaba Iglesias porque iba a Inda y lo dejaba mal, entraba en el Congreso y dejaba sin palabras a Rivera, venía a los mítines y luchaba contra la casta Convergente y del PP. Y ahora se compran una supercasa…

Ostras. Los que votamos y confiamos con Iglesias somos gente corriente. Esa gente que no podemos hacer estos trámites. Somos personas que para alquilar una casa nos cuesta que acepten nuestra nómina, que con los gastos nos cuesta llegar a fin de mes… Y ahora que ellos se gasten este dineral… A mí si se mudan me da igual, si quieren salir del centro para criar a sus hijos me parece genial, pero por ejemplo, antes de hacer lo que han hecho, podían haber escogido algo más sencillo. Es que eso piscina, jardín, salita… No conozco a nadie que vote a Podemos que tenga todo eso.

Entré en política porque quería hacer algo de provecho. Fue en la Izquierda porque me parecía que era la única opción. Tengo como referentes a un Julio Anguita que vivió siempre en su casa de Córdoba, a José Mujica que vivía en su choza del Campo o a Joan Herrera que cuando dejó de ser coordinador de Iniciativa siguió haciendo de profesor… De hecho esto último lo cojo de un compañero que me lo comentaba hoy. Y la verdad, creo que cuando le ganas al “poder” y haces estos actos como los que acabo de nombrar te hace ser una persona honorable.

Es evidente que la derecha española se está aprovechando de esta polémica para desprestigiar a la izquierda, pero es que ¡LO TIENEN EN BANDEJA!

Iglesias explotó para cambiar la sociedad. Estoy seguro que la base de su partido tiene eso en el orden del día.

Hay que dejar las cosas claras: Podemos no se ha comprado una mansión, lo ha hecho Pablo Iglesias. Y estoy harto que metan a todo el colectivo en este hecho.

En fin, después de unos días acabando de hacer el artículo de protesta pero a la vez constructivo hace que vayan saliendo cosas nuevas. Hechos que van saliendo, como el discurso neofranquista que están haciendo los del partido naranja.

El problema es claro: estos energúmenos de Ciudadanos son muy buenos, muy listos y muy populistas. Y claro, mientras nosotros erramos continuamente ellos van sacando pecho y añadiendo discursos tóxicos a la sociedad. Necesitamos una izquierda fuerte, que prediquen con el ejemplo y que no hagan cagadas completamente innecesarias. Necesitamos más Mujicas, más Anguitas, más personas que digan NO a las “recompensas” y sí a estar con la gente. Personas que puede que tengan para una casa más grande, pero que quieran vivir como las gentes las cuales representan.

Creo que el hecho de ser de izquierdas ya estás eligiendo. Eliges ser del pueblo, luchar por el pueblo y desde el pueblo. Ganar lo mismo que la gente, mientras das a causas sociales una parte del sueldo de político. Porque los que somos de izquierdas no queremos dinero, no queremos casas caras y no entendemos que alguien las quiera. No entendemos el capitalismo donde el objetivo es ganar dinero mientras lo gastas en lujos y tampoco entendemos que alguien quiera vivir lejos de al gente humilde. Queremos ser iguales.

Y no digo que vivan en una minicasa, solo digo que no tocaba y que si querían mudarse tenían opciones más humildes y más “normales” para la gente corriente.

Y en todo eso, después perdemos elecciones, después no tenemos credibilidad, después tenemos a Ciudadanos arrasando… O empezamos a demostrar que nos creemos nuestra ideología o nunca les ganaremos. Más bien, ellos se nos van a comer des de dentro mientras creemos que aún estamos vivos.

3 thoughts on “¿De verdad, Pablo?

  • 25/05/2018 at 6:35 am
    Permalink

    Bueno los que tenían miedo de que Pablo les quitase la casa de la playa ahora ya no sufrirán tanto, mirarlo por el lado positivo y dejar que cada cual se hipoteque como le venga en gana, menos politiquerío teatral , gestual, mas hechos y menos urgencias por pillar poder con prisas y sin herramientas, porque te pasa como a Syriza que cuando no se tiene la sartén por el mango lo normal es que te lleves un sartenazo.

    Reply
  • Vicenta Helices Pacheco
    25/05/2018 at 1:11 am
    Permalink

    En todos sitios hay gente con dinero o sin dinero. En cualquier partido hay parados y de todo…ricos también. Pero aparte de ese “no conozco a nadie…” hay una parte cuerda en este discurso. Podía haber esperado y vivir en una casa más grande de alquiler o otra opción menos ostentosa de golpe… la compra en concreto de esta casa en estas fechas debilita en las campañas próximas la credibilidad de un discurso que era herramienta .

    Reply
  • M Jose González
    24/05/2018 at 4:14 pm
    Permalink

    Q no se conoce a nadie Q vote a podemos Q tenga una Casa como Iglesia y montero!!!. Pues yo si que las conozco y mejores.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies