Carta abierta al Papa

Por Victor Chamizo  | Ilustraciones: JRMora 

No creo en ninguno de los dioses que se veneran en las diferentes regiones del planeta. No voy a decirle que en el suyo menos, a mí todos me resultan iguales. De hecho existen teorías elaboradas para demostrar que todos ellos son el mismo y que todos representan el culto al Sol: la fuente de la vida en la Tierra. Puedo recomendarle Zeitgeist, con todo respeto, lo encontrará en Youtube, sin problemas.

Todas las religiones tienen su profeta o su guía espiritual. El suyo es Jesucristo, y sobre su vida y sus enseñanzas, cuatro iluminados, muchos años después de su muerte, narraron en un vasto libro su vida, andanzas y milagros. Créame que, aunque no lo comparto, lo respeto.

No obstante, existen ciertos hechos que aunque ya no me sorprenden, me indignan, Santidad:

¿Qué clase de Dios es el suyo que basa la redención y la obtención del paraíso mediante el sufrimiento en la Tierra? ¿Realmente consideran que eso se corresponde con una bondad infinita, como pregonan ustedes sobre los púlpitos? ¿Acaso el clero es fiel a esos principios de sufrimiento que les imponen a sus feligreses?

¿Qué hace la institución a la que representa por la desaparición de la pobreza? ¿Por qué no reparten su patrimonio entre los pobres? ¿Creen que rezar por ello sirve de algo?, porque llevan ustedes 2000 años rezando y la pobreza se incrementa.

¿Qué piensan hacer con todos los casos de abusos sexuales cometidos por el clero? A mi particularmente me parece bien que actúe la Justicia Divina si es que existe, pero mientras tanto dejen que actúe la justicia humana, y no encubran y oculten más a los delincuentes que se ocultan en sus congregaciones religiosas. ¿Realmente cree usted que Jesucristo se hubiese comportado de ese modo, o los habría echado a patadas como hizo con los mercaderes del templo? ¿Se corresponde su actitud a esa Justicia Infinita del dios al que veneran?

¿Qué pasa, Santidad, con su cacareado derecho a la vida? ¿Cómo se contabiliza la vida en su doctrina, de la concepción al parto? Porque después les preocupa poco. No observo reacción alguna por los que tienen que huir de sus países bombardeados por la aviación occidental. Nada sobre los emigrantes que fallecen devorados por las aguas mientras tratan de huir de un mundo de desigualdad, pobreza e injusticia. Ni una palabra por las mujeres lapidadas en oriente. Ninguna mención, ayuda ni apoyo a los refugiados. ¿Qué habría hecho Jesucristo, Santidad, los habría acogido en El Vaticano? ¿Usted qué cree?

¿Por qué esa inquina tan grande hacia aquellos que son diferentes? ¿Por qué les importa tanto la sexualidad? ¿Acaso su profeta se centraba en ello? ¿No se recoge en la Biblia y en encíclicas que lo importante es el alma?

¿Por qué, Santidad, no se preocupan y ocupan de limpiar las suyas? Dejen de buscar la paja en el ojo ajeno y extráiganse la viga del suyo. Creo que eso se recoge en alguno de los textos que ustedes tanto veneran, ¿no?

One thought on “Carta abierta al Papa

  • 01/09/2018 at 12:35 pm
    Permalink

    La Iglesia de Roma el mayor centro mundial de protección de delincuentes. Son en muchos aspectos (duración, extensión, crueldad,) bastante peores que los inhumanos nazis, ahora sustituidos por la inhumanidad de las jerarquías católicas . Ellos sí que son el verdadero Reich de los 2000 años. Riqueza, poder, maldad, crímenes execrables contra la inocencia. Protección al pedófilo amnistía al pederasta. Ese es su lema verdad “Su hipócrita Santidad”

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies