Carta a Donald Trump de una médica estadounidense: «Lo que se está haciendo es criminal»

Estados Unidos ya encabeza la lista de países con más contagios por coronavirus sobrepasando los 143.000 casos diagnosticados, por encima de China, epicentro de la pandemia.

Donald Trump, después de restarle importancia a la pandemia e intentar relajar las medidas dirigidas a extender la propagación del coronavirus, no tuvo más remedio que cambiar su postura y ha anunciado que extenderá las medidas hasta el 30 de abril, pero se niega a decretar un confinamiento a nivel nacional. Asimismo, el presidente espera «abrir» el país el domingo de Pascua, 12 de abril cuando las cifras de contagios está siendo catastrófica.

Ante la falta de respuestas por parte de las autoridades de EE.UU. frente al avance del coronavirus, Dipti S. Barot, doctora de la zona de la bahía de San Francisco, hizo pública una carta repudiando este hecho y aseguró que cada demora «se mide con pérdida de vidas». La respuesta de las autoridades no fue la esperada, por lo que sostuvo que llamarla «inconcebible» es utilizar una palabra «demasiado suave». «Lo que se está haciendo es criminal», afirmó.

Barot atiende pacientes telefónicamente ya que está inmunocomprometida, pero sus colegas «marchan a la guerra con pistolas de agua de plástico y bombas de papel maché», por lo que los definió como «corderos» que van a la «matanza» del covid-19. «Algunos están viviendo en el garaje o en habitaciones separadas en sus casas, por temor a infectar a sus seres queridos», escribió.

Mientras los compañeros de hospital de la doctora tienen que pagarse un médico privado para realizarse los test después de haber estado en contacto con un paciente infectado, los ricos como la matriarca de las Kardashian o jugadores de la NBA asintomáticos pueden hacérselos sin problema. Y mientras ellos viven aislados de sus familias, Bill De Blasio, alcalde de Nueva York, sigue yendo tranquilamente al gimnasio incumpliendo sus propias recomendaciones, las playas de Florida siguen abiertas y en algunos sitios todavía no se han cancelado las clases.

La doctora manifestó que Trump «le ha fallado a nuestra nación» y cuestionó a los empresarios como Elon Musk preguntándose «¿Quién está allí para proteger a esos trabajadores en la primera línea del fracaso de este Gobierno?» refiriéndose a los trabajadores de la planta Tesla que acuden cada día a su puesto de trabajo pese a que las autoridades estatales pidieron a los ciudadanos que se quedaran en sus hogares.

«Con cada retraso crucial, con cada error y paso en falso, el costo se va a medir en vidas perdidas», lamentó.

«Todos los días hay más noticias de sanitarios infectados, hospitalizados y fallecidos por todo el mundo». «Continuarán muriendo por la inacción de sus líderes» y señaló que » vamos a perder muchas vidas porque el Gobierno no está tomando el mando de las empresas para fabricar test y equipos de protección personal a tiempo», o porque las máscaras que utilizan son guardadas «después de turnos de 12 horas para ser usadas de nuevo» al día siguiente, o porque deben cortar «botellas de plástico para hacer otras» advertía la médica.

«Infectarán inadvertidamente a sus pacientes porque están reutilizando material de usar y tirar y porque con el modernísimo material del que disponen tienen que atender a tantas personas como son capaces «, continuaba la carta. Los trabajadores de la salud están «forzados a arriesgar sus vidas debido a la incompetencia del Gobierno» y «por el gran fracaso de un sistema sanitario que busca el beneficio económico y no el bien de la gente».

Barot aseguró: «Hay un tirador apuntando directamente a todas y cada una de estas personas y a todos los trabajadores de servicios esenciales de este país». «Muchos de nosotros enfermaremos y muchos moriremos. Esto es un crimen y hay mucha gente directamente responsable de ello. Quienes mandan a estos profesionales a la guerra sin armadura y con churros de piscina en lugar de espadas tienen las manos manchadas de sangre. concluyó.

Lo cierto es que la pandemia del Covid-19 está causando verdaderos estragos entre el personal sanitario de todo el mundo. Y, mientras los epidemiólogos aspiran a que las medidas de distanciamiento social aplanen cuanto antes la curva de propagación en la población en general, la curva entre sanitarios tardará más tiempo en aplanarse porque seguirán más expuestos y durante más tiempo, algo que podría frenarse cuando se acabe con la urgente falta de equipos de protección adecuados.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.