Cada niño o niña tiene derecho a una infancia llena de salud, educación y protección

Cómo ser niño o niña y no morir en el intento.

20 de noviembre, día mundial de la infancia, un día para celebrar la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

“No hay causa que merezca más alta prioridad que la protección y el desarrollo del niño, de quien dependen la supervivencia, la estabilidad y el progreso de todas las naciones y, de hecho, de la civilización humana”. Plan de Acción de la Cumbre Mundial a favor de la Infancia, 30 de septiembre de 1990.

images

 

Si tuviera que poner una banda sonora a estas palabras, es muy posible que usase alguna pieza de Ólafur Arnalds. Recuerdo mi infancia con cierta dosis de tristeza, quizá porque perdí una parte importante de mi familia, mi padre, con tan solo siete años, una sensación de soledad y otras razones que conforman lo que llegamos a ser en edad adulta. Ser hija de emigrante puede resultar difícil si tienes que madurar a marchas forzadas, y tomar responsabilidades que para nada tienen que ver con tu edad. Sin embargo tuve la suerte de nacer y vivir en un país que garantizaba mi necesidad de salud, protección y educación mientras que millones de niños y niñas en el mundo ven vulnerados sus derechos más elementales, a diario.

Es en la misma infancia donde se empieza a marcar la brecha entre niñas y niños. Donde se instalan comportamientos que redundan en una sociedad que mantiene roles que perpetúan las desigualdades. Por ello es tan necesario el compromiso por parte de los gobiernos de garantizar que la infancia sea protegida siempre y en toda circunstancia, y sea educada en plena igualdad. El 25 de noviembre también celebramos el día internacional por la eliminación de las distintas violencias hacia las niñas y mujeres, un manifiesto que entre otras cosas, considera la explotación reproductiva y sexual también como violencia machista. No será hasta reconocer y erradicar esta realidad que no conseguiremos iniciar el camino hacia una sociedad más justa, igualitaria y respetuosa con los Derechos Humanos.

Niños en zonas de conflicto

He leído que 2017, es considerado el año más cruel para los niños en países en guerra. Y que millones de niños no reciben educación en zonas de conflicto por falta de fondos. Niños atrapados en zonas de conflicto o desastres. Niños migrantes que caminan solos. Niños y niñas mutilados, violados, reclutados para entrar en combate y usados como escudos humanos. Niños hijos del trauma de la guerra y el desplazamiento. Para ellos, los que sobreviven, la educación es vital, porque les ofrece esperanza y una oportunidad de un futuro en paz.

Dice Nelson Mandela que la educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación que la hija de un campesino puede convertirse en médico, que el hijo de un minero puede convertirse en jefe de mina, que un niño de los trabajadores agrícolas pueden llegar a ser el presidente de una gran nación. Existen pocas armas tan poderosas como la educación.

La Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. Un día para llamar la atención sobre la situación de los niños y niñas más desfavorecidos y dar a conocer sus derechos. Y un texto cuyo cumplimiento es obligatorio para todos los 195 países que han firmado y ratificado ese importante compromiso multilateral de proteger las garantías fundamentales de la infancia. No es ningún secreto que EEUU el único país del mundo que no han ratificado dicha Convención. Este día mundial recuerda que todos los niños y niñas tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que hayan nacido.

“El fracaso en la educación de las niñas es una “crisis global que perpetúa la pobreza”. Gayle Smith Presidenta de la Campaña One.

“En el mundo, las niñas van a la escuela libremente y no hay miedo pero en Swat, Paquistán, cuando vas a la escuela tienes mucho miedo de los talibanes. Ellos nos matan. Nos lanzan ácido a la cara. Pueden hacer cualquier cosa”. Estas palabras son de Malala Yousufzai. El 6 de octubre de 2012 las amenazas se convirtieron en realidad: hombres armados le dispararon cuando tenía 14 años, en la cabeza y el cuello, dejándola al borde de la muerte en su autobús escolar, .

90a86ea4c76081c6b9a7a2f25e02caaf

“62 millones de niñas de todo el mundo no reciben educación”

Las mujeres representan dos tercios de los 758 millones de adultos analfabetos del mundo, lo cual perjudica a todas las sociedades, frena el desarrollo y menoscaba los esfuerzos de paz. Al menos 62 millones de niñas de todo el mundo no reciben educación. 31 millones de estas niñas en edad de asistir a la escuela primaria. También hay 34 millones de adolescentes mujeres fuera de la escuela, perdiendo la oportunidad de aprender habilidades vitales para el trabajo.

Educar salva vidas

La educación en las niñas tienen un gran impacto en la sociedad, puede salvar millones de vidas. Las mujeres educadas tienen menos probabilidades de morir en el parto: si todas las madres completaran la educación primaria, las muertes maternas se reducen en dos tercios, habría un 15% menos de muertes infantiles. Si todas las mujeres tuvieran una educación secundaria, las muertes infantiles se reducirían a la mitad. Las niñas con mayores niveles de educación tienen menos probabilidades de tener hijos a una edad temprana.

Brecha Salarial

La educación reduce las brechas salariales entre hombres y mujeres. En Pakistán, las mujeres con educación primaria ganan el 51% de lo que ganan los hombres con la misma educación. Con una educación secundaria, ganan el 70% de lo que ganan los hombres. En Jordania, las mujeres con educación primaria ganan el 53% de lo que ganan los hombres. Con una educación secundaria, ganan el 67% de lo que ganan los hombres Las mujeres educadas tienen más probabilidades de encontrar trabajo: en Brasil, solo el 37% de las mujeres con educación inferior a la primaria trabaja. Esto se eleva al 50% si tienen una educación primaria, y el 60% con una educación secundaria.

La educación disminuye los matrimonios y nacimientos prematuros

La educación empodera a las mujeres para superar la discriminación. Las niñas y mujeres jóvenes que son educadas tienen una mayor conciencia de sus derechos y una mayor confianza y libertad para tomar decisiones que afectan sus vidas, mejorar su propia salud y la de sus hijos y las posibilidades de supervivencia, y aumentar sus perspectivas de trabajo.

9
Marco Tibasima for Human Rights Watch

El matrimonio infantil representa muchos riesgos para la salud

La porción de niñas fuera de la escuela con edad para cursar educación primaria va desde el 73% en Sudán del sur, al 40 en Nigeria, al 32 de Paquistán, al 27% en Angola o Guinea. (2016).

En República Centroafricana, cada profesor tiene a 80 alumnos de media a su cargo. En Afganistán existe una gran brecha de género y más niños en la escuela que niñas. Y un 33% de las niñas se casa antes de 18. En Mali: solo el 38% de las niñas termina la escuela primaria. En Burkina Faso: solo el 1% de las adolescentes concluye la secundaria. En Liberia: casi dos tercios del alumnado que debería estudiar en primaria están fuera de la escuela. En Etiopía: dos de cada cinco niñas se casan siendo menores. Hay un millón de niñas sin escolarizar. En Nigeria: El 43% de las niñas se casan siendo menores. El matrimonio infantil representa muchos riesgos para la salud. Hay casi cinco millones y medio de niñas sin escolarizar. En Malawi, aproximadamente la mitad de todas las niñas se casan antes de los 18 años. En Tanzania es común en las escuelas secundarias que las adolescentes enfrenten acoso sexual o sean persuadidas o forzadas a tener relaciones sexuales por parte de sus maestros. (Aprox. 1 de cada 10 niñas). Y son expuestas a castigo corporal generalizado. Cada año más de 8.000 niñas son expulsadas del colegio por embarazo, las niñas casadas, también son expulsadas. En Haití, menos de la mitad de las niñas terminan la escuela primaria. (Fuente UNESCO)

 

DCbMkB5UQAIljlT
Marco Tibasima for Human Rights Watch

El matrimonio infantil.

El matrimonio infantil es una gravísima violación de Derechos Humanos que enfrentan especialmente las niñas en el mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas 15 millones de niñas se casan al año en el mundo antes de los 18 años. Esto afecta directamente a su educación. Aunque también se impone a niños, la mayoría de las afectadas son niñas. Y los problemas de embarazo son las principales causas de muerte de niñas entre 15 a 19 años.

Hay 700 millones de niñas menores de 18 casadas en el mundo. El matrimonio infantil es una violación de numerosos tratados y convenciones internacionales, incluida la Declaración Universal de Derechos Humanos. A pesar de la ratificación de estos acuerdos y planes de acción internacionales, esta práctica continúa violando los derechos humanos de las mujeres y las niñas. Un hecho que se produce en el mundo entero a través del turismo sexual, la trata, los matrimonios infantiles. (En España la edad legal para poder casarse es de 16 años).

En 26 Estados de EEUU las niñas no tienen edad mínima requerida para casarse. En Afganistán, esta práctica se usa como un medio de resolución de disputas entre dos familias. Bajo este proceso, una niña de pocos meses de edad puede casarse con un hombre joven o un niño para compensar un delito cometido por un miembro de su familia. Esta es una práctica centenaria en la región. En estos casos, los niños también son víctimas de las decisiones tomadas por los ancianos en su sociedad. Niñas obligadas a casarse con los hermanos de los demás con el fin de reforzar las conexiones entre las familias. En la mayoría de estos casos, los niños y niñas involucrados no tienen otra opción, y no son parte del proceso de toma de decisiones. La pobreza, las deudas y la falta de educación también se encuentran entre los impulsores del matrimonio infantil y forzado.

800 mujeres activistas feministas apremiaron al Parlamento iraní a prohibir el matrimonio infantil en agosto de 2017. Sin embargo Irán se negó a elevar la edad legal de matrimonio para niñas de 9 a 15 años. Mientras las mujeres no pueden divorciarse, ni viajar, ni tener la custodia de sus hijos.

Brides sit together during a mass wedding ceremony in Peshawar
BRIDES : REUTERS/FAYAZ AZIZ

En Zimbabwe 95.000 niñas y 500.000 adolescentes al año se quedan embarazadas por matrimonio. En Arabia Saudí una fatua legitima la pederastia, porque eso es el matrimonio infantil, el “prestigioso” Consejo Islámico dice que las niñas no tienen límite de edad para casarse. Paquistán intenta reformar una costumbre de más de 400 años: Niñas ofrecidas en matrimonio. Y además hay tres millones de niñas sin escolarizar. En Nepal la primera menstruación retira del colegio a las niñas y las empuja al matrimonio, el destino del 37% de las niñas. En Vietnam: la tragedia del secuestro de niñas y su venta para matrimonio en China. Víctimas del tráfico de novias, con destino a China y una vida de servidumbre doméstica y esclavitud sexual.

En La India existe el tráfico de adolescentes, como “novias” a lugares donde la proporción de sexos de las niñas ha descendido tanto que los hombres no pueden encontrar mujeres para casarse. A veces son ‘compradas’ a sus padres o secuestradas, y luego vendidas a una familia donde  la ‘comparten’. Una vez que tiene hijos, es vendida a otra familia de hombres para su “uso” sexual y reproductivo. En septiembre de 2017 se desmanteló una red de venta de niñas en “paquetes turísticos” en dos modalidades. Una para matrimonio temporal, y otra a largo plazo. Los hombres ricos “se casan” con las niñas durante su estancia como una forma de turismo sexual.

Existen dos tipos de acuerdos: “Pucca”, que significa matrimonios a largo plazo en los que la niña viajaría con “su marido” a su país de origen y matrimonios “Time pass” o “temporales” que durarían la estancia del hombre en la India. La mayoría de las bodas son “Time Pass”. El proceso es el siguiente: Un mediador o Akbar (que también media en Afganistán) prepara a 20 o 30 niñas para cada árabe en un hotel y él selecciona a una. A las rechazadas les paga 200 rupias (3$) para que vuelvan a casa. Los hombres traen un traje viejo de novias, jabones y camisón para la niña con la que se va a casar. En el momento del matrimonio, los hombres firman documentos de divorcio posteriores a la fecha, para ser entregados a las novias después de que sus nuevos esposos hayan abandonado el país. Los matrimonios son oficiados por un musulmán, o qazi, que falsifica la edad de la niña “novia” para mostrarla como una adulta. La mayoría de las niñas no saben que serán abandonadas a los 15 o 20 días posteriores al “matrimonio”.

Modalidad Pucca o servidumbre: En los pocos casos en que las novias acompañan a sus esposos a su país de origen, una vez que el marido se cansa de ellas, son forzadas a la servidumbre doméstica o la esclavitud sexual. El mediador cobra 150$ por cada niña.

Alrededor de 30 personas, incluidos corredores, qazis, posibles novios de Omán y Qatar y hoteleros, fueron arrestados y acusados ​​de trata de personas y explotación sexual de niñas. Según Global Citizen incluso se han dado casos de venta de niñas durante períodos de sequía y dificultades económicas en Afganistán.

Turismo sexual

América Latina, está a la cabeza del turismo sexual infantil. Los datos demuestran que los niños de México, Brasil, Colombia, Perú y Argentina son los más afectados por los extranjeros que hacen uso de la prostitución de menores. Unicef calcula que alrededor de 1,8 millones de niños y niñassufre explotación sexual en todo el mundo. La explotación de niños, niñas y adolescentes en América Latina es alarmante. Recientes investigaciones realizadas con datos de 2013 y 2014, refieren sobre las formas de explotación más visible de niños, niñas y adolescentes (NNA) en países como Argentina, México, Bolivia, Perú. Ecuador, Guatemala, Paraguay, Uruguay, Brasil y Colombia en  modalidades de explotación sexual y comercial de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA), entre ellas: la Trata de NNA con propósitos sexuales, la utilización de niños y niñas en la prostitución, la explotación sexual de NNA asociada a viajes y turismo, los matrimonios serviles o tempranos y la pornografía con niños y niñas.

Detener esta práctica discriminatoria requiere los esfuerzos colectivos de todos los gobiernos.

Detener esta práctica abusiva, discriminatoria y que atenta contra los más elementales #DDHH requiere los esfuerzos colectivos de todos los gobiernos. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el 2 de julio de 2015, adoptó por unanimidad una Resolución, copatrocinada por más de 85 estados, para fortalecer los esfuerzos para prevenir y eliminar los matrimonios infantiles, precoces y forzados. Esta resolución representa la primera Resolución sobre Matrimonio Infantil A/RES/69/156, adoptada por el Consejo. Reconoce el matrimonio infantil como una violación de los derechos humanos, que impide que las personas vivan vidas libres de violencia y una barrera para el desarrollo sostenible. En 2017, el Parlamento Europeo adoptó una Resolución sobre la erradicación de los matrimonios infantiles (2017/2663(RSP)) que destaca que el matrimonio infantil constituye una violación de los derechos del niño y una forma de violencia contra las mujeres y las niñas y subraya que debe ser condenado como tal y que la Unión Europea mantiene su compromiso con la promoción, la protección y el cumplimiento de todos los Derechos Humanos y con la aplicación plena y efectiva de la Plataforma de Acción de Pekín, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el Convenio de Estambul y el Plan de Acción de la UE sobre la Igualdad de Género y la capacitación de las mujeres.

“La participación plena, igual y efectiva de las mujeres es necesaria en todos los niveles de toma de decisiones para romper el ciclo de desigualdad y discriminación de género, detener la violencia contra las mujeres, reducir la pobreza y poner fin a la cultura de la impunidad por violaciones de los derechos humanos. La erradicación del matrimonio precoz y forzado de niños es un paso decisivo hacia el desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y la democracia.”

La directora de la Unesco, Irina Bokova, directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, aseguró que:

“A 62 millones de niñas se les niega el derecho a la educación” La educación es fundamental para el desarrollo y contribuye directamente a la reducción de la pobreza. La agenda 2030 para el desarrollo sostenible que adoptó la ONU en 2015 contempla 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

“La igualdad de género es un elemento central de la agenda 2030”

En los artículos 28 y 29 de la Convención Sobre los Derechos del Niño, los estados parte reconocen el derecho de los niños y niñas a la educación y que esta debe estar encaminada a desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física hasta el máximo de sus posibilidades. Sin embargo, a muchos niños, y especialmente a muchas niñas y adolescentes se les está privando de este derecho fundamental. Go Blue.

“No seré una mujer libre mientras siga habiendo mujeres sometidas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar