Black is Beltza

Por Daniel Seixo

‘Black is beltza’, nunca dos palabras sueltas pudieron dar pie a conectar realidades aparentemente tan dispares. Una historia que arranca en octubre de 1965, cuando la comparsa de gigantes de Pamplona es invitada a desfilar en la Quinta Avenida de Nueva York, aunque existe una condición para ello: deben hacerlo sin sus “gigantes negros”. Por aquel entonces, en medio de una sociedad estadounidense en la que el negro debía mostrarse pequeño, sumiso, casi invisible, una imagen como aquella resultaba demasiado desafiante para las autoridades neoyorkinas. Una auténtica incitación a la rebelión. A partir de ese claro episodio de racismo, las manos y la imaginación de Harkaitz Cano, Fermin Muguruza y Eduard Solá dan pie a que la historia de nuestro protagonista, Manex, nos traslade durante ochenta y siete minutos por la lucha de los Black Panther, la resistencia Cubana, las calles de México, la revolución argelina o el sombrío Madrid de la dictadura franquista. Todo ello lo hacemos acompañados de los ecos de la resistencia frente al avance del sistema capitalista y sus resortes, el sonido de la música que compone una banda sonora imprescindible para esta película de animación y la fuerza de unas imágenes que dan pie a una trama que promete quedar grabada en nuestras retinas como lo hacen las viejas batallas libradas, aunque no siempre vencidas por la clase trabajadora.

“Black is Beltza” es una oportunidad para acompañar a Manex por diferentes acontecimientos clave de aquella época, un viaje aparentemente ficticio, pero también un ejercicio didáctico a través de la realidad de la resistencia, la lucha y las alianzas frente a la opresión, tan necesarias en nuestros tiempos y que quizás hemos olvidado demasiado pronto. Fermín Muguruza nos muestra que Cuba, Canadá, Euskadi y Estados Unidos están a tiro de piedra para el cambio, solo falta fijar el objetivo correcto para ese lanzamiento. Si quieren contemplar desde otro punto de vista la revolución cubana, la lucha de Malcolm X o nuestra propia cultura, sin duda esta película es una apuesta necesaria y frenética para seguir confiando en una contracultura valiente, comprometida y ante todo, entretenida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.