Bad Gyal o el chonismo “de bien”

El clasismo al llamar choni a la gitana de tu barrio pero diosa a Bad Gyal.

Salvar Al Garito IOSIF

Por Carmen Romero

Bad Gyal, la trapera que según los medios generalistas “lo está petando” en este momento dice hablar en su mixtape, Slow Wine, de una mujer independiente y empoderada. En este contexto, para la trapera empoderada significa llamarse zorra y posar semidesnuda junto a otras mujeres (las cuales cobran por ello). En resumen: Para Bad Gyal, empoderarse, entre otras cosas significa hipersexualizarse como producto de la nueva industria musical que se disfraza de underground. Teatro: El barrio como decorado y el clasismo como guión El trap de Bad Gyal, Rosalía o C. Tangana no es ni un movimiento desafiante, ni antisistema, ni underground. Es una expresión y renovación del capitalismo y las formas de hacer cultura del neoliberalismo. Una especie de renovación del nuevo Pop que nació en los 80’s con La Movida madrileña (individualismo, consumismo y color), pero añadiendo los tópicos de la vida de barrio: chandal, riñonera, prostitución, drogas y hasta una forma de habla vulgar. Y sobre todo, clase media disfrazada de barrio. Lo que mola en sus videoclips es ver a kinkis (con dinero por supuesto) en chandal, drogándose y tocando las palmas porque es “alternativo”. Lo que mola siendo un adolescente es subir una foto a Instagram imitando a estos traperos porque es ser un malote que huye de la norma. Lo que no mola es verlo en tu barrio o ciudad, porque la realidad social es otra y no como te la cuentan en YouTube.
Los que no molan son “los nadie” que diría Galeano. Los chavales de barrio obrero que ni estudian ni trabajan. Eso no es ser diferente, sino cutre. Ya lo explicaba Owen Jones en su libro Chavs, la demonización de la clase obrera. Al final es una exotización de las clase obrera/populares. Esos traperos y traperas “chonis” usan riñonera y chandal Gucci de 500€. Clasismo es eso. Clasismo es que los pijos escuchen a La Rosalía o Keo, suban el denominado efecto Tusa a Twitter y se sientan de barrio por ello, pero sus papis le lleven al cole privado para que no se junten con la chusma. Parte de las clases populares que siguen a estos artista intentan vestir como ellos. La mina de oro ha sido la apertura de tiendas de ropa vintage. En estas tiendas puedes comprar ropa Gucci, Balenciaga, Levis y diversas marcas caras a un precio más que barato en comparación al que se encuentra en las tiendas oficiales. Claro, esa ropa es de segunda mano o incluso tercera. El elitismo al alcance de todos, el consumismo extremo guiado por el aparentar y el pensamiento único. Cenizas de La Movida: La traPversalidad  “La Movida fue interclasista, peor que un movimiento de pijos.” (Victor Lenore, Espectros de La Movida) Podríamos decir que, al igual que La Movida fue interclasista, el trap es la transversalidad de lo musical. Desde Froilán de Borbón hasta el hijo del albañil pueden escuchar trap, intentar vestir como traperos y drogarse como ellos. El clasismo al llamar choni a la gitana de tu barrio pero diosa a Bad Gyal. Todo porque al final hay algo que se llama estructura de la sociedad [de clases] y es imposible que la cultura del trap, dada de esta forma consumista, lo rompa. Más País usó en su última campaña el trap como recurso comunicativo para llegar al público joven. Recuerda demasiado al uso de las artes y la cultura en general por parte del PSOE en los años 80. Un uso de las artes como adorno del poder. Esta izquierda defiende estilos de vida plurales, pero no disputa las estructuras de poder económico. Homeopatía política para niños de bien. Algo así como hablar con la “e” como genérico, pero que las Kellys cobren a euro la habitación que limpian. Plástico y simulacro. Izquierda plural e incluyente pero que supone una renuncia al conflicto de clases. El PSOE tenía a Almodovar y Más País tiene a los Javis. Esta pasividad ante disputar las estructuras de poder aun yendo de “radicales” se ve claramente en el cantante Don Patricio. Don Patricio, en confrontación con el mensaje combativo que lanzan Los Chikos del Maíz, en una entrevista para EFE decía; «Estamos aquí para entretenernos, no para dar lecciones de vida”. Don Patricio es como el típico Cayetano de náuticos y pulsera de España en muñeca, pero vistiendo en chandal. Viste como un underground pero piensa como los Indies del grupo Taburete. Y es que, “El sistema ama a la gente que no tiene nada que decir”. (Koma). Alaska y Mario Vaquerizo en La Movida no vestían como señores de bien del barrio de Salamanca, pero pensaban como señores de bien del barrio e incluso quedaban a tomar café con Esperanza Aguirre. Se podría decir que Don Patricio, es en el trap la Alaska o el Mario Vaquerizo de su época. En este sentido, Gata Cattana, rapera con un claro mensaje social nunca tuvo un espacio mediático por no ser como esas que “el sistema ama porque no dicen nada”. Comparándola con algún poeta de posguerra, Gata Cattana sería como Gabriel Celaya; “Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales que, lavándose las manos se desentienden y evaden.” Mientras que Bad Gyal es como cualquier poeta de la denominada Estética Veneciana, llamados así porque mientras España se encontraba en periodo de tardofranquismo, ellos recitaban poemas hablando de lujos, trajes caros y viajes a Venecia ignorando el conflicto. Al final, La Movida Madrileña, el Trap y la cultura Hipster coinciden en tejer alianzas con el mundo de la moda, la publicidad y el marketing. Por lo tanto: de barrio, de rupturista y de lo que lo quieran llamar no tiene nada (habiendo excepciones claras como Tribade, Tremenda Jauría, Dellafuente o Machete en boca, entre otras) La Movida (con el PSOE manejando la maquinaria desde las instituciones) y el Trap, también coinciden en eso de que “El arte de los negocios es el paso que sigue al arte”. (Andy Warhol). La elección de manejar los negocios como una parte importante llegando a considerarlo arte. Desastroso, pero todo culmina con el uso de la cultura como factor de desmovilización social: ‘’Sírveme otra cerveza y aquí no ha pasado nada’’.

Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

16 Comments

  1. Flojísimo artículo, que denota una falta de conocimiento sobre la aquí mal llamada escena del Trap. Ni sabes de donde vienen esa gente que viste chandals de Gucci, ni tienes ni idea de la idelogia de esa gente, ni hace falta que toda la musica tenga un mensaje combativo, si luego acosas a mujeres en festivales como han salida la luz de grupos combativos y comprometidos. ¿No eres capaz de hacer una analisis en el que esa gente que viste balenciaga o gucci son gente de clase obrera, que hacen apropiación de un vestuario que se les habia negado?

  2. Totalmente de acuerdo, ensucian la historia de un movimiento como es el Hip-hop que surgió en los barrios más desfavorecidos de Nueva York en contra de los abusos de autoridad y las condiciones que allí tenían que soportar. Y, aunque Los Chikos del Maíz pecan a veces de revisionistas y sacan su vena socialdemócrata, siempre hay artistas como el grupo Mala Praxis que vendrá a decir grandes verdades desde un enfoque verdaderamente marxista. Muy buen artículo, mis felicitaciones.

  3. Sea trap o no lo que hace la gente que en este artículo se nombra, verdad no le falta respecto al ejemplo que Dan estos cantantes, y a nivel musical, y moral, mínimamente, quedaros con la frase ‘La música combativa nunca será comercial, asumidlo’ Y pongo de ejemplo a mi Canserbero que en paz descanse, y a la Gata cattana por supuesto, ellos sí cantaban para dar mensaje real, de nuestro mundo, no el ficticio que otros quieran cantar.

  4. Aquí a todo el mundo solo le importa si es o no trap, menudas prioridades más claras tenéis. Pues es un artículo cojonudo, no has parecido pedante aunque te quieran tachar de lo contrario y dejas muy bien explicado cómo a los artistas que van de revolucionarios les importa muy poco la revolución por tener sus propios intereses de clase. Que Bad Gyal haya hecho dos críticas simplistas en sus Instastories no significa que sea revolucionaria, significa que intenta manteneros como sus fans. Por ejemplo, Bad Bunny cumple un mejor papel revolucionario que ella o Rosalía.

    La música combativa nunca será comercial, asumidlo.

  5. Muy buen artículo desde el inicio al final. Estoy muy de acuerdo con tu peculiar punto de vista y me gustaría felicitarte por ello. Te seguiré en próximos post, porque tú texto está elaborado y consecuente. Saludos

  6. Es cierto que cada uno puede tener su propia manera de expresarse, pero quiero ser clara en pocas palabras.
    Que intentas escribiendo este artículo, acaso pretendes cambiar la mentalidad de medio planeta. Las cosas son así y yo entiendo tu esfuerzo pero si eres tan inteligente y optimista como lo has demostrado porque no comentas cosas más importantes que esto y no pierdes el tiempo. Te dará rabia como a muchos otros pero es que esos OTROS, no escriben ACTÚAN. Y seguramente pienses que el periodismo es una gran idea para cambiar la sociedad y tranquilizarla pero ya no, esos días se han acabadom

  7. Entonces…viva el mamoneo¡¡¡¡ a una gitana con desprecio se le puede llamar CHONI’

    Y NO PASA NADA..Y A UNA PAYA QUE SALE EN LOS VIDEOS DE SUS CANCIONES QUE NO CANTA UNA MIERDA..
    HACIÉNDOSE UN PORRO Y LÓGICAMENTE SE LO FUMA, HAY QUE DECIRLE QUE ES GUAY??? PUES MIRA ME ALEGRO QUD UN PIJO NIÑO DE PAPÁ MULTIMILLONARIO
    SE BURLE DEL CHONISMO PAYO…
    ASI NOS SENTIMOS NOSOTROS ..

    • ¿Dancehall? Esta pava es un insulto al auténtico dancehall, haciendo música basura para ninis y flipaos.

      Si Bob Marley fuese contemporáneo de toda la basura de hoy en día, no habría cifras para contar sus seguidores o visitas en YouTube. Y tampoco hay que tocar algo tan icónico.

      Grupos como Pereza, Extremoduro, Doble V, por citar 3 ejemplos diferentes. También se unirían a lo comercial, pero al menos no serían BASURA,
      ni aparentan algo que no son.

      • Igualmente no deja de ser dancehall, sea bueno o malo. Bad Gyal no hace trap, al igual que tampoco lo hace Rosalia. Que al final resulta que la gente no sabe realmente que es el trap y cualquier cosa se le llama trap. Don Patricio tampoco hace trap(al menos lo que he podido escuchar de el), por mencionar a otro

      • Hombre, eso de que no es del todo cierto… Hara algunas cosillas de trap, si, pero sus dos canciones que suenan ahora, Zorra y la otra que tiene con Omar Montes no son trap. Por poner dos ejemplos

        Igualmente, eso no quita meritos a este articulo, que me parece acertadisimo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.