Asco y nauseas

por Puño En Alto

Nada más mezquino que sacar provecho político, social o laboral del dolor ajeno o propio y nada más miserable que premiar esas conductas.

El último caso paradigmático de este execrable comportamiento corresponde a la Presidenta de Honor de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, cuyas exigencias por presuntos favores pasados se han visto recompensadas con la Gerencia del Servicio de Emergencias 112, y que el PP mediante la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha decidido ceder a sus pretensiones con dicho nombramiento, todo ello a pesar de no tener experiencia alguna al respecto, salvo la de ser madre de una víctima del terrorismo. Esta señora -en menos de dos semanas- ha pasado de Comisionada para Víctimas del Terrorismo en Madrid, Comisionada para la Cañada Real Galiana, hasta terminar donde quería, como gerente del Servicio de Emergencia 112.

Daniel Portero, Marimar Blanco y Ángeles Pedraza.

Hay otros casos.

Como el de Juan José Cortés, padre de Mari Luz, niña asesinada en 2008 que, tras involucrarse en la campaña a favor de la prisión permanente revisable, se vio de la noche a la mañana como asesor en materia de justicia del PP y del grupo municipal del PP en Sevilla sin tener formación en dicha materia. Actualmente es diputado en el Congreso por el PP. Y todos aún tenemos en la retina la dantesca e injustificada aparición de este señor durante el rescate del pequeño Gabriel meses antes de las elecciones generales en la que salió elegido diputado por el PP por la provincia de Huelva.

O como el de María del Mar Blanco, hermana del joven concejal del PP asesinado por ETA, que ha hecho carrera política, actualmente es diputada y suena como comisionada para las Víctimas del Terrorismo en el gobierno de Díaz Ayuso en sustitución de Ángeles Pedraza.

Otro caso, pero menos conocido es de Daniel Portero, presidente de la Asociación Dignidad y Justicia, cuya carrera política le ha llevado a ser diputado autonómico en Madrid por el PP y puede terminar en la dirección del Canal Isabel II, en su descargo hay que decir que es ingeniero en dicho Canal.

Lo curioso es que normalmente es el mismo partido el que decide acoger a estas personas, que se dejan utilizar como ariete contra sus adversarios políticos para poco después exigir recompensas por los servicios prestados mediante cargos políticos, representación institucional municipal o parlamentaria o con generosos contratos laborales, sin que se mire si poseen cualificación profesional para ello, porque lo importante no es la calidad del servicio que pueden prestar ni la aportación en los ámbitos de representación, dada su escasa o nula capacitación formativa ni profesional, sino la utilización de su figura como reclamo propagandístico y electoral.

Por todo ello, expreso mi mayor repulsa por estos personajes, arribistas emocionales, que sin pudor ni dignidad alguna utilizan su dolor propio y ajeno para procurarse una carrera política o una buena y gratuita remuneración a cargo del erario público, de la misma manera que me produce asco y nauseas, el manoseo miserable que algunos partidos políticos hacen del dolor ajeno, que no dudan en convertirlo en piezas deseadas para emplearlas como armas arrojadizas en la contienda política y como reclamo electoral en sus listas.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.