Armenia vuelve a ver amenazada su integridad territorial

un centenar de soldados azerís cruzaron la frontera de la República de Armenia

Por Angelo Nero

“Francia apoya a Armenia y seguirá haciéndolo. Las fuerzas armadas azerbaiyanas invadieron territorios armenios y deben retirarse inmediatamente”, declaró el pasado 13 de mayo el presidente francés Emmanuel Macron, oponiéndose con rotundidad –algo que no ha sido secundado por el resto de los mandatarios europeos, temerosos de molestar al sultán Erdogan-, tras la invasión, en la madrugada del día anterior, de territorio armenio, en la región cercana al Lago Sev, y al poblado de Ishkhanasar, en Syunik.

El 10 de diciembre de 2020, en un pomposo desfile de la victoria, en Baku, con la participación de un importante contingente turco, y en presencia de su aliado Erdogan, el dictador azerbaiyano ya había afirmado que Ereván, el Lago Sevan y Syunik eran territorios históricamente azerís. “Nuestra ente vivió durante siglos allí, pero las autoridades de Armenia expulsaron a cientos de miles de azerbaiyanos de sus tierras nativas. Luego sucedió lo mismo en Karabakh”, afirmó Aliev, mientras que su homólogo turco, afirmó en esa misma ceremonia en la que celebraron la conquista de varios territorios de Artsakh, que “el hecho de que Azerbaiyán haya liberado sus tierras de la ocupación no significa que la lucha haya terminado. La lucha que se ha librado en el campo político y militar hasta ahora, continuará en muchos frentes a partir de ahora.”

Cumpliendo las amenazas vertidas en diciembre del año pasado, mientras el foco de la actualidad internacional estaba puesto en la represión de las manifestaciones populares contra el gobierno de Iván Duque en Colombia, y al enésimo bombardeo sionista sobre la población civil de Gaza, un centenar de soldados azerís cruzaron la frontera de la República de Armenia, avanzando y preparando trincheras con la intención de fortalecer su conquista territorial.

A pesar de las negociaciones con las fuerzas de paz rusas, garantes del acuerdo de alto el fuego entre Aliev y Pashinyan, no hay constancia de que las tropas invasoras abandonaran el territorio de soberanía armenia.

El muy cuestionado, y ya primer ministro interino armenio, Nikol Pashinyan, declaró que “las fuerzas armadas de Azerbaiyán cruzaron nuestra frontera estatal, y avanzaron 3,5 kilómetros en esa sección, intentando rodear y sitiar el Lago Sev”. Anunció también que pediría la intervención de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (ODKV) en la que están Rusia y Armenia, junto a Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán. La ODKV ha declarado que está lista para tomar medidas según el acuerdo de seguridad colectiva, aunque no se espera que la respuesta sea demasiado contundente, ya que tres países de la alianza son túrquicos y dos de ellos (Kirguistán y Tayikistán tienen un conflicto abierto). “Casi 250 militares azerbaiyanos continúan dentro del territorio armenio, en las provincias de Syunik y Gegharkunik”, denunció el todavía primer ministro armenio.

Mientras tanto, continúan las amenazas contra la integridad territorial armenia, ya que el presidente azerí afirmó que abrirían por la fuerza el corredor Zangezur, entre Azerbaiyán y Najichevan, y anunció la realización de ejercicios militares el 16 de mayo, con la participación de 15.000 soldados. A la vez que tropas fronterizas de Azerbaiyán ya están tomando posiciones en los distritos de Lachín y Kalbajar, arrebatados a la República de Artsakh en la reciente guerra.

Por otra parte, el próximo 20 de junio se llevarán a cabo elecciones parlamentarias en Armenia, después de la disolución de la Asamblea Nacional, el 10 de mayo. Nikol Pashinyan, que en 2018, con la Alianza Mis Pasos, logró más del 70% de los votos y 88 escaños, volverá a presentarse con su partido Contrato Civil, impulsado por la Revolución de Terciopelo que el mismo lideró. Volverá a tener en frente al partido Armenia Próspera, que entonces obtuvo el 8% y 26 escaños, y a Armenia Luminosa, de Edmun Marakyan, que logró el 6% y 18 diputados.

Aunque entonces quedaron fuera del parlamento, Pashinyan también tendrá que medirse con la Alianza Armenia, liderada por el expresidente Robert Kocharyan; el coordinador del Movimiento de Salvación de la Patria, que lideró las protestas de noviembre, Ishkhan Saghatelyan, y presidente de la Federación Revolucionaria Armenia (FRA), que en 2018 no llegó al 4% de los votos; y en cuya alianza está también el exgobernador de Syunik, Vahe Hakobyan.

Artur Vanetsyan, exdirector del Servicio de Seguridad Nacional, liderará la alianza entre su Partido Patria y el Partido Republicano, que entonces logró un 4,7% de los votos, del expresidente Serzh Sargsyan.

Cualquiera que sea el resultado de las elecciones, si estas no tienen que posponerse por la amenaza azerí, el panorama que se presenta en Armenia es muy incierto, inmersa como está en tensiones internas y externas, que pueden prender en cualquier momento la llama del conflicto.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.