Alcoa en Lucha: «Alcoa en España funcionó como un auténtico parásito»

Salvar Al Garito IOSIF

Por Daniel Seixo

¿En qué momento empieza esta lucha?

Llevamos tiempo con ella, así que no es una cosa de hoy. Cuando empezamos a tener problemas con el tema energético,  con el cambio de modelo, fue cuando empezamos con todas las movilizaciones.

¿Han notado diferencias entre los distintos gobierno?

No, con todos los gobiernos al principio el problema se toman un poco con desdén, todo hasta que se dan cuenta de que van acarreando problemas sociales y grandes movilizaciones. Paso con Soria y con aquella famosa subasta cuando en diciembre pusieron los despidos de todos los trabajadores de Coruña y Avilés porque no podían comprar megavatios suficientes y pasa ahora con la ministra Maroto y Teresa Rivera. Son dos ministras, pero comparten el mismo problema, porque uno es el tema de la industria por parte de la ministra Maroto, pero el otro es el problema energético de la ministra Rivera. No han realizado la necesaria legislación sobre las empresas electrointensivas y eso ha traído el problema actual.

¿Por qué Alcoa decide cerrar la única planta que produce ahora mismo aluminio primario en España? 

Bueno, realmente Alcoa en España funcionó como un auténtico parásito, estuvo reclamando todas las subvenciones que pudo para no invertir y después preparar una salida de este país desde hace tiempo. Los gobiernos  ponían un marco energético, pero no protegían que ese marco energético estuviera ligado a inversiones.

¿Hasta qué punto dañaría el cierre de la planta a las diferentes comunidades que concentran su actividad en España?

El problema ya no es el daño que causaría Alcoa, que sería muy grande, al sector del aluminio en varias Comunidades Autónomas. Especialmente, en todo lo que es la comarca de la Mariña y de Lugo. El problema es que una empresa tras otra nos estamos quedando sin industria en este país, en este caso industria sin una primaria como es la intensiva. Al final esto conlleva que el país no puede vivir del turismo y menos ahora con el tema del Covid.

¿Cómo se explican que el gobierno de España y la Xunta parezcan pasivos ante la posible perdida de nuestra industria básica?

La Xunta en el momento que pudo hizo muchos movimientos en favor de la la industria electrointensiva, el problema que tiene la Xunta es que tiene la misma política industrial que el gobierno de España. Es el problema que tenemos en este país, la política industrial en la que se basan los dos principales partidos del país es la de decir que no hay política industrial. Como dijo Solchaga: la mejor política industrial es la que no existe.

¿Parece la multinacional tener más poder en España que las propias autoridades?

Cuando están casi llorando que se sienten a negociar y en vez de estar tomando decisiones están esperando a que llegue a un límite donde ya rompa la cuerda para tomar una decisión que nadie quiere tomar, como una intervención o una expropiación… Es muy triste ver a un país a los servicios de una multinacional. Una empresa que era del estado, que le dio muy buenos años al estado, que le dio grandes producciones de aluminio y que ahora puede desaparecer por el gusto y el desaire de dos gobiernos que no se atreven a hacer lo que tienen que hacer.

¿Cuál ha sido la actitud de la empresa durante todo este proceso de lucha?

La actitud desde con nosotros es de total desprecio. Tenemos un comedor, no legislan sobre el comedor, lo tienen paralizado, aprovecharon el tema del Covid para cerrarlo. Creo que como este problema se ha alargado tanto, más de lo que preveía nadie, pues ahora les ha pillado el tren. Lo mismo pasó con el calendario de jornada normal, pensaron en hacer un desaguisado con el ERE y después les ha cogido el toro, nadie esperaba que llegásemos a octubre cuando cambia la jornada intensiva a jornada normal. Es realmente vergonzoso que una empresa trate así a los obreros. Y mucho más en un momento como el que tienen de ERE, donde tienen que tener más cuidado porque los obreros están mucho más susceptibles, y están mucho más cabreados.

¿Cuáles son vuestras reivindicaciones? ¿En qué punto se encuentran?

Nuestras reivindicaciones siguen siendo las mismas desde que empezamos hasta aquí. Nuestro mensaje es el mismo, no hemos cambiado en nada, llevo diciendo lo mismo cinco meses, así que nadie nos puede decir a los obreros que cambiemos o que nos tengamos que sumar ahora a otro bloque como nos pretenden decir los gobiernos. Nosotros no tenemos que pedir reuniones, nosotros llevamos diciendo lo mismo cinco meses y bienvenidos los que se sumen ahora, porque nosotros llevamos pidiendo el cien por cien de la producción y la continuación del cien por cien de los puestos de trabajo durante cinco meses, se tenga que hacer como se tenga que hacer… Ya sea por intervención o ya sea por un acuerdo con Alcoa, nos da igual, pero esta fábrica no puede cerrar porque es esencial para el estado y estratégica para el país. Esto lo llevamos diciendo cinco meses, no se pueden doblegar los gobiernos a una multinacional, eso está claro.

¿Pasa el futuro por Expropiar Alcoa?

Yo creo que si se sentaran a negociar de verdad conseguirían que la vendieran, pero creo que también el estado está jugando a tensar la cuerda a ver hasta dónde puede dar todo esto.

¿Cómo se lucha contra una multinacional como Alcoa?

Realmente a la multinacional le da igual todo lo que hagamos, lo que le duele es tener al gobierno en contra. Nosotros la única opción que tenemos es decirle al gobierno que muevan el culo. Entonces, ¿al final cuál es la solución que tenemos? Pues hacer movilizaciones contra los gobiernos y no contra la multinacional.

¿Qué lecciones extraería de todo este proceso de lucha?

Que el mensaje solo puede ser uno. En el momento en que hay varios mensajes o que los mensajes son distintos dentro de la fábrica, metes la división y rompes la unidad. Es muy importante que los sindicatos dentro de la fábrica no se manden mensajes distintos.

¿Ha sido complicado conseguir esa unidad?

Yo creo que el mensaje, y la unidad en ese mensaje, siempre ha sido el mismo. También es cierto que poca gente creía que nuestro mensaje llegara a buen fin, pero bueno… Al final creo que el mensaje sí que ha llegado y sí que ha calado. otra cosa es que los gobiernos hagan su trabajo, aunque yo creo que se van a ver obligados a hacerlo. Yo creo que el mensaje ha calado y que todo el mundo ha asumido el mensaje como propio, eso sí que es una verdad innegable. A cualquier persona de España se le puede preguntar y sabe que los trabajadores de San Ciprián han antepuesto una comarca y el beneficio de una comarca a su propio beneficio personal en muchos casos, mil veces.

¿Se han sentido respaldados?

Todo el mundo decía que tenemos razón y que no se puede abandonar la comarca, en eso nos hemos visto respaldados. El resto, al fin y al cabo, son opiniones personales que tampoco nos dan solución ninguna.

¿Cuándo se termina la lucha de los trabajadores de Alcoa?

Se terminará la lucha de los trabajadores de Alcoa cuando se asegure el futuro de la comarca y eso no es cuando esté vendida la fábrica o cuando tengamos una solución a la venta, eso es cuando esa solución venga con inversiones y con mejoras en la fábrica. Eso pasaría por unos transformadores nuevos, por muchas inversiones que son necesarias y que son las que asegurarían el futuro, no solo la venta de una empresa a otra. Y por supuesto por una tarifa eléctrica estable.

Zan, presidente del comité de empresa de Alcoa San Cibrao


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.