38 años de cárcel por robar 9 dólares…y lo que queda

El hombre, de 62 años, dice que no se da por vencido en su lucha por la libertad.

Javier F. Ferrero 

Willie Simmons es un hombre de 62 años de Alabama. Ha pasado los últimos 38 años de su vida en prisión por robar 9 dólares debido a la ley de delincuentes habituales de Alabama. Beth Shelburne, una periodista de WBRC, compartió un hilo en Twitter denunciando la situación de Simmons tras una conversación con el hombre.

Shelburne dijo que Simmons tenía 25 años cuando el estado «dijo que debería morir en prisión». Fue condenado por robo en primer grado y sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional en 1982. El hombre fue procesado bajo la ley de delincuentes habituales de Alabama porque tenía tres condenas previas. Estas condenas, de acuerdo con Shelburne, fueron por hurto mayor y por allanar una propiedad robada. Sin embargo, dijo que sólo pudo localizar la condena por robo mayor de 1979, por la cual Simmons cumplió un año de prisión. Simmons, quien no estaba seguro, dice que «hizo más o menos lo mismo por los otros delitos», pero no podía recordar realmente cuánto tiempo había estado condenado por los delitos.

Simmons está encarcelado en el Correccional Holman en el Condado de Escambia, Alabama. No ha recibido ninguna visita desde 2005, tras el fallecimiento de su hermana, pero se las arregla para mantenerse a flote. Shelburne dijo que este hombre de 62 años, que está cumpliendo condena en una de las «prisiones más violentas del país», está estudiando y trata de «mantenerse alejado del núcleo duro de la prisión».

El reo se hace responsable de las acciones que lo llevaron a prisión. Le dijo a Shelburne que estaba «drogado» cuando cometió el crimen que lo puso tras las rejas de por vida, sin libertad condicional. Dijo que luchó con un hombre y le robó la billetera, que contenía 9 dólares. «Todo fue una estupidez. Yo estaba hecho un desastre», le dijo a Shelburne.

Habló de su juicio, duró unos 25 minutos. Simmons dijo que le nombraron un abogado que no llamó a ningún testigo. Tampoco le ofrecieron un acuerdo de declaración, aunque sus delitos anteriores no fueron violentos. «Siguieron diciendo que harían todo lo posible para mantenerlo fuera de las calles para siempre», dijo.

Simmons dice que ha presentado varias apelaciones a lo largo de los años, pero que no ha tenido un abogado. Todas las apelaciones han sido negadas. «En un lugar como éste, se puede sentir como si estuvieras solo», dijo. «No tengo a nadie afuera a quien llamar y hablar. A veces siento que estoy perdido en el espacio exterior».

Simmons espera ser liberado para poder volver a una vida normal. «Mi esperanza es salir de aquí, establecerme con una mujer y hacer la voluntad de Dios», dijo. «Me gustaría contarle a la gente lo malas que son las drogas».

Shelburne le preguntó a Simmons acerca de los legisladores que eliminan la última avenida de apelación para personas como él que están sirviendo cadena perpetua sin libertad condicional bajo la ley estatal de Ofensores Habituales. Cuando se le preguntó si espera que los legisladores reconsideren su decisión, Simmons dijo: «Sí, he estado esperando y rezando por ello».

La ley de delincuentes habituales de Alabama ha sido criticada por ser demasiado dura. De hecho, se ha reportado que la ley contribuye a la sobrepoblación en las instalaciones. La ley de Ofensores Habituales también ha resultado en que el 27 por ciento de los reclusos cumplan sentencias más largas.

Según esta antigua ley, una persona que comete un delito de clase C (es decir, acecho, interferencia de la custodia, homicidio por negligencia criminal) sin delitos graves previos puede enfrentar de 1 a 10 años. Sin embargo, si esa persona tuviera un delito grave previo, posiblemente podría ir a prisión por un período de entre 2 años a de por vida.

Mientras tanto, cometer un delito de clase A (por ejemplo: asesinato, robo en primer grado, tráfico) sin ningún delito grave previo es de 10 años a perpetua, un delito grave previo es de 5 años a perpetua, dos delitos graves previos son de 99 años o perpetuos y tres delitos graves previos son de vida o perpetuos sin libertad condicional, que es la sentencia que se le dio a Simmons.

Vídeo Recomendado:


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.