1865

Por Laura Isabel Gómez


En 1865, durante la presidencia de Abraham Lincoln, la decimotercera enmienda a la Constitución de los EEUU decretaba el fin de la Esclavitud en todo el país haciendo que casi 4 millones de afroamericanos de los Estados del Sur pasaran de ser personas esclavizadas a personas libres.

Si preguntamos a cualquiera sobre la Abolición de la Esclavitud la inmensa mayoría dirá que ésta aconteció tras el fin de la Guerra Civil de los EEUU, dando así por hecho que aquello es algo que forma ya parte de un pasado muy lejano dentro de la Historia de la Humanidad; y que ello supuso uno de los grandes avances en la sociedad moderna, así como una gran conquista para los Derechos Humanos, marcando un antes y un después en la lucha antirracista que vendría a mediados del siglo XX con el movimiento por los Derechos Civiles de la mano de Rosa Parks, Martín Luther King, entre muchas otras personas afroamericanas que se han convertido en figuras históricas contra el racismo en EEUU y en el mundo.

Pues, ¡Bienvenidos y bienvenidas al mundo real! No es cierto que no exista la esclavitud. No es cierto que lleve abolida más de 140 años. La esclavitud se mantiene en nuestros días, de hecho, de un modo u otro ha estado vigente todas estas décadas, solo que ha estado invisibilizada porque el concepto que tenemos de “esclavitud” es el de personas negras trabajando en los campos de algodón de los Estados Confederados del Sur en los EEUU.

La esclavitud ha “mutado”, y se ha perpetuado hasta nuestros días de muchas maneras (esclavitud laboral, esclavitud sexual, servidumbre, etc.). Aunque yo me voy a centrar en la esclavitud sexual en el Estado español.

El Movimiento Feminista en España, en estas últimas décadas, está luchando por denunciar, y combatir la esclavitud del S. XXI: la prostitución, y la trata de mujeres para la explotación sexual, de la cual se nutre la toda poderosa “Industria del sexo”. Creo que es justo decir que la prostitución es uno de los “brazos armados” del Patriarcado.

España es el tercer país del mundo en consumición de prostitución, es el primero de Europa y es también uno de los principales destinos de la trata de mujeres.

Según datos oficiales, de Naciones Unidas, el 80% de la trata en el mundo tiene fines de explotación sexual y de ese 80%, más del 90% de las víctimas son mujeres y niñas lo que deja en evidencia que existe una relación clara entre prostitución, explotación sexual y trata. No son fenómenos aislados, sino que se retroalimentan mutuamente y es lo que hace que hablar de “legalización” sea algo tan peligroso y perverso.

La prostitución genera en España 10 millones de euros AL DÍA y supone según el INE el 0’35% del PIB. El 39% de los hombres españoles son consumidores de sexo de pago según datos de las Naciones Unidas, y se estima que unas 100.000 mujeres son prostituidas las 24 horas del día de las cuales el 90% son forzadas a ello.

Desde finales del S.XIX el Estado Español había firmado varios convenios contra la prostitución (1902, 1910, y 1921), siendo el convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución de Naciones Unidas en 1949 el último de ellos, lo que hizo que durante la primera mitad del S.XX se cerrara el cerco a la “Industria de la prostitución” en España.

En el año 1995 se reformó el código penal, mediante Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (Art. 187)  lo que supuso un retroceso en la lucha contra la prostitución, ya que se establecía la peligrosa dicotomía de prostitución forzada vs. prostitución libre.

Los proxenetas ya no eran delincuentes, ahora eran “empresarios” y poco a poco la red de putódromos (burdeles y macro burdeles), como los llama la maestra Charo Carracedo, se extendió de tal modo que España es a día de hoy uno de los grandes burdeles de Europa y del mundo.

Por otra parte, el Movimiento Feminista no se ha quedado quieto. Su lucha contra la prostitución es histórica. En España las mujeres de la II República ya hablaron de la abolición de la prostitución. Con la reforma del Código Penal de 1995 las feministas volvieron a luchar por impedir que se convirtiera en un coladero de proxenetas, chulos, y puteros para poder explotar sexualmente a mujeres impunemente, porque obliga a las explotadas, tratadas,

y prostituidas a denunciar a sus tratantes/proxenetas/explotadores, cosa que muy rara vez sucede porque son mujeres en tal situación de vulnerabilidad y dependencia que por miedo no denuncian; aun así, la reforma salió adelante.

En la década de los 2000, el Movimiento Feminista siguió plantando cara a la toda poderosa organización de proxenetas, ANELA, cuyo líder José Luis Roberto El Cojo, es también el líder del partido político de extrema derecha España 2000.

En 2002 se creó la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución a la que en los últimos años se han sumado muchas otras del resto del territorio español que aúnan fuerzas para luchar por la abolición de esta esclavitud moderna.

Claro que habrá mujeres que ejerzan la prostitución libremente. De hecho, he mencionado antes que del total de mujeres prostituidas en España el 90% lo hace de manera forzada, lo que significa que un 10% la ejerce de manera libre (supuestamente) pero esa no es razón para legalizar la prostitución. No se puede legalizar una actividad que en su inmensa mayoría tortura a mujeres usando sus cuerpos como receptáculos de semen, como dice Amelia Tiganus. No hay nada de empoderante en que tu cuerpo sea penetrado por boca, vagina y ano 30 veces al día por 5 euros por hombres a los que no deseas, no hay nada de empoderante en ser usada, vejada, maltratada, violada y golpeada las 24 horas del día; vivir atemorizada y coaccionada en que sí o sí has de “trabajar” porque si no la mafia matará a tus hijos, hijas, familia en tu país de origen.

Lily

Me viene a la mente la historia de Lily, la prostituta asesinada por su chulo en el Barrio del Raval de Barcelona la semana pasada. No salió en ninguna TV estatal, ningún gran medio de comunicación se hizo eco de su historia, de su asesinato, de su tragedia. La historia de Lily es la historia de la inmensa mayoría de esas mujeres que están en los burdeles, calles, polígonos, carreteras, rotondas, medio desnudas; mujeres que en ocasiones acaban muertas sin que a nadie le importe, sin que nadie les de voz y las incluya en estadísticas o en reportajes de TV en prime time.

Amelia Tiganus el otro día durante la rueda de prensa del Front Abolicionista del País Valenciano https://www.youtube.com/watch?v=1VVLRgH6tG4&t=546s dio datos de las mujeres prostituidas asesinadas en España entre el año 2010 hasta ahora: 48 prostitutas han sido asesinadas por puteros, según datos de feminicidio.net .El 29% (14 casos) se han producido en Andalucía, el 21% (10 casos) en Cataluña, y el 17% (8 casos) en la Comunidad valenciana; son éstas las comunidades autónomas con más prostitutas asesinadas.

ElUniversal.com.mx

La Prostitución se combate

Cuando la gente me dice, “Sí ya, pero es que… Hay que legalizarla porque y las prostitutas libres y felices ¿Qué?”. Yo siempre pongo este ejemplo: Cuando en EEUU se abolió la esclavitud, ¿te imaginas que alguien alegara que es que había negros en los campos de algodón esclavizados que eran felices porque sus amos eran buenos con ellos?

Quiero citar la película 12 años de esclavitud en la que, al protagonista, un hombre negro del Norte y libre, es vendido como esclavo en el Sur. Si la esclavitud no hubiera sido legal en todo el país, ese hombre no hubiera sido vendido, y de haberlo sido, hubiera podido denunciar a sus esclavistas y a sus tratantes para ser encarcelados. Lo que sacó a las personas negras de los campos de algodón fue la abolición. Porque los “amos” pasaron a ser delincuentes, y las personas de los campos pasaron a ser ciudadanos libres.

Mientras la prostitución no sea abolida todas las mujeres seremos prostituibles. No existe esa diferencia maliciosa que establece el Patriarcado entre “nosotras” (las no prostitutas) y “ellas” (las prostitutas). Como si hubiera mujeres nacidas para ser prostitutas, y luego estuviéramos las demás. No es cierto. Ninguna mujer de niña sueña con vender su cuerpo.

La explotación sexual no es legalizable. La explotación sexual se combate, se lucha contra ella por muy bueno que sea el proxeneta, por bueno que sea el putero, por muy bueno que sea el chulo. Porque no, ni los explotadores/ “clientes” son Richard Gere, ni las prostitutas son Julia Roberts que dicen “Yo digo quién, digo cuándo y digo cuánto”.

En el próximo artículo abordaré los 3 modelos más relevantes de legislación respecto a la prostitución desde las 2 perspectivas que se proponen en el debate sobre legalización sí, legalización no: El modelo nórdico (abolicionista), y los modelos alemán y neozelandés (regulacionistas).

One thought on “1865

  • 15/04/2019 at 8:43 pm
    Permalink

    Me ha gustado mucho el articulo sobre la prostitución.Pienso que es verdad y como hombre estoy abochornado de que a la mujer se le trate de esta manera.Cuando debería de estar,de muy distinta manera,respetada.De ella,la mujer. viven,y de que manera,chulos,puteros,proxenetas y toda esa chusma.Estoy en contra de la prostitución.La película “VENGANZA”,me sobre-cogió,de tal manera que me marcó y siendo además que esa semana,se había marchado mi hija a trabajar a Londres.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar