Votar. Esa “rara” costumbre en Democracia, por Javier DG #especialNR26J

Por Javier DG @olduvay22 | Ilustración por Iñaki y Frenchy @inakiyfrenchy76

Platón sienta escuela para que autores como Tucidides califiquen la democracia como un “orden político que otorgaba poder a los pobres, los indeseables y el populacho vil, a expensas de los ricos y gente de cuna o distinción social”. El contrapunto lo encontramos en Aristóteles, para quien la búsqueda de la felicidad podría instrumentarse desde un sistema de autogobierno participativo como ayuda a esa búsqueda.

En España, los partidos políticos no se pusieron de acuerdo para formar gobierno el diciembre pasado, por tanto, se abre la carrera electoral. Unas nuevas elecciones ¿consecuencia de la ineptitud de las partes implicadas para negociar? No voy a entrar en el porqué de tal desencuentro, pues estos meses han servido para retratar la posición de cada uno, muchas veces solapada en campaña electoral con propuestas luego olvidadas. Pero en contra de la opinión dominante, lo grave del asunto reside en los mensajes que escuchamos a diario desde algunos medios de comunicación: “otra vez elecciones…no han sido capaces de ponerse de acuerdo…la abstención será mayor…la gente está cansada…”

Somos receptores de mensajes orientados a dirigir los sentimientos y voluntad de los ciudadanos. Una batería de comentarios diseñados para mantenernos alejados de la política y enfadados con los que la practican. No sé si últimamente alguien ha reformado la Constitución sin yo saberlo, pero creo que, según nuestra Carta Magna, vivimos en un Estado de Derecho con base en un sistema parlamentario, no presidencialista. Esto quiere decir que, para gobernar el país, cuando no hay una mayoría que pueda hacerlo, toca hablar para lograr apoyos. En 1993, el PSOE de Felipe González volvió a ganar las elecciones perdiendo la mayoría absoluta. Los socialistas negociaron el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes, aunque solo estos últimos le dieron su apoyo. El Partido Popular ganó por primera vez las elecciones el 3 de marzo de 1996, pero se quedó a 20 escaños de la mayoría absoluta, por tanto, era necesaria la vía del diálogo y del pacto para asegurar la gobernabilidad. Aznar buscó el apoyo de CC, PNV y CiU (llegando incluso a hablar catalán en la intimidad). Parece que estos pactos no rompían España, y los de ahora la resquebrajan en mil pedazos.No podemos dejarnos embaucar por los que gobiernan sin presentarse a las elecciones. Emilio Romero (periodista y consejero nacional del Movimiento) enseñaba a los jóvenes periodistas que la prensa es como una cama, que debe alquilarse al poder y llevar las cuentas correctamente para que los clientes no se fueran sin pagar.

Es fácil deducir de esta idea que los antaño afines al Régimen (presuntamente), hoy se plieguen (también presuntamente) al dictado de los mercados (para muestra, Juan Luis Cebrián). La estrategia de esos “espíritus libres” creados a la sombra de la silenciada verdad de la Transición y alimentada bajo el auspicio del neoliberalismo, es clara: promover la desafección ciudadana hacia la política. Difundir la idea de que nadie decente y en sus cabales, en una democracia madura y de calidad, se implica en un mundo enfangado de corrupción. Los mismos que utilizan marionetas (políticos) para colaborar en el saqueo de los recursos públicos usando las Instituciones, invierten grandes cantidadespara hacernos creer que, en una democracia real, la gente sufre injusticias y recortes sin protestar. Es decir, instalan en la sociedad el “discurso de la anti política” (Profesor Losada). Esto es, cuánta menos gente vote, mejor para los que gobiernan sin presentarse a las elecciones.

Por eso hoy, ir a votar será, de nuevo, una fiesta que pienso disfrutar como si fuera la última. Ha llegado la hora de dar el salto. Dejar de ser súbditos para recuperar la condición de ciudadano. Ha llegado la hora de plantar cara al neocolonialismo alemán y a la desidia europea frente al drama de los que huyen de la guerra. Ha llegado la hora de la redistribución y la equidad. Sí. Ha llegado la hora de sonreír.

2 thoughts on “Votar. Esa “rara” costumbre en Democracia, por Javier DG #especialNR26J

  • 27/06/2016 at 7:36 pm
    Permalink

    Me sigue asombrando la capacidad que tienen algunos de pensar que los manipulados sólo son los demás. Yo persona medio informada creo que los partidos políticos deben buscar acuerdos y renunciar a algunas de sus posiciones cuando el pueblo no les da una mayoría suficiente como parte de su obligación. Y aunque se la de también. Llámame fascista si quieres…

    Reply
  • 26/06/2016 at 11:22 am
    Permalink

    Desgraciadamente, existen grandes grupos de ciudadanos a quienes les llega la información de mala manera y asumen el discurso del todos son iguales. Pase lo que pase hoy, es necesario continuar el trabajo de despertar a la gente. :))

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies