Voces de la calle | Gobierno de Falderos o La Campaña del Polvorón

Por Earl Kiji @elkiji

“Qué pereza votar otra vez, como haya unas terceras elecciones me quedo en casa.” Este es el mensaje que los medios de desinformación intentan tatuar en el subconsciente del españolito de a pie, ese que carece de pensamiento crítico y opinión propia.

La repetición de elecciones es un fracaso de la democracia, pero la mayoría de opiniones que se instalan en la calle no lleva un análisis concienzudo detrás. ¿A quién puede beneficiar tal banalización de la política, tal nivel de omisión de realidad? La respuesta es evidente y la hemos podido comprobar en Las Segundas.

nuevo-logo-psoe-01

Las matemáticas electorales son caprichosas, encontrando al primer enemigo en la Ley D’Hondt. El 20D dejó en testimonial la representación del casi millón de ciudadanos que confiaron su voto a Izquierda Unida, el eterno tercero en discordia, condenado mediáticamente al ostracismo y la crítica destructiva. En el 26J tampoco ayudó a Unidos Podemos a estar tan cerca como merecía del PsoE y ambos, a su vez, del PP; pero al menos permitió que ambas formaciones unidas mantuvieran los escaños que habían conseguido por separado, pese a que a la Campaña del Miedo había dejado a buena parte de sus votantes atenazados en sus sofás después de ver un sinfín de propaganda escabrosa contra aquellos en los que habían depositado sus esperanzas de cambio. Con una ley electoral más justa, Ciudadanos también habría arañado escaños del PP, sobre todo, y el quesito aún estaría un poco más repartido; aunque tampoco hubiera sido demasiado relevante.

El segundo aspecto matemático relevante es el que lleva a la mayoría absoluta, esos 176 escaños tan codiciados por el bipartidismo, y que será complicado que vuelva a alcanzar un solo partido (o incluso partido más marca blanca). Es por eso que repetir elecciones es un fracaso. Antes, la mayoría se alcanzaba con un fracaso del otro de los dos partidos con opciones (desgaste y acomodo de González, el 11M, que a Zapatero le estallara la burbuja) y con el permiso de los nacionalistas, cediendo por aquí o por allá, pero sin poner en peligro la “Unidad de España”, esa que nos han hecho creer que es infinitamente más vulnerable ahora que nunca (encomiendo al lector que saque sus propias reflexiones sobre las exigencias independentistas y sus formas a lo largo de la historia reciente).

El PsoE tuvo la opción de llegar al número mágico. Lo tenía realmente fácil, mirar a su izquierda, recuperar alguno de los valores que decían llevar en su bandera. Habían alcanzado Autonomías y Ayuntamientos de la mano de los círculos territoriales de Podemos, IU y otras fuerzas de izquierda. ¿Cuál era el problema? Andalucía, el bastión “socialisto”, el Gran Cortijo, plaza “La Faraona”. Venían de hacer lo que se les antojaba a la espalda de su compañero de gobierno (IU), que les trataba de atar en corto y les dificultaba la actividad delictiva. Con el cambio de gobierno habían encontrado un socio mejor, uno con el que a priori no tendrían problema, ya que también daba la llave de la Comunidad de Madrid al PP de la Púnica. Por tanto, animados por el poder fáctico de los que tienen por ley el dinero y no tienen miramiento con los derechos humanos, decidió atarse con este socio y quejarse de que aquellos que venían a darle el poder al pueblo no les permitieran con su abstención formar un gobierno como del que se venía, pero quizá con un toque menor de desvergüenza. Con robos de guante blanco en lugar de los atracos a mano armada que se han venido produciendo en el último mandato (im)popular.

¿Tendremos que ir a votar en Navidad?

Me aventuro a decir que No. No es más que un elemento de presión. El partido rémora se ha posicionado con muy poco esfuerzo, al fin y al cabo son la filial del partido al que quieren darle al poder, son los que han permitido que se mantengan gobiernos que venían de importantes escándalos de corrupción, son la nueva imagen del liberalismo más feroz; pero al fin y al cabo, el de toda la vida, el que no mira por los ciudadanos (aunque cínicamente se autodenominen así), porque los suyos les apoyan aunque les escupan en la cara y los de izquierdas siempre estarán enfrentados entre ellos con la conversión burguesa del PsoE y el miedo que son capaces de generar contra ellos, desde el control mediático y constitucional del PP y el poder económico.

Con C’s y el apoyo de algún nacionalista a los que se les prometa determinado beneficio económico, que no reconocimiento a la identidad cultural o política de su región, se alcanzará un gobierno que nos suma en cuatro años de mayor caos, deudas, desconcierto, crisis, recortes, mentiras, manipulaciones, muertes por desatención médica, inanición, falta de ayuda a los dependientes, etc.

Así, el mejor de los escenarios es que no haya investidura, Sánchez vuelva a tener la alternativa y no se deje en evidencia volviendo a pactar con quien ha bebido los vientos por devolverle el cetro en simbiosis al partido con niveles de corrupción que no se hubieran permitido en ningún país civilizado del mundo. Si se diera esta improbable tesitura, la celebración de Las Terceras volvería a ser un estrepitoso batacazo de la política española, y la responsabilidad, a mi modo de entender, volvería a caer enteramente sobre la indecisión política e ideológica del PsoE, aunque sus fieles siguieran sin castigarles en la siguiente cita electoral.

En esta tercera posibilidad, a la que ya presupongo una probabilidad muy reducida, la campaña de acoso y derribo buscará la máxima abstención por parte de aquellos votantes desligados de ningún partido, aquellos que suelen dejarse llevar por la derecha para no complicarse demasiado la existencia, pero que si se ven extremadamente apretados podrían darle un susto a tales fuerzas que saben que por sus recursos o circunstancias presentan bajos niveles de juicio crítico y les convierten en un blanco de alienación. Todo ello, desde la tranquilidad de ser sabedores de que el votante de derecha nunca dejará de acudir a las urnas, llevando consigo familiares con facultades comprometidas olvidados en otras circunstancias de la vida.

Si se diera el infortunio de llegar al 25D, ojalá los españoles que han “salido a vivir aventuras al extranjero” se encuentren de vuelta a casa por Navidad y puedan ejercer un derecho que tanto se les dificulta desde su exilio forzado. A ver si así este país recupera un poco de decencia y los medios de información dejan de vendernos una realidad que no es la que está viviendo una mayoría cada vez más apretada por unas políticas contra la gente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies