Utopía posible – Más de 1.500 personas se manifiestan por la oficialidad del mapuche en Chile

Por Jordi Vàzquez i Mir 


El Movimiento por la Oficialidad del Mapuche dio el 19 de febrero un paso más en su consolidación. A menudo se vincula el movimiento nacional mapuche con la lucha en defensa de la recuperación de sus tierras ancestrales. Tierras arrancadas con un al precio de sangre y con una lucha noble llena de héroes. Los mapuches protagonizaron la guerra más larga de América de vez en cuando llamada guerra de Arauco. Se alargó cerca de tres siglos, 282 años, desde la llegada de los invasores españoles, en 1521 hasta la expulsión de los españoles en 1818.

Los sucesores de los colonizadores cambiaron simplemente el collar. Al oeste Chile iniciaron una guerra de exterminio que, en diversos grados, se mantiene hasta el día de hoy. Con la llamada eufemísticamente ‘Pacificación de la Araucania’, entre 1861 y 1883 arrebataron a los mapuche sus tierras, prohibieron la lengua y practicaron un genocidio contra los autóctonos. Los diferentes regímenes, siempre formados por descendientes de los colonos imperialistas,casi aniquilaron la nación mapuche. El último fue el de Augusto Pinochet pero, en gran medida, el actual gobierno socialista de Michelle Bachelet sigue, punto por punto, buena parte de las prácticas racistas del militar golpista.

La protesta del día 19 pedía, simplemente, la oficialidad de la lengua en el sur de Chile donde aún se mantiene viva. En Temuco se reunieron 1.500 personas en una manifestación organizaba por el citado Movimiento por la Oficialidad del Mapuche, artistas locales como Waikil, Minuto Soler Luanko, Wechekeche ni Trawvn, Daniela Millaleo y Kake y movimientos como la Federación Mapuche de Estudiantes (FEMAE). El lema de la manifestación fue Lefkantun Mapuzungun Mew y se acompañó de una carrera en un ambiente familiar lejos de la imagen que el gobierno chileno quiere dar de violencia del movimiento indígena. Miembros de las comunidades aymara, quechua o selknam apoyaron la marcha.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR