Poesía política | Unos hacen la economía. Otros la sufren

Escrito por Javier DG @olduvay22 | Ilustración por Javier F. Ferrero @SrPotatus

joven-pidiendo

En esta casa vuelta del revés,

junto a la Carrera de San Jerónimo,

se nos marchita el tiempo.

Termina el camino bajo un escándalo

germinado en la sede del sobresueldo

y andado por Ciudadanos, ese híbrido.

En esta plaza,

campa a sus anchas la vanidad blasfema

del financiero blasfemo,

y el aire ausente reseca la voz del gentío

que grita y empuja y fastidia, exigiendo

lo que Savigny llamaba: “lo justo”.

Fieras paseando

entre los escombros de una crisis

construida sobre cimientos de encofrado vacío,

y revestidas columnas con papeles

de Lehman Brothers, el FMI, y por qué no,

Ministros que desahucian la justicia,

reinventan la ética como sátira política,

el beneficio como usura vestido de gala,

la expansión de la riqueza como exigencia difusa

y padre de la exclusión y la indigencia.

Así nació el Consenso de Washington.

Elementales condiciones de un mercado libre

que presupone cierta “igualdad de partes”

Qué va. Subida de tasas, sanidad precaria,

enseñanza pública en barracones

donde los techos lloran amianto y matan.

Una economía sin justa distribución de la tierra,

guiada desde instituciones corruptas

envenenadas de raíz, donde el campo

se riega con peticiones clientelistas

y prestaciones a golpe de galope,

para montar ellos

los creadores del escenario idóneo

que secuestran la democracia

y escupen en las alforjas de vidas

bañadas en una deuda amarga,

cocinada en la ortodoxia Platónica del

“todo le sale bien al malo”,

siempre que se sustituya la política

…por mercado.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR