Un país podrido

Por “La oveja negra”

Yo vivo en un país podrido en toda su estructura, desde la base en la que se sustenta el sistema, la cual fue creada sobre mentiras e injusticias, pasando por todas y cada una de sus instituciones.

El antisistema suele definirse como aquella persona con una ideología disconforme con el orden político o social establecido, que mediante reivindicaciones o acciones trata de cambiar el statu quo. Para dejarlo claro y como declaración de intenciones: me considero antisistema porque estoy en contra de esta mierda de sistema.

Yo vivo en un país en el que a pesar de tener una Constitución vigente, todos los días se vulnera. Cuando digo todos los días, son todos los días. Y aquellos que se dan golpes de pecho defendiéndola son precisamente los primeros que la pisotean sin piedad y la usan para su propio beneficio. Vivo en un país donde la separación de poderes es una quimera, y sin el más mínimo disimulo intervienen en el poder judicial a su antojo.

Porque aunque nos quieran vender lo contrario, existe una justicia para ricos y otra para pobres. Porque pueden meterte en la cárcel por participar en un piquete durante una huelga general, y sin embargo, quedar impune estafando a cientos de miles de personas con productos financieros, o gastando dinero público en cocaína y putas que debía destinarse a la formación de desempleados. Porque en mi país, el Ministro del Interior, máximo responsable político de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, recibe en su despacho a presuntos delincuentes para darles protección, y en cambio no hace lo propio con cientos de mujeres amenazadas por sus parejas a las que les sería vital (nunca mejor dicho) el apoyo institucional.

En mi país el deporte nacional no es el fútbol (que también). Es la corrupción. Fuera de bromas, podríamos hacer un ranking de corruptos y no se salvaría ninguna de las instituciones representativas del Estado. La excusa de nuestros responsables políticos es que la corrupción, como en la vida, aparece en cualquier ámbito. El problema viene cuando la corrupción se convierte en una forma de gobierno, se institucionaliza y se respalda. En mi país el presidente del Gobierno era supuestamente responsable y benefactor de enormes cantidades de dinero negro. Dinero que en la sede del partido (cuya reforma también se pagó en B) se contabilizaba como donaciones que excedían lo permitido por la ley, en la mayoría de los casos provenientes de grandes corporaciones y empresarios que por interés buscaban obtener un beneficio del mismo. Hoy por ti y mañana por mí. En el caso concreto de este partido político, desde su fundación parece que se constituyó como una organización mafiosa, instaurando el amiguismo como práctica habitual, despiezando el estado de bienestar que nos habíamos dado los ciudadanos en estos años de democracia y vendiéndolo al mejor postor. Y yo que siempre entendí la política como servicio público y altruista… ¡ilusa de mí!

En mi país existen también sindicatos de trabajadores. Dejando a un lado los que realmente se merecen el respeto por su labor (que los hay), los dos mayoritarios se encuentran dirigidos por lo que yo denomino cazasubvenciones. Porque aunque se debería suponer que el principal interés de éstos es luchar por los derechos y mejoras laborales de los trabajadores, parecen más preocupados por salvar el culo y que no les falte el dinero. Probablemente si se eliminasen las subvenciones y tuvieran que sustentarse con las cuotas de los afiliados, más de un sindicalista en lugar de estar apoltronado en el sillón o hinchándose a mariscadas, pelearía con uñas y dientes en la lucha sindical (o al menos lo que antiguamente se entendía por ella). Es inadmisible la corrupción dentro de los sindicatos, porque va en contra de su ADN, al igual que es absolutamente inaceptable contemplar cómo pactan una subida de un 1% del salario con la patronal. Simplemente, me avergüenzan.

Además, resulta que para ser jefe de estado de mi país, a pesar de ser una democracia, es necesario tener sangre azul. Así es, tenemos un rey por la gracia de Dios, y de regalo nos viene con toda su familia, incluyendo hermanas y cuñados (alguno con la cara más dura que el cemento). Otra institución, la corona, que no se salva de la putrefacción del sistema, pues aunque nos hayan contado sólo parte, hay mucho pero mucho más oculto (vamos, que aquí está pringado hasta el apuntaor).

No me olvido de otro poder que tiene una inmensa influencia sobre la sociedad de mi país, y son los medios de manipulación masiva. Sí, los llamo así porque realmente ése es su principal cometido (manipular) y en mi país la independencia periodística brilla por su ausencia. Los medios existentes, tanto públicos como privados, responden a lo que les manda el poder político y económico (gobierno y bancos, quienes les financian). Por tanto, querer leer la prensa, ver la televisión o escuchar la radio para informarse en mi país tiene casi tanta objetividad y veracidad como una misa de domingo.

Y hablando de misa, aquí la Iglesia sigue mandando, y mucho (demasiado). Si en la Constitución se indica que el estado es aconfesional y por tanto pretende la neutralidad religiosa, ¿por qué razón se sigue financiando esta institución con millonadas de dinero público? ¿O por qué están exentos de pagar impuestos cuando poseen un patrimonio inmobiliario inmenso? Ningún partido político se ha atrevido a cancelar el Concordato con la Santa Sede, y aún hoy los representantes públicos se dedican a asistir a actos religiosos cuando debería procurarse una separación total entre Iglesia y Estado. Por cierto, no dejaré pasar la ocasión de recordarles a esos religiosos que siempre han apoyado a los regímenes más opresores (véase el franquismo), que parece gustarles mucho salir a manifestarse a las calles en contra de la concesión de derechos como el divorcio, el aborto, o el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero jamás les he visto echarse en tromba a gritar en contra de la violencia machista, los desahucios o las guerras. Cada uno demuestra sus prioridades con sus actos. Ahí lo dejo.

Éste es un país en el que el partido de la derecha ideológica aún defiende la dictadura fascista que sufrimos durante 40 años, o en el que el partido que se dice socialista, obrero y republicano no es ni defiende ninguna de esas tres cosas, y donde la izquierda se resignó hace años a ser una simple muleta del bipartidismo, sin ambición ni ilusión por ganar.

Mi país está podrido y necesita urgentemente una limpieza política, pero no aquella diseñada por los poderes del capital, anaranjada y glamurosa, sino una que emane del pueblo, de la gente, de los de abajo (como toda revolución). Porque con voluntad política podemos reconstruir el sistema desde la base, eliminar las ramas podridas y malas hierbas, definir mecanismos realmente eficaces para evitar caer en los errores del pasado, devolver a la política su noble cometido de representar los intereses del pueblo, hacer justicia, y al fin y al cabo, dejar de sentir vergüenza del país en el que vivimos.

 

5 thoughts on “Un país podrido

  • 26/03/2016 at 7:46 pm
    Permalink

    Efectivamente país podrido, por los políticos corruptos que se han dejado seducir por los corruptores, las elites psicópatas del poder la acumulación y la mediocridad. ¿ Pero no será una expresión de lo que cada uno vivimos en directo o en potencia..? Mientras no haya una transformación de cada uno, tendremos lo que hay como expresión de nuestra ignorancia, miedo, ineptitud y sobre todo desconocimiento de nuestra propia Realidad. Despertemos y tendremos de inmediato el cambio a través de una masa crítica como germen de lo que en el fondo demandamos la mayoría.

    Reply
  • 23/12/2015 at 9:17 pm
    Permalink

    ¿Tú sufriste la dictadura? ¿De verdad? ¿Qué propones? ¿Una purga sistemática, una limpieza política -como la étnica en los Balcanes- ? ¿Algo así? ¿Todos a la horca, al paredón? Todos, menos tú, claro, menos tú y tu camarilla del puño-en-alto.
    Sois muy peligrosos. Yo os invito a iros a un islote en el pacífico sur, y allí os laméis lo que os tengáis que lamer entre vosotros, tranquilos, sin opresión, sin manipulación, sin corrupción, sin comida, sin agua…

    Besis.

    Reply
    • 27/03/2016 at 1:15 pm
      Permalink

      ¿Tu sabes lo que es la ignorancia ??…¿sabes que es la democracia Directa ?

      Yo te invito a que pienses y razones de el ¿ porque ocurren las cosas ?

      Reply
  • 20/12/2015 at 9:14 pm
    Permalink

    PREFERENTES: Yo voy a hacer como los bancos: es decir, robo. Si no me pillan me lo llevo, y si me pillan lo devuelvo y el asuntillo se olvida. Impunidad con la delincuencia; buen ejemplo para las presentes y futuras generaciones.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies