Un marco para España

Por Daniel Seijo

La causa mayor de revoluciones, es que mientras las naciones avanzan al trote, las constituciones van a pie.

Thomas Macaulay

constitucion78

38 Años de una constitución tan necesaria en su momento, como obsoleta resulta hoy para una España, que treinta y ocho años después, mira a ese antiguo tratado, como un flotador al que tan solo se aferran quienes por ansias de poder o por miedo al futuro, se niegan a aceptar el cambio. En 1978 Pinochet preguntaba por democracia en dictadura, el Frente Sandinista se levantaba contra la dictadura de Somoza, ETA asesinaba a 64 personas, nacía Didier Drogba y el Liverpool se hacía con la Copa de Europa, al derrotar en una complicada final, al Brujas por un gol a cero. Un mundo y una España diferentes, los que sobreviven a un texto, que si bien se ideo como un medio capaz de regir nuestros destinos, por un período de tiempo prolongado, mediante el subterfugio de las continuas reformas constitucionales. Hoy se denota insuficiente, ante una realidad, la de nuestro país, que ha superado con creces los miedos y tabúes con los que nacía nuestra remota Carta Magna.

Aspectos como la cuestión territorial o la corona, demuestran a las claras que los tiempos han cambiado en España. Ya no se habla de la República, exclusivamente con un tono de añoranza o venganza, sino que para un país aparentemente democrático, la casa real, resulta ya escandalosamente anacrónica, por su sentido y por sus formas, incluso para muchos de sus hasta ahora más firmes defensores. Una institución poco dada al cambio, en donde atuendos y formalidades más mundanas, pretenden dotar de un aire nuevo a un clan familiar, en el que en virtud del artículo 57.1 de nuestra constitución, la prevalencia del varón sobre la mujer en la sucesión al trono, sigue suponiendo un insulto a la igualdad de género, dentro del mayor insulto que para el conjunto de la ciudadanía, supone el acceso a la jefatura del estado por mera herencia familiar.

Tampoco en lo relativo a la cuestión territorial, supone una mayor ayuda nuestra Carta Constitucional. Desde la amenaza directa de rupturismo de Catalunya, hasta el sentimiento nacional, en la actualidad políticamente más moderado de Euskadi, Galicia o Andalucía. La realidad del equilibrio centralista, parece haber tocado a su fin en nuestro país. Urge para ello, alcanzar la capacidad de dibujar una hoja de ruta que permita crear las condiciones para una representación federalista en España. Urge por tanto, rescatar al Senado del ostracismo, para una vez liberado de su condición de cementerio de elefantes, dotarlo de la capacidad de convertirse en una verdadera cámara de representación territorial, que logre personificar las diferentes identidades nacionales de nuestro país e imponga los límites entre las esas identidades nacionales y la identidad particular que supone el conjunto del estado Español. No podrán posponerse eternamente la consultas soberanistas en España y cada negativa a un plebiscito como búsqueda de alternativas, supone un paso de cara a una ruptura unilateral de las diferentes identidades nacionales del estado.

Una Constitución con claras lagunas en su conexión con la realidad social, y en donde la una ley electoral más representativa o la protección de los derechos sociales como derechos fundamentales de todas y todos los españoles, se presentan como necesidades inherentes a la democracia de nuestro país, que deben ocupar un espacio central en un acuerdo que fruto del inmovilismo político, sigue bloqueando un cambio necesario desde el parlamento y a su vez, exige un mínimo de 500.000 firmas para dotar de voz política directa a los ciudadanos.

Comienza la Carta Magna española a evidenciar sus muchas carencias. Carencias propias de un documento que representa la voz de un pacto de otro tiempo, de otra realidad. No debe existir por tanto, miendo a la reforma constitucional en una sociedad democrática, al igual que no debe suponer nunca; una constitución, un marco inmovilista para una sociedad con necesidades cambiantes, como lo es la sociedad española.

El punto de ruptura entre la nueva y la vieja política, el desafío territorial y de concepción del estado, la nueva estructura europea, las relidades migratorias o la clara necesidad de un nuevo pacto generacional. Son solo algunas de las cuestiones que acucian a nuestro país a reformular la ley fundamental que debe regir los derechos y deberes de todos los españoles. Es hora de que sea nuestra propia voz, la que de forma y no tan solo validez a la configuración de una nueva Constitución.


Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental. 

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies