Opinión | Twitter, Gabriel Rufián y los discursos políticos

Por Manuel Tirado Guevara @manologandi


Debido a mi gran pasión por la literatura y la política siempre he tenido una tendencia casi enfermiza a leer y analizar los grandes discursos políticos de la historia. Desde la “Apología” de Sócrates que pronunció en el año 339 a.C. ante el tribunal ateniense que le acusaba de corromper a la juventud y de despreciar a los dioses del Estado, pasando por el magnífico discurso de Frederick Douglass, “¿Qué es el 4 de julio para un esclavo?”, donde el orador nos recordaba que en la misma fecha en que el país se entregaba a las celebraciones de la independencia, más de cuatro millones de seres humanos eran todavía mantenidos como esclavos o el discurso de Winston Churchill “ Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”, ese histórico discurso que el Primer Ministro británico pronunció ante la Casa de los Comunes, en el contexto de la Batalla de Francia, ocho meses después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando las fuerzas aliadas estaban experimentando continuas derrotas frente a la Alemania nazi, siempre he sido aficionado a leerlos y tratar de analizarlos.

Rufian

Tampoco puedo olvidarme de los grandes discursos del siglo XX de la política americana como los de Martin Luther King, “I have a dream”, los magníficos discursos de Kennedy y el aún más reciente “Yes, we can” de Obama, que entronca precisamente con esa tradición de grandes discursos de la política americana y tampoco de esos grandes oradores de la política española como fueron Castelar, Azaña, Ortega o Indalecio Prieto. En fin… la lista sería interminable.

El discurso político no sólo depende de la gran pericia del orador para captar lo que los romanos llamaron “captatio benevolentiae”, sino del contenido del mismo. Pero los aspectos fundamentales para que el discurso triunfase ante su público eran la mezcla de fondo y forma en el mismo, como pasa en toda buena obra literaria, que es en definitiva en lo que se convierte un discurso político.

Un discurso para tener éxito debe ser atractivo, a veces imprevisible, para que los que escuchan no pierdan atención en el mismo, y sobre todo es muy importante el contexto donde se pronuncie. Por ejemplo, cuando escuchábamos al Rey Juan Carlos en los discursos de Navidad en ese contexto familiar de langostinos y pavo en torno de la mesa y la televisión de fondo. pues no ayudaba en absoluto, aparte de que el ex soberano no era un muy buen orador que digamos.

Hace días hemos sido testigos en el parlamento de la fracasada investidura de Mariano Rajoy y no hay mejor sitio que el Congreso de los Diputados para aplicar ese masoquismo latente que sufrimos los que nos gusta leer, escuchar y analizar discursos políticos. Durante la primera sesión asistimos a las cuatro de la tarde al soporífero y aburrido discurso de Rajoy, que sumió a gran parte de la cámara y a los que estábamos viéndolo desde casa en una somnolencia tan bestial, que a muchos nos hizo dormir el sueño de los “injustos”, ya que llamar a Rajoy justo me parece una indecencia. El día siguiente fue el turno de Pedro Sánchez y Rivera que son oradores previsibles, nunca sorprenden, y de Pablo Iglesias, que en su primera intervención estuvo bronco, demasiado beligerante y que logró conseguir en sus réplicas ese tono más jovial, desenfadado, a la vez que punzante, que le caracteriza. Pero en conjunto no oímos ningún discurso fuera de lo común, interesante y que fuese digno de ser recordado.

Pero tuvimos que esperar al día de la segunda votación y casi al final de las intervenciones de los grupos parlamentarios, para que llegara Gabriel Rufián, de Esquerra Republicana, un político joven, de esos grandes desconocidos para la gran mayoría, y se convirtiera en la gran estrella mediática del día con su discurso. El político catalán no hizo otra cosa que a través de preguntas retóricas, dirigidas sobre todo a Rajoy y a Ribera, trasladar a su discurso y al Parlamento muchos de los tuits que antes había escrito en su cuenta personal de Twitter. La estratagema le salió a la perfección. Las redes sociales comenzaron a echar humo.

De un discurso explicativo, argumentado con algunas frases notables que caracterizaba a los grandes discursos de la historia, se ha pasado a la síntesis del “zas, en toda la boca”

La influencia de la red social Twitter en la política y el impacto en el lenguaje y en el mensaje de los dirigentes políticos es una realidad y además ha hecho que los nuevos discursos políticos cambien de manera drástica con respecto a los discursos históricos. De un discurso explicativo, argumentado con algunas frases notables que caracterizaba a los grandes discursos de la historia, se ha pasado a la síntesis del “zas, en toda la boca”, a lo ingenioso y a veces oportunista de la frase cargada de inquina, más propia del epigrama de Marcial, que decía que un buen epigrama debía de ser como la picadura de un tábano, punzante y molesto para el poder.

Escribir epigramas, como hacer frases ingeniosas, también tiene su mérito. El discurso de Gabriel Rufián tuvo momentos gloriosos, como cuando comparó a Ciudadanos con Smithers de Los Simpsons o con el Nuevo Frente Nacional Naranja o cuando preguntó a Rajoy porqué ochenta años después Lorca sigue en una cuneta en Granada y Billy el Niño corriendo medios maratones en Madrid. Evidentemente no estoy comparando este discurso con las obras maestras de Sócrates o Churchill citadas al comienzo de este escrito, no hay comparación, pero nos sirve para demostrar cómo las nuevas tecnologías y los medios de comunicación obligan a los oradores a ser avispados y creativos, en definitiva a no aburrir, que precisamente fue lo que hizo Rajoy en su discurso, aburrirnos.

En definitiva, nuevos discursos para nuevos tiempos. Los tiempos cambian. ¿Para mejor?… Ahí lo dejo.

2 thoughts on “Opinión | Twitter, Gabriel Rufián y los discursos políticos

  • 03/11/2016 at 12:51 pm
    Permalink

    Esperemos, que estos, PICHICOMAS que estan en las puertas del congreso, no consigan una entrada para ver la funcion, si sus cuentas banarias estan como estan, es porque aun siguen en la cola, para entra , quiera dios que no entren , de lo contrario, no tardariamos mucho en lamentarlo, son perros sedientos de sangre, sea la que sea aun sea de su familia.
    lo peor del separatismo, es la charnegada, que reniega de sus origénes y de su propia familia, que para insultarles les llaman CHARNEGOS, asus propio parientes

    Reply
  • 04/09/2016 at 7:19 am
    Permalink

    Bravo ! . Gabriel me encanta escucharte cada vez que le dices NO a rajoy , Puedes hablar más alto pero más claro no , por desgracia el congreso está lleno de corruptos apoyados por otros corruptos y votados por corrupto , así nos va .

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies