De Trump, sus promesas y sus consecuencias

Por Roberto Santos @nenedenadie | Ilustraciones de ElKoko @Elkokoparrilla


Tras la victoria de Trump, somos muchos los que nos preguntamos qué pasará si Donald, el presidente (no el pato), decide cumplir sus promesas. Así que hoy quiero hablaros de las consecuencias que puede traer la victoria de el millonario de los realitys que ha llegado a convertirse en presidente de los EEUU.

 

Empecemos por la sanidad:

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, el Obamacare actualmente da cobertura sanitaria a más de 20 millones de personas, entre las que se encuentran algo más de 4 millones de hispanos.

Pues bien, en la campaña electoral pudimos escuchar a Trump afirmar: “En el primer día de la administración Trump vamos a pedir al Congreso que presente la derogación completa de Obamacare”. En el segundo debate además afirmó que su plan “Reforma de Salud para hacer América grande otra vez” implosionaría en el 2017.

De momento no ha explicado cual será el proceso para reemplazar el actual Affordable Care Act, popularmente conocido como Obamacare, pero si ha adelantado que hará que se elimine la obligatoriedad del seguro médico y que fomentará que los ciudadanos adquieran sus cuentas de ahorro de salud, conocidas como Health savings account y que están exentas de impuestos, para que ellos mismo puedan pagar sus gastos médicos, lo que en Estados Unidos solo es posible si eres millonario, porque una familia media no podría pagar los gastos de hospitalización y una operación sin un seguro médico, por más que tengan ahorrado.

Según proyecciones de la Robert Wood Johnson Foundation y el Urban Institute, si se cumple está promesa, para 2021 habrá 24 millones de personas sin seguro médico, de las cuales más de un 80 % estarán en familias trabajadoras,  66% tendrán solo título de bachiller o menos, y 40% serán jóvenes adultos.

A parte Trump se ha encargado de difundir la idea de que el Obamacare es un desastre económico para las finanzas del país, pero se ha olvidado decir que lo que supondrá un alto coste para la economía del país es justamente derogarla. ¿Por qué hacerlo entonces? Porque las aseguradoras y farmacéuticas si verán aumentar sus ingresos.

Con la eliminación de Obamacare, también perderían vigencia varias conquistas de acceso a la salud. La ley contiene más de 400 secciones y protege a colectivos vulnerables, no olvidemos que uno de cada dos estadounidenses tiene condiciones preexistentes y si se deroga está ley las compañías de seguro podrán negarles el derecho a ser asegurados, a las mujeres a ser discriminadas por su género, ya que hasta el Obamacare eran penalizadas con precios más altos que los hombres por la posibilidad de quedarse embarazadas y como eso no era suficiente algunas compañías les obligaban a planificar quedarse embarazadas contratando un extra que cubriese todo lo relacionado con el embarazo, y a los jóvenes menores de 26 años que no podrán permanecer en el seguro de sus padres y difícilmente podrán pagarse uno propio.

¿Qué pasará con los ciudadanos indocumentados que viven en USA?

Donald Trump ha prometido mano dura con la inmigración ilegal, lo que pone a más de 11 millones de personas bajo la amenaza de la deportación.

Pero vayamos por partes, porque el tema migratorio es complicado y peliagudo. En su programa electoral Trump no es muy claro en lo que se refiere a las deportaciones masivas y no detalla si afectarán a todos o a una parte de los indocumentados. La realidad es que cumplir esta promesa es de una complejidad inimaginable, es posible que hasta irrealizable y desde luego no es algo que pueda hacer de forma inmediata.

Trump tampoco ha dado detalles que demuestren que su plan de deportaciones masivas es viable, y no hablo solo de ponerlo en marcha, sino completarlo en los 18 meses que el mismo se fijo para esta labor en campaña.

tumblr_oekdcxbssv1qdhhm4o1_1280

En cualquier caso la realidad es que legalmente es prácticamente imposible que esto se pueda hacer en esos tiempos, porque hay todo un proceso de deportación regulado por la ley. Las autoridades primero tendrán que encontrar y arrestar a estos inmigrantes que luego deberán ir ante un juez de inmigración y finalmente es el juez quien emite la orden de deportación. Salvo que Trump piense cambiar la actual legislación, ahora mismo es imposible que cumpla su promesa, básicamente porque saturaría juzgados, centros de detención e incluso a la policía de inmigración.

Actualmente los juzgados de inmigración ya están atascados, la Asociación Nacional de Jueces Migratorios (NAIJ) había advertido que el problema estaba creciendo peligrosamente, y que el atasco causaba estragos, por ejemplo, en los casos de asilo. Y señaló que en ese momento se estaban programando miles de audiencias, algunas para más allá del 2017 y otras para el 2020.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reconoce que los centros de detención bajo el mando de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), por ley, tienen una capacidad mínima diaria de 34,000 camas, equivalente al 0.3% de los 11 millones de indocumentados.

Por otro lado, el presidente Obama uso las acciones ejecutivas de DACA y DAPA, es decir, programas que amparaban de la deportación a unos 5 millones de inmigrantes indocumentados, padres de ciudadanos y residentes legales permanentes que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales. También ampliaba los beneficios de la Acción Diferida del 2012 (DACA original) para los dreamers.

Por desgracia Trump ha dicho que anulará todas las acciones ejecutivas migratorias de Obama. Lo que pone en riesgo a más de 800.000 jóvenes. Para los que no lo sepáis los dreamers o “soñadores” son esos inmigrantes que llegaron al país siendo niños y que actualmente están estudiando.Entre los beneficios que les quiso dar Obama estaba el no ser deportados, la posibilidad de solicitar permisos de trabajo por 2 años, renovables, sacar licencias de conducir y poder pedir un Número de la Seguridad Social.

¿Por qué castigar a quienes no son responsables de como entraron al país? ¿Cómo es posible querer deportar a jóvenes que no recuerdan haber vivido en otro sitio y sienten ese país que les niega tener papeles como suyo? A mi estas cosas de verdad me superan.

Vamos ahora con el muro

¿Es posible y sobre todo es viable construir un muro de más de 3.000 km en la frontera Sur de los Estados Unidos?

Según Donald Trump: “El día 1 empezaremos a trabajar en un muro impenetrable, físico, alto, potente, bello en la frontera sur”.

Bien, vayamos por partes. Estados Unidos ya ha reforzado la seguridad fronteriza en las últimas dos décadas: cuenta con unos 21,000 agentes de la Patrulla Fronteriza, radares, torres de vigilancia, luces, helicópteros, drones… y muro.

Sí muro, 1.726 km de muro, verja, alambrada, valla…, llámalo como quieras, pero la realidad es que ya hay una división física en la frontera.

Pese a la insistencia de Trump en este tema, probablemente una de sus promesas estrella, la historia reciente de lo que ya existe de muro nos dice que ha sido todo un dolor de cabeza para las autoridades estadounidenses pero sobre todo un roto importante en el bolsillo de los contribuyentes. Según datos oficiales la llamada Secure Border Initiative costó unos 4,500 billones de dólares entre 2005 y 2010.

Ahora bien, la mayoría de la frontera entre Estados Unidos y México no es tierra, es agua: el río Grande (o río Bravo), que separa Texas de los estados mexicanos del sur a lo largo de más de 2.000 km. Y esto es importante, porque los tratados internacionales entre Estados Unidos y México no permiten que se construya un muro, ni una verja, ni una valla en el río, ni en su cauce potencial. Nada, un detallito sin importancia para el señor Trump, por lo que se ve.

Pero ojo, que no es el único detallito que se le ha escapado a nuestro querido Donald, en Nogales, Arizona, cualquiera que pase por allí podrá asomarse a las vallas metálicas del muro y ver los patios traseros y hasta las cocinas, de algunos vecinos mexicanos. Y es que hay partes de la frontera, particularmente en Texas, que pertenecen a propietarios privados de tierras y a ganaderos. Hay ranchos que no necesariamente quieren tener cercas o un muro en sus tierras. Si el gobierno federal decide construir allí, debería ejercer la expropiación, lo que teniendo en cuenta la extensión de la que hablamos sería un gran problema para las autoridades estadounidenses.

Y aún nos he hablado de la cara B de todo esto, desde 1995 se han encontrado más de 5.000 cuerpos de migrantes muertos, según cifras de la organización NACLA.

“No es solo por la verja, es todo el esfuerzo de seguridad, que movió el tráfico de migrantes a áreas más y más remotas de la frontera, que tienden a ser desérticas y peligrosas. Por eso las muertes se han incrementado”, según declaro a varios medios la investigadora y exdirectora de USCIS Doris Meissner.

Estas cifras demuestran que no hay ningún muro capaz de frenar la inmigración, solamente es un obstáculo más, que solo sirve para que mucho más dejen su vida en el camino, pero que en ningún caso es disuasorio. Quizás alguien debería explicarle a Trump que los problemas migratorios no se resuelven construyendo muros precisamente.

Hablemos ahora de economía

Es sin duda uno de los temas que más preocupan a los americanos y sin duda a los que esperan que Donald Trump obre el milagro de acabar con las grandes diferencias sociales que hay en EEUU. No son pocos los economistas que ponen en duda su plan económico que prevé múltiples reducciones de ingresos pero pocos aumentos para seguir gastando dinero.

Trump se ha presentado como un genio económico, pese a declarar alguna de sus empresas hasta seis veces en bancarrota. La idea de empresario de éxito y multimillonario se tradujo en la mayoría de encuestas en una mayor confianza de los estadounidenses en Trump que en Clinton en asuntos económicos.

3515c7d5-fd2e-428b-b995-b2210aad7bbePero vamos con sus promesas, porque Trump es de los que prometen a lo grande y ha asegurado que creará 25 millones de empleos en los próximos 10 años. Claramente es un hombre optimista o un mentiroso de los grandes. Su promesa de empleo se basa en otro compromiso, su estimación de crecimiento económico. “Por cada 1% en el producto interno bruto, la economía suma 1,2 millones de empleos. Incrementar el crecimiento por un 1.5% resultará en 18 millones de empleos si a eso se le suma las proyecciones actuales, alcanzamos los 25 millones”, aseguró el presidente electo en su plan.

Lo que no menciona el plan es que las economías occidentales han moderado sus crecimientos a cifras cercanas al 0%. No es un fenómeno exclusivo de Estados Unidos, es una tendencia que el Fondo Internacional describe como “nuevo mediocre”.

Otra de sus promesas estrella es una reforma tributaria de alto alcance, quiere simplificar el sistema actual y reducir los rangos de ingresos a tres, en lugar de siete. Además propone bajar de 39.6% a 25% el pago de impuestos de los más acaudalados y de 35% a 15% para las empresas.

Propuso también eliminar impuestos como el asignado a la herencia y reducir a la mitad las contribuciones corporativas.

Y por si fuera poco, ha prometido reducir al máximo la abultado deuda nacional, que los economistas solo creen que puede bajarse con recortes en Seguridad Social, Medicare y Medicaid. Ojo porque Medicare y Medicaid es la asistencia sanitaria de niños y ancianos que hasta ahora estaban protegidos por el Gobierno.

¿Cómo es posible bajar los impuestos a todos  y qué nadie salga perdiendo? ¿Cómo aumentar los ingresos para pagar la deuda si bajas todos los impuestos? Veremos pronto, que es lo que realmente hace Trump con esto.

Por otro lado, Trump ha hecho una apuesta firme por la industria y las infraestructuras, pero siempre a nivel interno. Quiere una revolución energética que lleve al país a explotar sus reservas naturales y aprovechar su producción de gas natural. Su objetivo principal, como ha dicho en varias ocasiones, era hacer a EE.UU. independiente en este aspecto.

¿Y qué pasa con la política exterior?

Vamos ahora a lo que como europeos y ciudadanos del mundo nos importa y nos influye directamente. Trump ha manifestado que quiere mejorar las relaciones con Rusia, acabar con los acuerdos comerciales con México y los países del Pacífico y abandonar a los aliados estadounidenses en Europa y Asia si no gastan más en su propia defensa. Ahí es nada.

De momento el mundo le mira expectante, los diferentes gobiernos no aciertan a saber cuanta de la verborrea del Sr. Trump se puede ver traducida realmente en políticas ya que en varias ocasiones ha dicho una cosa y su contraria, lo que no termina de dejarnos claro cómo se relacionará con el mundo.

Sabemos que no tiene experiencia militar y tampoco en política exterior y pese a ello pronto veremos como decide tratar con el Estado Islámico, la emergencia de China, Siria y una Rusia cada vez más asertiva.

tumblr_o706k2uxbk1qdhhm4o1_1280

De momento ya nos ha dejado saber que podría aceptar el desarrollo de armas nucleares de Japón y Corea del Sur, que abandonará el acuerdo nuclear con Irán, que negociará con Corea del Norte por su programa de armas nucleares y que se pretender acercar al presidente ruso, Vladimir Putin.

Con respecto a China, el tono cambia y mucho si lo comparamos con su predisposición hacia Rusia. De hecho les ha amenazado con tarifas sobre los productos chinos para nivelar el terreno comercial.

Trump también ha puesto encima de la mesa la idea de abandonar la garantía de defensa mutua de los miembros de la OTAN, dejando caer que Estados Unidos solo ayudaría a países miembros de la Alianza como los del Báltico si “hubieran cumplido sus obligaciones con nosotros”.

Además ha fijado su objetivo en los tratados de libre comercio, los ya firmados como el NAFTA y en el TTIP del que ya os he hablado en el pasado y que desde luego puede ser lo único bueno que haga Trump por todos nosotros, cargarse este acuerdo. Pero no nos confiemos demasiado, porque su auténtica intención no es cargarse estos acuerdos, sino renegociarlos aún más a su favor. Así que mejor será estar atentos a todo esto, no vaya a ser que nos acabemos encontrado con un TTIP aún peor.

La realidad es que nos encontramos ante un presidente que de momento es absolutamente impredecible y que no sabemos qué va a hacer realmente y cuales serán las consecuencias reales para la economía mundial de sus políticas.

Personalmente me preocupa y mucho que una persona racista, misógino, xenófobo y absolutamente zafio sea el nuevo presidente de Estados Unidos.

Me preocupa su negación del cambio climático porque eso se traducirá en pasarse los tratados contra el mismo por el arco del triunfo lo que nos llevará a peder más tiempo en algo a lo que ya llegamos tarde.

Me preocupa también y mucho su postura contra los inmigrantes y su fijación contra los mexicanos, pero sobre todo me preocupa lo que eso conlleva. Desde ayer, más de 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos viven con una pistola apuntando a sus cabezas, con el miedo a ser deportados, con la ilusión perdida de que les ofrezcan una solución, solución que les vienen prometiendo desde la administración Bush y que Obama intento sacar a delante sin éxito por culpa del partido republicano. Hoy esa solución ya no es una posibilidad y la esperanza se convierte en miedo.

El tiempo será el que dibuje el aunténtico retrato de Donald Trump, pero el tiempo que ya le hemos conocido como empresario, como millonario, como personaje de reality show, ya nos trae un retrato y ese no es muy alentador, porque nos dice que estamos ante un egocéntrico que sueña con pasar a la historia a cualquier precio. Y sí, no os voy a engañar, a mi me preocupa y mucho.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies