Tres barcos, un lost y el independentismo catalán

Por Claudio de Prócer @rojo_y_blasfemo


El último intento de comprender el despropósito de la Fiesta Nacional de este año.

Mirad, queridos lectores, yo no sé mucho sobre la vida, pero una cosa sí os puedo asegurar: a lo que no les gusta la fiesta nacional es porque son ANTIESPAÑA, son filoetarras a los que la Guardia Civil ha dejado sin trabajo desde que los desarticularon, y ahora se dedican a molestar a la gente de bien.

15512274942_a37ee62bd1

No esperad, he cambiado de opinión. La mal llamada Fiesta Nacional, el maldito 12-O, es una celebración de la opresión sistemática del imperialismo español de principios del siglo XV contra las poblaciones indígenas libres. Celebrar el Día de la Hispanidad supone apoyar el genocidio de miles de inocentes, el imperialismo en todas sus facetas y, en definitiva, el fascismo expansionista que tanto caracterizó la política exterior de los países occidentales hace quinientos años (y ahí sigue).

Para qué engañarnos. Siempre hay polémica, da igual el año, da igual el día de la semana que caiga. Por eso, simplemente me voy a limitar a explicar la última: hace unos días, la CUP catalana pidió retirar la estatua de Colón, por entender que era un símbolo imperialista, que celebraba un genocidio, etc. Obviamente, con el 12-O tan cerca, el rebombo de la propuesta fue espectacular.

La aparición más sonada al respecto ha sido la de Jorge Fernández Díaz, ultracatólico, fan de la represión y actual ministro de Interior. Así, ha dicho que era un error no sentirse español, que estaban en su derecho pero que nada de nada. Incorrecto, malditos traidores a la patria; aquellos que no lleven la pulserita rojigualda y no vayan a misa no son españoles. Y después de agitar la bandera de la ultraespaña, ¿por qué no justificar un genocidio indígena?

Amigos, Whereisthelimit?

Porque Fernández Díaz, igual que el colonizador blanco que lleva tres meses encerrado en un barco y solo quiere cagarse en el que le dio la idea de participar en el viajecito, no cree que matar miles de nativos sea algo malo. Es algo que pasa, que está, como el Sol, la lluvia, o la Estación Espacial Internacional. Es un hecho, sin consecuencias morales de ningún tipo. ¿Luego la Biblia sí que nos la sabemos bien eh señor ministro? De cabo a rabo.

Este gran hombre de Estado básicamente ha dicho que era correcto exterminar una cultura que sacrificaba prisioneros en altares porque así les llegaba la civilización. Épico. Es que ni hecho aposta; Fernández Díaz podría pasar por capataz negrero en las minas de diamantes del Congo Belga, estaría en su salsa de hipocresía, superioridad y mala baba. ¿Lo mejor de la frase? Que la usa intentando rebatir el argumento de los independentistas radicales entorno a Colón.

“Señor Ministro, Colón provocó que miles murieran.

Sí, ¿pero y lo bien que murieron?”

Aunque claro, no sé yo si culpar a un tío que quería llegar a las Indias y encalló en América es muy lógico. La culpa será de los posteriores conquistadores, ¿no? Esos son los que sabían a lo que iban. Colón, al que le habría hecho falta un buen GPS, no me parece un blanco acertado; de hecho, me parece bastante estúpido. ¿Condenar un genocidio? Sí. ¿Empezar a cargarse estatuas de descubridores? Hombre, no sé yo si tiene mucha lógica en el orden de actos revolucionarios que dice observar la CUP. Quizás hay cosas más importantes y apremiantes. ¿Pero qué sabré yo, catalán renegado, renunciante voluntario a la bandera del independentismo? Es mejor que los adalides de la libertad y el “Movimiento de Liberación Catalán” decidan por mí, ya siempre creen saber la voluntad del pueblo catalán como si no fuéramos más que rebaño que congregar entorno a una tela pintada. A fin de cuentas, la única lucha que se mueve el 12-O es la de las banderas, y yo siempre he sido más de himnos.

Resumiendo, el tema es el de siempre. El tema es el de cada Fiesta Nacional. Entre patriotas y antipatriotas, entre la estupidez y la intolerancia recíproca de los fans de España y los secesionistas de la misma, algo parece salir. Una idea, un argumento coherente, más allá de líneas emocionales, nacionalistas y vacías. Pero no. Esto es España, y aquí somos como nuestros toros; cargamos directos contra el capote, contra la cosa absurda. ¿Porque qué es más absurdo que un capote, que no deja de ser una tela pintada? Ironías de la vida, de las Fiestas Nacionales y de todos los 12-O.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies