Susana Díaz, la candidata de “la trama”

Por Roberto Santos

Susana Díaz se lanza oficialmente a la carrera de las primarias y digo oficialmente, porque extraoficialmente ya lleva en ella desde que perpetró el “golpe” contra Pedro Sánchez en septiembre del año pasado, cuando 17 miembros de la ejecutiva socialista dimitieron para forzar la salida de su secretario general, elegido por la militancia socialista de forma democrática y expulsado por el aparato de forma cuanto menos discutible, pero sin duda muy alejada de las formas demócratas.

Susana Díaz se ha proclamado como candidata a las primarias socialistas y viendo como ha escalado en política y el plantel por el que se rodeó ayer en Madrid, también podríamos decir que se ha convertido en la candidata de “la trama”.

Ella, representa al establishment español, a esos políticos que se sienten muy cómodos en cenas privadas con empresarios del IBEX, esos que no tienen problemas en que sus excompañeros utilicen las puertas giratorias probablemente porque es algo que también piensa hacer ella. Sería curioso que algún día ocupe un puesto en un consejo de administración de una gran empresa quien no ha trabajado en el sector privado en su vida. Pero aunque sería curioso, viendo el acto de ayer, todo nos indica que ese es el camino de baldosas amarillas que seguirá la señora Díaz.

Acompañada por Felipe González, Alfonso Guerra, Rubalcaba, Chacón, José Luis Rodríguez Zapatero, José Bono, etc. Susana quiso hacer una demostración de unión socialista juntando a quienes se supone fueron enemigos políticos en su momento, demostrándonos su capacidad para coser lo que todos ellos destrozaron en septiembre del año pasado, rasgando con fuerza la tela socialista para luego montar un acto como el de ayer y mostrarnos su capacidad de unión.

El problema, que es demasiado obvio, que Susana es la candidata del establishment, porque es de lo que se rodeó ayer, porque hoy todos los editoriales, o la mayoría, le alaban y le dan por ganadora y porque “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”.

El acto fue preparado al detalle, todo estaba absolutamente medido, el objetivo era claro, presentar a Díaz como el caballo ganador. Objetivo cumplido, nos ha quedado claro a quién quiere la trama, nos ha quedado claro que los de arriba prefieren a Díaz, así como que el socialismo que ella representa no tiene nada que ver con el auténtico socialismo, si acaso, con su marca blanca más light.

“No vamos a estar dispuestos a que nadie, desde el rencor y la resignación, nos haga ocultar nuestra historia”, eso dijo y se quedó tan ancha. Lo de ayer parecía una broma de mal gusto, ¿por qué digo esto? Pues la mejor forma de explicarlo es recordando la trayectoria de quienes arropan a Díaz y dan lecciones de socialismo, recordando esa historia de la que está señora no solo debería avergonzarse, sino que debería, o no recordárnosla o pedirnos perdón por ella. Porque esa historia de la que dice sentirse orgullosa, es una historia de terror.

Felipe González

Caso Roldán, llamado así por Luis Roldán, director de la Guardia Civil entre 1986 y 1993, enriquecido ilícitamente con el robo de 400 millones de pesetas de fondos reservados y 1.800 millones más en comisiones de obras del Instituto Armado.

-El caso Filesa de financiación ilegal a través de Filesa, Malesa y Time-Export, empresas tapadera que entre 1988 y 1990 cobraron importantes cantidades de dinero en concepto de estudios de asesoramiento para importantes bancos y empresas de primera línea que nunca llegaron a realizarse.

-El caso de los fondos reservados, que fue un desvío de dinero público destinado a la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico que fue usado con fines privados para enriquecimiento personal a través del pago de sobre sueldos a siete altos funcionarios del ministerio del Interior.

-El caso Palomino, donde se vio implicado el cuñado de Felipe González, Francisco Palomino, el cual ganó 346 millones de pesetas gracias a la venta de su empresa, en quiebra técnica, por 310 millones a CAE, (luego comprada por Dragados), cuya cartera de obras para el MOPU se multiplicó. Posteriormente, una investigación le vinculó con la mala calidad de las rejas de la cárcel de Sevilla 1.

Caso GAL, que consistió en la creación y financiación ilegal de una organización terrorista que asesinó a 27 personas del entorno de ETA entre 1982 y 1987, con implicación de policías, guardias civiles y altos cargos del gobierno socialista, entre ellos el ministro del Interior José Barrionuevo, el secretario de Estado de seguridad Rafael Vera, el gobernador civil de Vizcaya, Julián Sancristóbal, el secretario general del PSOE en Vizcaya, Ricardo García Damborenea y el General de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo. El propio González fue acusado de ser el “señor X”, el dirigente del entramado GAL.

A este respecto debemos recordar también la imagen de los cadáveres de Lasa y Zabala en la portada del diario El Mundo en marzo de 1995, bajo el titular: Aparecen los cadáveres de Lasa y Zabala tras haber sido torturados y enterrados en cal viva. Curiosamente hace poco en una entrevista en la cadena SER con la periodista Pepa Bueno, sobre los resultados del PSOE en las últimas elecciones en el País Vasco, pudimos escuchar al señor González decir: “Nunca hemos tenido peor resultado en el País Vasco, a pesar de las cosas que hicimos… pá, pá, pá”. No hubo repregunta por parte de la señora Bueno, que no debemos olvidar que trabaja para el señor Cebrian, del que os hablaré más adelante, pero a todos se nos vino esa portada del diario El Mundo a la cabeza.

Pero bueno, ese es el Felipe González del pasado, el del presente reciente es aún más brillante, debe serlo porque tras ser presidente fue consejero de Gas Natural, entre los años 2010 y 2015, donde facturó la nada despreciable cifra de 566.000 euros. Y además, parece un lince de los negocios este señor, que junto con sus hijos, es accionista de una firma de intermediación, Ialcon Consultoría, que facturó desde 2010, alrededor de cinco millones de euros, a pesar de que el periodo coincide con los peores momentos de la crisis, por trabajos de lobby y alquileres inmobiliarios.

Pero su fortuna es aún mayor, porque en plena crisis dio otro pelotazo. En junio de 2011, compró por 376 euros el 10% de las participaciones de una diminuta consultora montada por su hijo Pablo, Oyauri Investmen, que después fue comprada por Indra, lo que disparó el precio de las acciones, haciendo ganar al señor González 310.000 euros.

Pero no acaba aquí la cosa, porque el pasado mayo, El Confidencial, revelaba que González habría actuado como intermediario para lograr que los gobiernos de Chad y Sudán del Sur concedieran licencias de explotación minera al empresario español de origen iraní Massoud Zandi, investigado por Hacienda por el presunto uso de paraísos fiscales y cuentas en el extranjero para ocultar su patrimonio. Tras las gestiones de González, Zandi logró permisos para explorar y explotar una superficie en Chad rica en recursos de 130.000 kilómetros cuadrados de extensión. El ex secretario general del PSOE habría recibido una importante recompensa por ese logro. Sin duda, la recesión le ha resultado especialmente fructífera.

Alfredo Pérez Rubalcaba

Actualmente forma parte del Consejo Editorial del diario El País, del grupo PRISA con el que siempre ha tenido excelentes relaciones, hasta el punto, de que muchos le han señalado como uno de los mayores filtradores a este grupo así como de ser responsable de las campañas de desprestigio de este grupo contra Pedro Sánchez, la cual, a su vez, se asemeja a la que padecieron José Luis Rodríguez Zapatero y Carmen Chacón cuando se cruzaron con los intereses del señor Rubalcaba.

Ha formado parte de los Gobiernos de González y Zapatero, ocupando hasta 17 cargos distintos y nadie duda de que es uno de los hombres fuertes del PSOE. Pese a ello cuando se presentó como candidato a las elecciones obtuvo los peores resultados hasta ese momento del partido socialista y con él comenzó el descrédito del partido y la gráfica descendente que de momento no parece tocar fondo y que se agrava elección tras elección.

Alfonso Guerra

Dimitió hace 26 años como vicepresidente del Gobierno por el escándalo de corrupción y tráfico de influencias de su hermano Juan, escándalo que se denominó como “Waterguerra” y también como “el escándalo del hermanísimo”, uno de los episodios más significativos de la época y que fue mucho más problemático para el PSOE que la dimisión del ministro de Economía, Miguel Boyer, en 1985.

Sería bueno recordar que Felipe González en aquella época ligó su destino al de Alfonso Guerra, «Si Guerra dimite, yo también dimitiré», obviamente lo debió de decir con la boca pequeña, porque ni dimitió, ni hizo el amago si quiera.

Juan Guerra fue condenado a un año de cárcel y multas de más de 150.000 euros por un delito fiscal y el Tribunal Superior de Justicia eximió de toda responsabilidad penal a Alfonso Guerra, pero el liderazgo de González sufrió un daño considerable e irreparable, como quedó de manifiesto en su cuarta y última legislatura.

Del resto de los que vimos ayer, no voy a hablar y de los que he hablado no me voy a extender más, porque la historia de cada uno de ellos está perfectamente documentada y daría para un libro de varios tomos. Pero de quien sí os voy a hablar, es de la protagonista:

Susana Díaz y sus palabras de ayer.

Sería bueno recordar que esta señora lleva en política toda su vida adulta, estudió derecho, carrera que tardó 10 años en sacarse, según ella porque trabajaba dando clases particulares.

A los 17 años ya se metió de cabeza en las juventudes socialistas, se ve que estudiar, dar clases particulares y vender productos de AVON no le quitaba tiempo para dedicarse a la política, lo que nos dice que en su escala de prioridades, su carrera en el PSOE siempre estuvo por delante de su carrera universitaria.

En 1997 es elegida secretaria de Organización de las Juventudes Socialistas de Andalucía.

En 1999 fue incluida en la lista del PSOE al Ayuntamiento de Sevilla, fue elegida como concejala y fue nombrada delegada de Juventud y Empleo y después de Recursos Humanos. Claramente no fue por su preparación universitaria, porque en ese tiempo aún no había terminado su carrera, cosa que no le impidió ir conquistando cargos y subiendo puestos en el PSOE de Andalucía.

Los que la conocen de sus principios le llaman abiertamente trepa, desconozco sí lo es o no, pero desde luego su currículum habla por ella. Cabe destacar que acaba sustituyendo a Griñan tras presentarse a unas “primarias” en las que fue la única candidata, por lo que las mismas no llegaron a celebrarse nunca y en septiembre de 2013 se convirtió, tras la renuncia de Griñan, en la presidenta de la Junta de Andalucía. Dos meses después se hizo con la secretaría general del PSOE-A.

Su ambición no quedó ahí y ahora, tras planear el golpe contra Pedro Sánchez, se presenta a las primarias para hacerse oficialmente con los mandos de un PSOE que lleva años controlando desde la sombra. ¿Contará con el apoyo de la militancia?

Su discurso de ayer, estuvo como todos sus discursos plagado de topicazos y frases vacías, mucha paja y poco contenido, pero entre ese poco contenido podemos destacar los siguientes titulares:

“España nos necesita y el PSOE está dispuesto a hacerse cargo. Vamos a salir a la calle diciendo que somos el PSOE, el de siempre, el de ahora y el del futuro”.

“Tengo el orgullo, el honor, de anunciar mi candidatura a la secretaría general del PSOE”.

“Sola no soy capaz. Para hacerlo necesito toda la ayuda del partido para que el PSOE vuelva a liderar un proyecto que se haga cargo de España”.

“Si tengo la confianza mayoritaria del PSOE, el PSOE seguirá teniendo un proyecto autónomo. Una cosa es pactar con otro partido y otra cosa es entregar al PSOE o imitar el modelo de otro. Eso no lo vamos a hacer nunca”.

“Este país necesita al PSOE. No nos escondemos en el presente. Estamos dando la cara sabiendo de la complejidad del momento”.

Por otro lado, sabemos que Susana Díaz es la candidata de “la trama”, apoyada por el IBEX, Cebrián y todo el Grupo PRISA, así como otros importantes grupos mediáticos y hasta por el PP, que evita atacarla en todo momento, porque le ven fiable y acorde a sus intereses, a los intereses de los poderosos, de los que después algún día les premiaran con sillones en Consejos de Administración, los que les aseguran una vida de lujos después de sus servicios.

Ayer Susana Díaz se dio un baño de masas, pero que no te engañen, todo fue preparado al milímetro, ayer nada ocurrió por casualidad, se buscaba dar una imagen de líder solido y sobre todo de victoria y probablemente en su imaginario lo habrán conseguido. Ahora falta por ver que opina la militancia, si realmente quieren más de lo mismo, que nada cambie y seguir cayendo elección tras elección o si optan por otra opción y la posibilidad de un cambio de rumbo, en un PSOE cada vez más alejado de la izquierda y de la clase obrera española, por unos dirigentes del pasado y del presente, que parecen vivir en otro mundo.

Lo que está claro es que ese pasado del que dice sentirse orgullosa, es o bien o un pasado selectivo, o consecuencia directa de un cinismo absoluto, porque no son solo los casos de corrupción que ya he recordado más arriba, es la traición continuada a sus votantes y a los ideales socialistas, una traición que va desde el OTAN NO, al OTAN sí y que culmina con el cambio del artículo 135 de la constitución, para satisfacer al capital, obviando descaradamente los intereses del pueblo y con la traición definitiva a todos sus votantes al abstenerse para permitir un Gobierno del PP, con el que tampoco se han cortado en llegar a pactos. ¿De qué se siente orgullosa la señora Díaz? Ella sabrá, pero lo que está claro, es que en el pasado del PSOE hay demasiadas sombras como para que ande reivindicando nada.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies